Hoy

img
Educar en el respeto: “No hijo, no somos mejores que los que piensan diferente”
img
Carlos Pajuelo | 12-07-2016 | 16:57| 0

El respeto es la base de la educación

Esta tendencia patria a creernos poseedores de la razón genera el convencimiento de que nuestras ideas son siempre mejores que las de los demás, nuestros pensamientos más acertados, nuestro partido político el único que se salva de la mediocridad y nuestro equipo de futbol el único que defiende la esencia de lo que es el futbol. La razón es nuestra y los demás simplemente están equivocados o, lo que es peor, son unos “mierdas” o unos “gilipollas” que no tienen derecho a nada que nos molestan con sus creencias.

Lo vemos en las redes sociales continuamente y en las tertulias de los medios de comunicación, lo vemos en nuestros trabajos, en los bares y, a veces, en nuestras casas. Un desprecio a lo diferente que lleva a situaciones extremas.

Los padres tenemos la obligación de educar a nuestros hijos y una de las bases de la educación reside en el respeto.

Respetar  a los demás defendiendo tus ideas, tus posiciones, tus creencias, mostrando el valor de tus ideas, tus argumentos y tus creencias. Y no denigrando, difamando, ofendiendo, a los que piensan de forma diferente.

Respetar tus ideas puede llevarte a hacer proselitismo de ellas, a defenderlas, a hacer de ellas tu modo de vida. Pero si no respetas las ideas de los demás, por mucho que te resulten molestas, por mucho que te creas superior moral o intelectualmente, solo serás un forofo, más o menos “hooligan” pero forofo.

Llamar “mierdas” a los que no piensan como tú solo demuestra nuestra propia incapacidad para defender nuestras ideas. Más defensa de nuestros valores y menos soberbia intelectual o moral.

Espectáculos de odio mutuo como al que hemos asistido con la reciente muerte de un torero son una evidencia de que aún tenemos mucho que aprender. Nos obligan a plantearnos qué es lo que queremos trasmitir a nuestros hijos.

Y entre tanto odio, nos encontramos con una bocanada de aire fresco, un niño portugués, con su bandera en la mano, nos dio una lección de empatía, de respeto, al finalizar la copa de Europa. Consoló a un hincha del equipo contrario que lloraba por su derrota y cuando se aseguró de que el perdedor ya no estaba presente desplegó su bandera. No quiso que su júbilo pudiera herir a otros.

Si lo hace un niño lo podemos hacer todos. Si nos lo enseña un niño es que debe de ser fácil enseñarlo. Mira a tus hijos y piensa si te gustaría que defendieran sus ideas ofendiendo a los demás. Pues da ejemplo.

Ver Post >
El libro de Sonia Esquinas que ayuda a los niños a dormir
img
Carlos Pajuelo | 10-07-2016 | 12:15| 0

Cuéntanos quién es Sonia Esquinas.
Soy psicóloga desde hace 22 años en Sevilla. Mi labor profesional se centra en consulta privada de infantil y adultos, atención a Escuelas Infantiles y Colegios, Escuela de Padres, Conferencias, Formación y colaboradora de Cope y Canal Sur Radio. También colaboro con el Instituto de Investigaciones del Sueño, en Madrid, bajo la dirección del internacional neurólogo Diego García Borreguero. Y Soy autora del libro “ Cómo Ayudar a los Niños a Dormir. Técnica del Acompañamiento”. Edit. Desclée de Bouwer, que salió a la venta el curso pasado.
La Psicología es mi vocación y mi pasión, pero además de todo esto, soy madre de 4 hijos, por lo que sé perfectamente lo que se queda en la teoría y lo que se puede llevar a la práctica en el tema de la educación.
¿De qué trata tu libro?
Es una Técnica que he desarrollado a lo largo de 20 años de labor profesional. Es una serie de procedimientos que deben seguirse para enseñar a los niños a dormir y a que se vayan a la cama a una hora adecuada sin necesidad de que haya enfados.
En mis consultas, y por tanto en el libro, se analiza y se justifica el esfuerzo que debemos hacer en enseñar al niño a dormir, haciendo un símil con la comida. Una vez justificada la importancia del sueño y a su vez trabajada la motivación de los padres, se dan una serie de pautas para saber manejar la situación.  También se ejemplifica con distintos casos trabajados como un niño adoptado, otro al que hace poco se le ha muerto el abuelo, otro con falta de horarios, etc.
El manual está escrito en un lenguaje distendido, claro, conciso, sencillo y concreto para que se pueda adaptar a cualquier perfil, a la vez, que se haga ameno, dándole principal importancia a la forma de afrontar este aprendizaje y para ser entendido de principio a fin, sin la interferencia del lenguaje técnico.

¿A quién va dirigido el libro?
El texto va dirigido a los padres y madres que deben concienciarse de que dormir de manera efectiva y sin interrupciones es un aprendizaje que debemos inculcarle a nuestros hijos, de la misma forma que enseñamos a comer con cubiertos, a comportarse en determinadas circunstancias, a leer, a escribir…pero de una manera en la que no tengan que sufrir, ni los niños ni los padres. Con el beneficio de que bien trabajada, es 100% efectiva.

¿Y cómo pueden tener contacto contigo las personas a quienes les interese el tema?
Pues de muchas formas. Existe la posibilidad de impartir una conferencia, en la que siempre disfruto muchísimo llamada “Vamos a la cama que hay que descansar”, basada en el libro.
Tengo mi página de Facebook, Sonia Esquinas, psicóloga Sanitaria, La página de Facebook del libro Cómo Ayudar a los Niños a Dormir, dos cuentas en Twitter, @soniaesquinas y @ayudaradormir, El Blog de Sonia Esquinas. Psicología de Familia y también me podéis encontrar como Directora y coordinadora de Contenidos del Blog de Óscar González, (premio magisterio 2013 ) de su web Escuela de Padres con Talento.

Desde aquí quiero darte las gracias  Carlos Pajuelo por esta entrevista. Soy gran admiradora de su trabajo y tus conferencias son muy inspiradoras, pero aún eres mejor persona.

Gracias a tí Sonia por compartir con los lectores del Blog Escuela de Padres tus conocimientos.

Ver Post >
Padres con Emociones Displacenteras, un libro para educar.
img
Carlos Pajuelo | 10-07-2016 | 11:52| 0

 

José Serrano es un compañero de profesión y un amigo que trabaja como Psicólogo del Programa de Atención a la Familia en el Ayto. de Olivenza (Badajoz). Doctor en Psicología y profesor del Departamento de Psicología en la Unex, lo entrevistamos en este blog por que ha escrito un interesantísimo libro para ayudar a los padres en esta compleja tarea de educar a sus hijos.

José, ¿Qué son las emociones displacenteras? ¿Por qué el término “displacenteras”?

Son aquellas emociones que nos resultan incómodas, aquellas que no queremos experimentar o sentir. En mi opinión, son las mal etiquetadas como “negativas”. No hay emociones negativas. Yo diría que hay emociones que deseamos experimentar y otras que no deseamos albergar , como la vergüenza, el enfado, la ira, la tristeza, el miedo… Pero una cosa es nuestro deseo, y otra muy diferente la realidad. La cuestión es que la realidad nos dice que estas emociones displacenteras también poseen su función y son necesarias para vivir. Si frenamos o paralizamos nuestras emociones displacenteras, y las de nuestros hijos cuando nos vinculamos con ellos, también favoreceremos que estos últimos sufran dificultades emocionales y psicológicas, al igual que se verá mermada nuestra capacidad para constituirnos en padres y madres funcionales.

En tu opinión, por tanto, ser madre y ser padre es una experiencia fundamentalmente emocional…

Ser padre o ser madre no se reduce solamente a un conjunto de prácticas de crianza que los progenitores tengamos que poner en marcha con nuestros hijos, es mucho más que eso. No se puede simplificar solo a comportamientos. Ser mamá o papá es principalmente un complejo de emociones ligadas a pensamientos. No basta con saber qué límites y normas tengo que poner a mis hijos, ni tampoco cómo debo hacerlo, también hay que analizar cómo me siento cuando llegue la hora de hacerlo, cuáles son mis emociones asociadas a esos momentos concretos. De nada sirve decirle a mi hijo “cálmate hijo, tranquilo”, si no somos conscientes de las emociones que cortejan a nuestras palabras.

Cuando hablas de ser padre y de ser madre, salen de tu boca también las palabras “historia personal”, de hecho son dos palabras que forman parte del subtítulo de tu libro, ¿a qué te refieres? ¿piensas también que es relevante para lo que nos ocupa?

La historia personal es la mochila con la que viajamos todos los días cuando nos vinculamos con nuestros hijos. Es algo que carga nuestra espalda y jamás podremos desprendernos de ella. Algunos padres y madres me dicen que son incapaces de poner ciertos límites porque no quieren que sus hijos sientan hacia ellos lo que ellos mismos han sentido y sienten hacia sus propios padres. Están mezclando el pasado con el presente, esto es, lo que alberga su mochila con la relación que están estableciendo en la actualidad con sus hijos. Y esto, si se me permite, no es bueno para ser un padre funcional. Si mi padre ha sido muy autoritario conmigo y me lo ha hecho pasar mal durante mi infancia, no significa que mi hijo lo vaya a pasar mal porque yo le diga “no” a ciertas cuestiones que no le sirven para crecer.

Emociones incómodas, historia personal, experiencia compleja… ¿se hace necesario formar a los padres, entonces? ¿Cuál es tu opinión en este sentido?

Pienso que los espacios formativos, como por ejemplo tu blog de Escuela de Padres, son muy necesarios. En muchas ocasiones he dicho que los espacios de formación de padres deberían ser obligatorios, y también lo digo en mi libro, y no con ello quiero que padres y madres piensen que soy autoritario. Si uno echa un vistazo a la Convención Internacional de Derechos del Niño, se dará cuenta de que una de las ideas que sobrevuelan este articulado es la de que todos los niños del planeta tienen derecho a ser educados por padres preparados, competentes. Si a esta idea le sumamos el hecho de que el comportamiento de los padres supone un factor a tener en cuenta en la explicación de los problemas psicológicos de los hijos, hace que pueda justificar esta idea mía de la obligatoriedad de la formación a padres. Es más, estas acciones formativas yo las implementaría no solo cuando los padres son padres, sino también (y sobre todo) antes de que los niños nazcan. Un buen momento sería durante los cursos de preparación al parto. Es en este momento cuando padres y madres deben conocer aspectos muy importantes en relación al vínculo que establecerán con su hijo y en relación al que ya están estableciendo. Hay que tener en cuenta que estamos hablando de salud mental, y en este tema la prevención es muy importante.

Hemos hablado de las emociones incómodas de los padres, hablemos ahora de las emociones displacenteras de los hijos…

En realidad, con este libro pretendo que los padres sean conscientes de las emociones que experimentan cuando sus hijos albergan tristeza, miedo, celos, ira… Cómo agenciar nuestras emociones para gestionar adecuadamente las emociones displacenteras de nuestros hijos, esa es la cuestión. Francamente, creo que los padres no nos tomamos muy en serio las emociones displacenteras de nuestros hijos, y esto puede acarrear un sufrimiento innecesario en los niños. Hablamos mucho de empatía, de ponernos en el lugar del otro, pero cuando tenemos que hacerlo con nuestros hijos, a veces “se nos remueven las tripas” y nos desbordamos. En vez de actuar comprendiendo la tristeza de nuestro hijo, la ignoramos y le transmitimos un simple “no te preocupes, no pasa nada”.

Una buena gestión de las emociones implicaría ser consciente de lo que nos está pasando y poder reflexionar sobre ello. Es muy importante ayudar a nuestros hijos a que pongan palabras a sus emociones, a su mundo interno y a lo que están experimentando.

¿Cómo podemos llegar a saber si lo estamos haciendo bien con nuestros hijos en relación a esto de gestionar adecuadamente las emociones displacenteras?

Si ayudamos a nuestro hijo a ser capaz de tratar bien sus emociones displacenteras, lo estamos haciendo bien. Al final, lo que tenemos que transmitir al niño es que las emociones son y que, por tanto, nadie está obligado a sentir tal o cual cosa. El problema no es lo que sentimos, sino los sentimientos que tenemos ante lo que sentimos.

José Serrano, ¿algo que quieras añadir?

Carlos, para mí ha sido un placer y un honor compartir contigo conocimientos en relación a la educación de los hijos, y por supuesto, darte las gracias por este post y entrevista.

El placer ha sido nuestro. Un lujo amigo poder compartir tus conocimientos.

Ver Post >
¿Prohibir los deberes en vacaciones?
img
Carlos Pajuelo | 19-06-2016 | 19:55| 0

las vacaciones son para descansar. Pero nunca se descansa de aprender.


El tema de los deberes escolares no es más que un síntoma de un problema para mí mayor, la falta de sintonía, en algunos temas educativos, entre escuela y familia. Una falta de sintonía que tiene como consecuencia una cierta radicalización de posiciones entre los que piensan o dicen abiertamente “es que los padres no quieren aguantar a sus hijos ” y los que piensan o dicen “los maestros venga a poner tareas y ellos tan tranquilos en su casa”.

Y de esta manera, cada vez que surge la ocasión, aprovechamos, familias y profesorado, para atizarnos.

Establecer un debate para ver quién tiene razón si los “deberistas” o los “antideberistas” me parece, además de aburrido, inútil. Porque los deberistas tienen razón en algunas de sus propuestas  y los antideberistas tienen razón en algunas de su propuestas y ambos, a la vez están, según mi criterio,  equivocados en algunos de los argumentos de sus propuestas.

Hace tiempo publiqué un artículo respecto a los deberes escolares en el que los deberes se entienden de forma diferente según pongas el énfasis en la escuela como favorecedora del desarrollo o la escuela cono favorecedora del rendimiento.

Está claro que en el tema de los deberes escolares, como en casi todos los temas que hacen referencia a la educación, es conveniente hacer análisis lo menos apasionados posibles. Los deberes no son ni buenos ni malos en su esencia. La bondad o maldad vendrá dada por su manera de ser utilizados.

Las vacaciones son para descansar, claro que sí. Pero nuestros hijos menores están en proceso de formación y por ello están en periodo de aprendizaje constante. Viven y aprenden y en vacaciones se viven muchas situaciones que ayudan a aprender.

En las vacaciones se hacen cosas diferentes, se cambia el “chip” por eso no se trata de “repetir” el mismo formato de la escuela, se trata de utilizar lo aprendido en la escuela en otros formatos diferentes.

¿Es acaso la lectura un deber? ¿No tenemos los padres el deber de animar a la lectura donde se pueden vivir aventuras?,

¿Es acaso escribir un relato, un diario, un resumen de una película vista o de un video juego un deber?

¿No tenemos los padres el deber de animar a nuestros hijos a que aprendan a relatar sus experiencias en diarios, comics, libros de viaje, etc.?

¿Es acaso, escuchar música o tocar un instrumento musical o grabar un cd con canciones para un amigo o amiga especial, un deber? ¿No tenemos los padres el deber de animar a nuestros hijos a practicar ejercicios que faciliten el manejo de ese instrumento musical, o enseñar a disfrutar escuchando música y seleccionando aquello que más se ajusta a lo que sentimos?

¿Es que, acaso, aprender es algo negativo y perjudicial en vacaciones?

La escuela hace una propuesta sobre lo que sus alumnos deben de reforzar en vacaciones. Y claro está, las familias tienen la potestad de decidir si están de acuerdo o no con que su hijo haga, o no, dichas tareas y desde luego elegir también el medio para hacerlas. Pero esto último requiere tiempo por parte de los padres, por eso son tan socorridos los libritos de ejercicios y ¡hasta que no hagas dos páginas no vas a la piscina!

Ya sabéis que mi opinión frente a los deberes es muy clara, los que NO tiene que hacer los deberes son ni los padres ni las madres.

El aprendizaje, aprender, es emocionante. Una aventura ésta la de aprender. Y las vacaciones siempre son estupendos momentos para hacer cosas emocionantes.

Esperemos que el tema de los deberes no se convierta en un asunto de estado y sí en una necesidad para establecer mejores vínculos de comunicación entre  familias y escuela.

Las vacaciones son para disfrutar, claro que sí. La sensatez ayuda mucho a disfrutar de las vacaciones y de los hijos también.

 

Otros artículos sobre el tema de los deberes:

¿Tienen muchos deberes nuestros hijos?

Quién tiene que hacer deberes en tu casa?

Cómo deben de organizarse los deberes?

 


 

 

Ver Post >
Menos whatsapp y más comunicación
img
Carlos Pajuelo | 12-06-2016 | 20:56| 0

¿te lo vas a perder?

La semana pasada iba yo dando un paseo cuando vi a una madre, pero podía ser de igual forma un padre, paseando mientras empujaba el cochecito de su bebé. Me llamó la atención porque la madre iba entretenida con su teléfono móvil. Su bebé, que tendría unos 6 o 7 meses la miraba a la vez que emitía una serie de vocalizaciones. Pero la madre estaba absorta con su móvil. El bebé hablando y la madre sin contestar.

Los bebés en el primer año de vida necesitan a los adultos para poder poner en marcha todas las potencialidades emocionales, cognitivas, comunicativas que le ayudaran a construirse como persona.

Los seres humanos somos fundamentalmente seres sociales, tenemos una inteligencia eminentemente social y es a través de esta interacción social como aprendemos a establecer vínculos, a sentirnos emocionalmente seguros, a interaccionar, a comunicarnos.

Las pantallas, ya sean videos que estimulan la inteligencia, aplicaciones que entretienen en móviles o tabletas, son sólo medios que en los primeros años siempre deben de utilizarse acompañados por la presencia de los adultos. Usad el móvil no para entretener, sino para reforzar las conductas de interacción y comunicación de los niños con los adultos significativos, padres, madres, abuelos, etc.

El bebé nada más nacer comienza a presentar comportamientos que necesitan una respuesta y en la medida que obtengan esa respuesta por parte de los adultos, se va a ir generando y afianzando tanto el interés por la comunicación y la interacción a la vez que se establecen vínculos afectivos que dan seguridad emocional. Si no obtienen respuesta es probable que dejen de utilizar esa conducta.

Así que mira a tu bebé, habla con tu bebé, enséñale a tu bebé las cosas y o personas que hay a su alrededor, refuerza cada vez que mira hacia donde tú diriges la mirada, refuerza cuando te mire a ti e inmediatamente mire a otro objeto, hazle notar que le entiendes, que sabes lo que quiere. La imitación va a ser una herramienta extraordinaria para que tu hijo aprenda todas estas habilidades. Para imitar es necesario tener un modelo a imitar.

Cuando tu bebé empiece a balbucear interpreta todos sus balbuceos como si te estuviera hablando y diciéndote “olé las madres guapas”, “olé los padres bonitos” y míralo, sonríele y dile “bonito o bonita tú”, y dale el suficiente espacio de tiempo para que te “responda” con un nuevo balbuceo y vuelve a responderle tú. Así enseñamos a hablar a nuestros hijos, hablando.

Utiliza las nuevas tecnologías como un instrumento para comunicarte con tu hijo, no para que esté entretenido y te deje tranquilo o tranquila (bueno, diez minutitos de tranquilidad tampoco es malo). Pero no le dejes que interaccione con las máquinas porque las máquinas no responden, no sonríen, no enseñan. Tú sí.

Tu hijo va a crecer rodeado de móviles, tabletas, ordenadores, y todos le van a ser muy útiles pero recuerda que tener amigos, charlar, comunicarse es una estupenda medicina para cuando vienen los días malos, así que no dejes de comunicarte, tú hazlo porque eso deja huella.

Los bebés crecen rápido, muy rápido. ¿te lo vas a perder?

Guardar

Ver Post >
Los hijos que maltrataban a sus padres
img
Carlos Pajuelo | 22-05-2016 | 17:36| 0

 

El silencio, la culpa, la verguenza, alimentan el maltrato.

Te voy a dar de hostias, gilipollas”. Esto es lo que le dijo María, una adolescente de 14 años, a su madre después de que ella entrara en el cuarto a pedirle que bajara la música. “Tuve miedo, Carlos, un pánico que me paralizó. Me parecía una pesadilla, algo imposible, que mi hija pudiera hablarme así, con ese desprecio”.

Mentiría si os dijera que este es un hecho aislado, la realidad es que son algunos los padres que se ponen en contacto conmigo para exponerme situaciones parecidas. Y digo yo que deben de ser muchos más porque a los padres nos cuesta mucho trabajo contar cosas como estas, porque o nos avergüenzan o nos culpabilizan y no sé cuál de esas dos emociones es peor a la hora de educar.

Mirad, yo cuando escucho a unos padres contarme cosas así, no me escandalizo. Ni pienso para mis adentros el socorrido “una buena bofetada a tiempo”, ni tampoco me rasgo las vestiduras diciendo: “¡qué asco de sociedad estamos construyendo!  Intento abrir los ojos a los padres para que, por una parte, entiendan porqué ocurre esto y por otra, para exhortarles a que actúen. Porque algo hay que hacer. Vivir la educación de los hijos como si fueran hemorroides “sufriendo en silencio” no ayuda para nada a dar respuesta a estos hechos.

Vamos a llamarlo por su nombre, esto es maltrato, sí, maltrato. Pero os recuerdo que estamos educando a nuestros hijos, que con catorce años no están “terminados”, que claro que saben que eso no se le dice a una madre, ni a un padre, ni a nadie. A nadie. Estamos educando y por lo tanto somos espejo, somos modelo, somos guía. Somos padres dispuestos a afrontar los envites de hijos que tienen que aprender que ellos son los protagonistas de su vida y por tanto del malestar de su vida. Padres dispuestos a enseñar a nuestros hijos a tolerar la frustración por no poder hacer algo que deseas hacer, por tener que hacer cosas que no les apetecen. Padres dispuestos a enseñar a sus hijos las consecuencias que tiene no aprender a controlar su malestar.

La autoridad de un padre no se mide por lo que hacen los hijos sino por la capacidad de aplicar,  sistemáticamente, las consecuencias que determinamos van a tener los comportamientos de nuestros hijos.

¿Le vas a dar un bofetón para enseñarle que no se habla así?, ¿Le vas a meter miedo para que aprenda a no meter miedo? ¿De eso va la autoridad? ¡Qué va!, hay palabras que valen más que las bofetadas. Hay decisiones que valen más que las bofetadas, hay seguridad y convicción en la tarea educadora, en lo que los padres hacemos, que vale más que mil bofetadas.

Ante el maltrato, no te calles. Tus hijos tienen que saber perfectamente que todo su entorno familiar y escolar va a ser conocedores de esa conducta. Muchos padres se callan ante el resto de su familia, amigos, profesorado y ese silencio es abono para el maltrato. Lo repito, que un hijo insulte a sus padres puede ocurrir sin necesidad de que la criatura sea un presunto delincuente pero callándote no le ayudas ni al hijo ni a ti.

Habla con tu hijo, pero deja pasar unas horas o un par de días, hablar para que escuche, una por una, las palabras que te ha dichote voy a dar de hostias”, “me das asco” o lo que a la criatura se le haya ocurrido decir. Dile que escuchar eso, en la boca de quien quieres, te hace sentir mal. Dile que si por insultarte, cree que es mejor persona; dile que si le gustaría escuchar a otros diciéndoles esas mismas palabras  a su padre o a su madre; dile que si es más hombre, más mujer, por asustar, por intentar meter miedo. Dile que no le tienes miedo, que tú vas a luchar por no tenerle miedo porque no se teme a quien se ama. Que no se le olvide eso, que no lo olvide nunca, no hay ningún amor sano que provoque el más mínimo ápice de temor.

Habla con la familia, con tus amigos o con su tutor. No es por avergonzarlo, un padre que educa no pretende avergonzar, lo que debe de avergonzar es la conducta de maltratar no la de educar. No me callo porque no me das miedo.

Y luego lo dejas sin teléfono, sin maquinita,  sin salir, sin excursión o lo que creas que es conveniente y ajustado a lo que ha hecho el hijo, no por venganza sino porque tu hijo tiene que aprender que todos los hechos tienen consecuencias.

Y cuida tu entorno, cuida lo que haces y lo que dices, porque nuestros hijos se fijan mucho en lo que hacemos los padres. Se fijan en todo.

Y si te pide perdón, lo perdonas. Pero le recuerdas que lo que ha pasado, ha pasado, y eso ya no tiene remedio,  que tiene muchos días por delante para seguir aprendiendo. Pero que no le tienes miedo, lo que le tienes es cariño, amor.

Son niños, adolescentes, menores que están aprendiendo. De ti padre y madre depende que tu hijo aprenda nítidamente qué hacer para no convertirse en un maltratador.

Ánimo. Pero esto es lo que tiene ser padres, que a veces, los que más quieres, te hacen sentir fatal.

¿La culpa? No pierdas el tiempo buscando culpabilidades, hay opiniones para todos los gustos. Tú a lo tuyo, actúa. Educa.

Ver Post >
“Déjate de tonterías y estudia”
img
Carlos Pajuelo | 18-05-2016 | 18:39| 0

Los padres y madres nodeben de ser pesados, deben de ser sistemáticos

David, un chico de 13 años, me cuenta que se ha enamorado “hasta las trancas” y que lo que le ocurre es “lo mejor que me ha pasado en toda mi vida” y añade con la  intensidad con la que sazonan sus vidas los adolescentes, “por primera vez, sé qué es la felicidad”. Me dijo que se lo contó a sus padres mitad por un arranque de sinceridad, mitad porque sentía que le ocurría algo propio de adultos y maduros; y la respuesta que obtuvo fue una sonrisa de su padre mientras le decía “déjate de tonterías y estudia”.

En las actividades que realizo con adolescentes cuando hablo con ellos respecto a cómo perciben a sus padres me llama la atención que una mayoría de ellos considera que “lo único que le importa a mis padres de mí, son los estudios.

Tu y yo sabemos que esto no es verdad, que nos importa todo de nuestros hijos pero de lo que no estoy tan seguro es de que les trasmitamos esa información con nitidez. Una cosa es lo que pensamos y otra lo que hacemos.

Ya hemos dicho muchas veces en este blog que los padres consideramos que los estudios y las notas son un indicador respecto a cómo va discurriendo el desarrollo de nuestros hijos, o sea, un indicador de nuestra “tranquilidad” o “intranquilidad”.

Por esta razón los “estudia, niño estudia” son un mantra que los padres repetimos por los pasillos de las casas con el deseo de que nuestros hijos no nos asusten y que por lo general tienen como respuesta sus consabidos ¡que me dejes!, ¡qué pesados sois!”.

Déjate de tonterías que el tiempo pasa volando, déjate de tonterias que no tienes ni idea de que va esto, déjate de tonterias que qué sabrás tú. Así se van instalando entre nuestra vida y la de nuestros hijos los dejatedetonterías. Estoy convencido de que conoces otras palabras y otras frases que podemos colocar entre nosotros y nuestros hijos y que, además de no ningunear, son más constructivas que los dejatedetonterías.

¿Te responden tus hijos que eres un pesado, una pesada? Pues no te enfades, tú solo contéstales: “De pesado nada, lo que soy es sistemático.” Y a seguir con la tarea de educar.

¡Si es que esto de educar hijos es muy entretenido!

 

 

Ver Post >
La familia, algo más que una tribu.
img
Carlos Pajuelo | 15-05-2016 | 17:58| 0

La familia es una escuela y un aprendiz a la vez.

Encierra una gran verdad el proverbio africano que dice que para educar a un niño hace falta toda la tribu. Hacen falta todos y cada uno de los miembros de nuestra sociedad, pero es la Familia la que ejerce el liderazgo en la educación de sus hijos, es la Familia la responsable y los demás somos responsables de colaborar. La Familia es mucho más que la Tribu por diferentes razones pero por una fundamental: para educar a un niño hay que quererlo, quererlo de verdad,  y convendrán conmigo que como se quiere en Familia, con sus aciertos y errores, no se quiere en otras partes de la tribu.

La palabra Familia tienen un montón de significados, de sinónimos, a cada cual más hermoso. Hoy es el día de la familia y en muchas casas habrá risas, en otras lágrimas, miedo, orgullo, confianza, recuerdos, desazón, nostalgia, esperanza, etc.,  pero en todas, amor.

Mi familia, tu familia no son un jardín idílico ni un remanso de paz, en nuestras familias vivimos las mismas crisis que se viven en la sociedad con la diferencia de que estas tensiones las originan nuestros “seres queridos”. La familia se construye día a día porque está viva. Para construir Familia estás tú, arquitecto de familia, albañil de familia, artesano de familia, constructor de espacios en los que crear y crecer, espacios donde vivir, donde sentir.

Mi decálogo para construir familia:

1.   La familia es la propia esencia de la diversidad, en ella caben todas las religiones, todas las ideas, todas las creencias, todos los sexos y todas las razas.

2.  La familia es un Universo, una Patria a la que se pertenece siempre que alguien te reconozca como miembro de su familia. Cuantas veces les decimos a personas que queremos, “como si fueras de mi familia”.  Un bien a proteger, patrimonio de la humanidad, eso es la familia.

3.  La familia es una escuela en la que aprender, pero también es aprendiz, porque está viva y sabe que, para sobrevivir, hay que adaptarse. La familia continuamente está enfrentándose a nuevos retos que le demandan nuevos aprendizajes, nuevas respuestas.

4.  La familia es inclusiva y acepta a todos sus miembros, tiene siempre las puertas abiertas porque sabe perfectamente que dentro de ella es posible el rechazo, el cuestionamiento y el conflicto. El conflicto en la familia es normal porque está compuesta de personas diferentes, con edades e intereses diferentes.

5.  La familia es un lugar donde acoger es un hecho natural y no una manifestación de altruismo. La familia es el espacio donde aprendemos y posteriormente enseñamos el significado de la aceptación incondicional.

6.  La familia educa, porque sabe de la importancia que tienen los modelos para aprender. La familia educa para que sus miembros aprendan a tomar decisiones, a elegir. Solo se es libre si hay posibilidad de elección.

7.   La familia trasmite valores dando ejemplo. Los valores no se imponen.  Los valores se viven, no se pregonan. Son guías, no son espadas.

8.   La familia apoya porque sabe que es imposible ser perfecto, porque la vida se vive con aciertos y errores, porque caemos y recaemos y al final siempre hay alguien que te tiende una mano, esa mano es tu familia

9.   La familia ama. El amor es el pegamento que mantiene unida a la familia. Aunque los miembros estén dispersados en el espacio, el vínculo familiar no entiende de fronteras ni de distancias ni de tiempo.

10.  La familia es generosa, y en ella vive la palabra perdón justo al lado de la palabra responsabilidad.

Hoy, al igual que ayer y mañana, necesitamos a la familia, a la tuya, a la mía, a todas las familias. La familia necesita ayuda, todas son pocas, pero lo que más necesita la familia es que tú cultives y cuides a la tuya.

Si, es verdad, para educar se necesitan todas las manos posibles pero la Familia es indispensable.

Ver Post >
Los padres también necesitan jugar: La gestión del tiempo en familia.
img
Carlos Pajuelo | 03-05-2016 | 16:26| 0

¿ Días de 36 horas? Si cada uno se responsabiliza de sus tareas con que tengan 24 horas hay tiempo para todos.

Muchos padres y madres, mientras están criando a sus hijos, sobre todo cuando son pequeños, se ven invadidos por la sensación de que no disponen de tiempo suficiente para ellos.  “No tengo tiempo, no tengo tiempo para nada”.

Vivimos en una sociedad en la que educamos a nuestros hijos estando presentes el máximo tiempo posible. Educamos a nuestros hijos a una distancia máxima de un metro. Así, desde bien pequeñitos, somos la sombra que los cobija. Una sombra indispensable en estos primeros años, pero una sombra que necesita igualmente ir dejando paulatinamente a los hijos que experimenten su vida fuera del paraguas protector.

Hemos hecho de la presencia constante nuestra herramienta educativa,  y allí estamos al lado de ellos: la sombra perfecta que aplaude cada descubrimiento, la sombra que indica eso si o eso no, la sombra que juega, la sombra que entretiene, la sombra que canta y que, además, ejecuta de impresión la coreografía de soy una taza, una tetera, una cuchara…, la sombra que calma, la sombra que ríe. La sombra constante.

Cómo no vas a necesitar días de 36 horas si desde que te despiertas te conviertes en imprescindible: “si yo no estoy no se levantan, no se visten, no desayunan, etc.”

 Educando hijos no solo faltan horas, faltan brazos y manos.

Y salen del colegio y seguimos siendo sombra, sombra ambulante que va de actividad en actividad, y luego a casa que tienes que estudiar lo que dice el niño o lo que dice el whatsapp, y la sombra se vuelve culta, y venga tareas y más tareas para los padres que hacen las tareas.

Y la sombra baña, la sombra cocina, la sombra se desespera a la de una, a la de dos, y a la de tres. Y cena, y mastica, y siéntate bien, y tu preguntas y el niño contesta y tú, cierra la boca que no se habla con la boca llena.

Y la sombra lee cuentos, y la sombra suplica, y la sombra revisa y repasa.

Y cuando las sombras, reventadas por fuera y por dentro, se sientan al finalizar el día, la sombra habla con otra sombra de las preocupaciones que acarrean los que viven bajo la sombra. Y una sombra parece más sombra que la otra y una sombra replica a la otra. Y se hace el silencio entre las sombras, hasta que aparecen  las preguntas que parecen dudas existenciales:  ¿Y mañana qué comemos?

Y la sombra  se duerme en el sillón, y cuando la sombra se va a la cama, se espabila con lo que el día venidero le demanda.

La sombra dice que necesita más horas en su reloj, y lo que no sabe la sombra es que lo que necesita no son horas, porque todas las dedica al cuidado de los que están bajo su sombra. Lo que necesita es una agenda en la que la sombra reserve tiempo para la sombra.

¿Eso cómo se hace?

1.- Gestión del tiempo le llaman los educadores. Yo lo llamo  responsabilizarse de tu propia vida y enseñar a los hijos a tener responsabilidades y a asumir sus responsabilidades.

2.- Es verdad que, educando hijos, tenemos que organizar el tiempo, pero organizar no es renunciar. Eso de renunciar con abnegación no te hace ser mejor padre o mejor madre, porque los padres que renuncian terminan echando en cara a sus hijos el tiempo dedicado.

3.- ¿De verdad que es necesario dedicar todo nuestro tiempo al tiempo de los hijos? Algo tendrán que hacer los niños cuando se vayan de casa. Algo tendrán que aprender, algún país que conocer, algún idioma, algún instrumento, algún deporte que aprender y practicar; algo tendrán que vivir.

¿Se tienen que aburrir? Pues claro. Nosotros no somos animadores socioculturales, somos padres y madres.

¿Se tienen que frustrar? Pues claro. No siempre se pueden hacer las cosas que uno quiere, las que le gustan o las que te apetecen, y sobre todo, cuando para hacerlas necesitas la intervención de otra persona.

4.- Padres y madre: ¡hay vida después de los  6 años, de los 12 de los 18 y de los 30 y de los 50 y de los 80! porque  hay vida mientras se está vivo. Y mientras se vive, se pueden hacer cosas, se pueden aprender cosas. Hay vida, gestionarla es tarea de cada uno.

5.- Enseñar a responsabilizarse a los hijos es tarea de padres y madres. Más guía y menos sombra.

 

Ver Post >
Los hijos que se empeñaban en equivocarse
img
Carlos Pajuelo | 18-04-2016 | 19:37| 0

Las vidas de los hijos, a veces,hacen trizas las vidas de sus padres

¿Cuántas veces has visto a tu hijo tomar decisiones, pensadas o a la ligera, que sabes que van encaminadas al más estrepitoso de los fracasos? Qué difícil es permanecer de espectador, qué impotencia, qué desesperación, qué desaliento, cuántas lágrimas cuando sientes que ni por las malas ni por las buenas son tenidas en cuenta tus consideraciones.

Yo creo que educar a los hijos no es un arte, ni una disciplina, ni un trabajo. Los que educan no tienen porqué ser artistas, ni expertos en educación, ni trabajadores sometidos a jornadas de 24 horas al día. Educar es un compromiso, el compromiso de dar a los hijos las herramientas necesarias para que se construyan como hombres o mujeres.

No es que tenga una crisis de fe en la tarea de educar, queridos lectores que seguís mi blog, es que a veces hablo con padres y madres que educan, que guían, que instruyen entre normas, limites, refuerzos, cariño, paciencia, comprensión, amor, y sin embargo sus hijos se empeñan en seguir su propio mapa de ruta, un mapa que a menudo no tiene ni norte, ni carreteras.

Que tu hijo se lance al mundo con una mochila repleta de ingenuidad como único equipaje, asusta. Que tu hijo abjure de todas y cada una de tus creencias, de tus consejos, de tus ayudas, asusta. Que tu hijo corte todo tipo de comunicación, que ignore los lazos que unen a los padres con sus hijos, que te dejen sin voz al otro lado de la línea, asusta.

No, no hay educación que evite estas situaciones. No hay padres, ni madres capaces de abrir los ojos del futuro de sus hijos cuando éstos no ven aquello que no quieren ver.

Hay hijos que se empeñan en tomar sus propias decisiones y muchas veces aciertan, pero a veces se equivocan. Sí, es verdad, es su vida. Pero es que las vidas de los hijos, a veces, hacen trizas las vidas de sus padres.

Esto es lo que podemos hacer los padres y madres cuando nuestros hijos se empeñan en tomar decisiones equivocadas:

1.- Es primordial controlar el miedo, porque el miedo sólo sirve para ponernos en la peor de las situaciones (drogas, alcohol, vida desordenada) y así asustados vivimos prisioneros de nuestro propio miedo.

2.- Controlar la rabia, porque la rabia que da creer que los hijos “echan su vida por la borda” te puede hacer actuar cegado, irritado. Y eso no te ayuda a ti ni a tus hijos. En estos casos los hijos necesitan ver a padres seguros, firmes y confiados.

3.- Habla. No te quedes callado, no ruegues, simplemente di lo que tú crees, lo que tú piensas, lo que tú sientes. Dile que lo que tú quieres es que encuentre su camino, que él sea el protagonista de su vida. Que la elección del tipo de vida que quiera tener es suya. Pero que para tomar ese tipo de decisión no es el mejor momento cuando uno se encuentra perdido.

4.- Y por último y sobretodo, deja la puerta de casa abierta, la luz encendida, su plato favorito en la nevera y confía en tu hijo siempre.

Mientras confiamos hay que seguir viviendo. Esto es lo más difícil, vivir con agujeros.

 

Ver Post >
Sobre el autor Carlos Pajuelo
Carlos Pajuelo Morán, psicólogo y padre de dos hijos, ejerce su tarea de Orientador en el Equipo Psicopedagógico de Atención Temprana de la Consejería de Educación y Cultura. Compagina su labor de Orientación con la de profesor asociado en la Facultad de Educación de la Universidad de Extremadura. En este blog los padres y madres interesados por los temas de la educación encontrarán información fácil y accesible, basada en aportaciones de la psicología y la psicopedagogía, que les ayude a identificar las competencias y habilidades que como padres poseen y a utilizarlas de la manera más eficaz para poder seguir ejerciendo esta apasionante, aunque a veces ingrata, tarea de ser padres.

Otros Blogs de Autor