Formación digital para reducir el desempleo juvenil

 

El desempleo juvenil en España, cifrado por Eurostat en un 53,8%, constituye sin duda uno de los grandes retos en el camino de la recuperación económica. Un problema que se topa con una paradoja cuando un alto porcentaje de empresas, en especial las de ámbito tecnológico, alertan de las las dificultades para encontrar mano de obra cualificada para áreas más específicas, lo que se traduce en alrededor de un 25% de oferta laboral que queda insatisfecha.

Con la idea de acortar distancias entre los jóvenes y el mercado laboral, la consultora McKinsey -a través de McKinsey Social Initiative- ha llevado a cabo el primer proyecto piloto de ‘Generation‘, un programa de formación para jóvenes desempleados cuyo objetivo es dotarlos de las capacidades que buscan las empresas.

España es el primero de cinco países piloto donde se ha desarrollado esta iniciativa global, que también incluye a India, Kenia, México y EE UU y cuyo objetivo es lograr un millón de puestos de trabajo para jóvenes desempleados (100.000 de ellos en España) para el año 2020. Un proyecto ambicioso que pretende paliar, al menos en parte, los datos que cifran en 75 millones el dato global de menores de 25 años en paro, según destacó Alejandro Beltrán, responsable de McKinsey para España y Portugal. «El objetivo es crear empleo reduciendo la distancia entre las capacidades de los jóvenes y lo que demandan las empresas, a través de un programa intensivo y enfocado a la demanda real», explicó Beltrán durante la ceremonia de graduación de los primeros 85 estudiantes que se celebró este miércoles en Madrid.

Al acto acudió también el director general de Empleo, Miguel Ángel García, quien destacó que el reto es «dar un presente» a «la generación mejor preparada de la Historia». «Que nadie os mine la moral y os inculque el mensaje derrotista», alertó García.

Formación intensiva

En los cinco países piloto donde se desarrolla el programa, la consultora llevó a cabo un estudio sobre el desempleo juvenil y las profesiones con mayor potencial futuro. En el caso de España, detectó una demanda significativa de capacidades digitales en el mercado, concretamente en las áreas de marketing digital y desarrollo web, mientras que en otro de los países piloto, EE UU, el potencial se halló en los servicios sanitarios básicos.

En base a dicho estudio y con la colaboración de más de un centenar de empresas, se diseñó un currículo escolar que contempla una formación intensiva, práctica y de calidad en dichas temáticas -marketing y desarrollo web- dirigida a jóvenes de entre 18 y 29 años, en situación de desempleo, y con independencia de su formación o experiencia previa. En este sentido, no es requisito necesario poseer un título universitario ni tener conocimientos en economía digital, si no que se valoran habilidades como la motivación, el compromiso para optar a la formación o un mínimo nivel de inglés para aprovechar el aprendizaje.

El primer piloto ha sido lanzado en Madrid y Barcelona, donde 85 estudiantes han finalizado con éxito el programa, 400 horas horas distribuidas en tres meses de formación intensiva para capacitar a los alumnos en las áreas digitales, así como en habilidades personales como la comunicación, el liderazgo o el trabajo en equipo, en clases impartidas por profesionales en activo.

«El 25% ya ha encontrado trabajo»

La primera hornada del programa ‘Generation’ ha estado formada por un grupo heterogéneo de alumnos de distintas edades, sexo y formación -entre los alumnos hay periodistas, ingenieros, estudiantes de Bellas Artes y de Formación Profesional- que han obtenido sin embargo resultados muy similares. «De la primera ola, el 25% ya ha conseguido un contrato laboral, y el resto está en proceso», destacó el responsable de la consultora.

Entre ellos se encuentra Borja Garzón, un licenciado en Ciencias Ambientales con un máster y una estancia en el extranjero que a su vuelta se encontró «frustrado» por las escasas oportunidades en el mercado laboral. «Ha sido como descubrir un planeta nuevo porque el mundo digital cuenta con un nicho muy grande», explicó en la graduación. En el caso de Diana Berenguer, estudiante de Diseño Gráfico, el programa le ha servido para ajustar su currículum a un sector que le exigía, además de su formación previa, conocimientos en programación. «Sé que tengo que seguir formándome, pero he adquirido una base muy importante», señaló la joven.

El proyecto tiene vocación de continuidad y apunta ya a nuevas oportunidades de mercado que podrían estar enfocadas, según destacan, al sector de las ventas. «El programa irá actualizándose constantemente para atender las demandas detectadas en el mercado», señaló Beltrán.