Hoy

img
EL DRAMA DEL EXILIO
img
Manuel Pecellín | hace 25 minutos| 0

El exilio es un fenómeno seguramente tan antiguo como la humanidad, más identificable desde que en el neolítico el hombre se asienta en lugares que va a considerar propios: tribus, agrupaciones sociales, pueblos que se ven forzados por otros a salir del hogar de sus mayores para salvar la vida o encontrar mejores fórmulas de subsistencia.  Entre nosotros, así lo sufrirían hispanogodos, andalusíes, judíos, moriscos, constitucionalistas, liberales, republicanos … por no decir las multitudes emigradas durante siglos al Nuevo Continente o las contemporáneas rumbo a Europa, por no decir el continuo flujo interior desde las regiones pobres a las más ricas (no siempre las mismas a lo largo de la historia).

Mucho sabe de exilios Velbor Côlic, natural (1964) de Modrica, pequeña población al norte de Bosnia-Herzegovina, en la antigua Yugoslavia. La locura bélica que arrasó buena parte de los Balkanes, también hubo de sufrirla este hombre, que había estudiado literatura en Sarajevo y Zagreb. Periodista, trabajaba en la radio como responsable de las emisiones de rock y jazz, sin omitir la creación. Redujeron su casa a cenizas; perdió los originales de algunas obras y, alistado por fuerza en el ejército, vio morir, muchas veces en las circunstancias más horribles, a innumerables personas. Su novela Los bosnios (Le Serpent à Plumes, 1994),  también editada por Periférica, 2013, constituye un testimonio escalofriante de aquella locura.

Côlic desertó (1992), fue encarcelado, pudo huir y, tras duro peligro, logró llegar a Francia, : “Tengo veintiocho años y llego a Rennes con tres palabras de francés por todo equipaje: Jean, Paul y Sartre. También llevo mi cartilla militar, cincuenta Deutsche Mark, un boli y una gran bolsa de deporte, color verde aceituna, de marca yugoslava. Su contenido es escaso: una manuscrito, algunos calcetines, un jabón deforme (parece una rana muerta), una foto de Emily Dickinson, una camisa…, un rosario, dos postales de Zagreb (sin usar) y una cepillo de dientes”. Así comienza su obra sobre el exilio, donde evocará lo más relevante de cuanto le acaece hasta convertirse en un  escritor famoso.

Sin duda, quien tras atravesar Croacia, Eslovenia, Austria y Alemania, acude al centro de acogida para solicitantes de asilo en Rennes, llega mucho mejor preparado que la mayoría, pero no sin tremendos desgarrones psicológicos.  No mucho le ayudarán a recomponerse el recurso al alcohol, el sexo, los viajes u otras evasiones, de las que se van dando cuenta en estas páginas, no sin un enorme sentido del humor. (Abundan los chistes, algunos bastante malos o muy conocidos). Poco a poco, este “Hemingway de los Balkanes” – recuerda irónicamente que así lo calificaba la crítica- , que se dice poeta y filósofo, amén de narrador, va a convertirse en figura de las letras. Contribuyen la buena acogida, como la estancia durante un año en el Parlamento de los escritores de Estrasburgo, y el rápido éxito editorial. Hoy reside en Bretaña, impartiendo talleres de escritura.

No obstante, tendrá que convivir con los fantasmas invasores de su espíritu, un aluvión de huesos secos y fosas comunes, de torturas, violaciones y horrores miles desencadenados por la guerra (con más de 100.00 víctimas y 1.800.000 de personas desplazadas). Se comprende que lo asalten y nos los dibuje en cualquier pasaje de Manual de exilio, texto fragmentario,  donde historia, periodismo, poesía y filosofía alternan con el relato autobiográfico. Y eso pese a que el autor se dice ya reconciliado con la humanidad.  Para sobrevivir, son impagables las lecciones recibidas de gente como de los gitanos Mehmet Bairami o Joszef Farkas; el hábil carterista José Miguel “El Mariposa”; el sabio Nikola o tantas amigas encontradas en París, Milán, etc. También algún encuentro ocasional, como el que tuvo con S. Rushhdie, otro que tanto sabe de persecuciones y de quien se hacen un magnífico retrato.

 

Velibor Côlic, Manual de exilio. Cómo aprobar su exilio en treinta y cinco lecciones. Cáceres, Periférica, 2017

Ver Post >
ROMANCES DEL CID
img
Manuel Pecellín | 22-03-2017 | 07:22| 0

 

El 23 de abril de 2010, día bien idóneo,  asistíamos en la Biblioteca de Extremadura, bajo la dirección entonces de  Justo Vila, a un acto singular: Fernando Serrano Mangas (+) entregó a la Consejera de Cultura, Leonor Flores, una joya bibliográfica, un ejemplar desconocido hasta la fecha de la Hystoria del muy noble y valeroso caballero Ruy Díez de Bivar en romances, en lenguaje antiguo  (Lisboa, Antonio Álvarez, 1605), recopilación preparada por Juan de Escobar.

Al parecer, el Dr. Serrano, que no quiso desvelar a los curiosos periodistas los intríngulis de la compra, había adquirido a buen precio tan rara pieza en la tienda de un “alfarrabista” de Lisboa y tuvo a bien donarla a los cada vez más ricos fondos de la BIEX. (“Sebo o alfarrabista é o nome popular dado a livrarias que compram, vendem e trocam libros usados”, leemos en Wikipédia).

La editorial Castalia había publicado, ya póstuma (1973),  la edición que de dicha obra dejase dispuesta D. Antonio Rodríguez-Moñino para la “Colección de Romanceros de los Siglos de Oro”. Llevaba un prefacio de otro gran especialista, Arthur Lee-Francis Askins, hoy profesor emérito de la prestigiosa Universidad de Berkeley y autor de numerosos estudios sobre el tema.

La reedición que ahora presentamos recoge aquel texto, precedido por un breve apunte de dicho investigador, amén de un preámbulo que firma José J. Labrador Herraiz, coordinador de la serie Romanceros patrocinada por el Frente de Afirmación Hispanista. Ha tenido a bien incluir un extenso pasaje en que Justo Vila evoca sus amistosas relaciones con Fernando Serrano.

Sigue el facsímil del volumen que preparase Escobar, reproduciéndolo no del ejemplar que guarda la BIEX (con lagunas, pese a la magnífica labor restauradora hecha por Pedro Barbáchano a partir de la donación), sino según el otro ejemplar de la princeps hasta hoy localizado. Lo conservan en la Biblioteca Houghton de Harvard, donde llegaría el año 1922, donado por J.B. Stetson, procedente de la colección de Fernando Palha.  (Aunque Moñino habla de otro ejemplar, que estaría en la Universidad de Gotinga, al parecer nunca ha figurado allí. Ni se conoce el paradero de otro, subastado el 1996 en Londres por Christie`s, al nada módico precio de remate de 5.290 libras). Sólo se ha aumentado ligeramente el tamaño de las letras, para facilitar su lectura.

Se dice que el romance constituye la poesía española por excelencia, en sus modalidades múltiples. Sin duda, los denominados de “gesta” y con protagonismo del mayor de nuestros héroes medievales tuvieron que ser forzosamente muy numerosos, más aún tras la invención de la imprenta. “El conocimiento de los textos, respaldado en esencia por las publicaciones de Rodríguez-Moñino y sin duda facilitado por la actual sencillez de acceso a ellos, sumado al cada vez más amplio repertorio de materiales de trabajo que aparece en revistas y libros, ha favorecido enormemente el estudio del romancero desde las perspectivas literarias y bibliográficas”, escribe Lee-Francis Askins (pág. 28).

La compilación de Escobar (tal vez un andaluz residente en Lisboa) fue la antología del Siglo de Oro que tuvo más reimpresiones. Askins pergeña en su estudio el núcleo de las peripecias y antecedentes bibiográficos de la misma. Ahora podemos disfrutar de la edición princeps (facsimilada) merced a la generosidad de Serrano, la clarividencia de Vila y los buenos oficios de mecenas, investigadores y editores.

 

Hystoria del muy noble y valeroso caballero El Cid Ruy de Biuar…México, Frente de Afirmación Hispanista, 2017.

 

 

 

Ver Post >
LA FORTUNA DE PIZARRO
img
Manuel Pecellín | 16-03-2017 | 20:15| 0

Francisco Pizarro y los suyos (cuatro hermanos y otros familiares pasarían con él a América) consiguieron amasar en Perú una inmensa fortuna,  oportunamente invertida en la Península (Trujillo y su alfoz, sobre todo), acrecentada por razones matrimoniales.

Cuenta minuciosa de sus bienes han establecido en este volumen de 360 páginas los investigadores Francisco Cillán, Julio Esteban Ortega, José Antonio Ramos Rubio y Óscar de San Macario Sánchez, cada uno de los cuales  cuenta con numerosas publicaciones, tanto individuales como colectivas. Lleva prólogo de Hernando Orellana-Pizarro González, presidente del Patronato de la Fundación Obra Pía de los Pizarro y está dedicado a un amigo común, ya fallecido, Manuel Vaz-Romero Nieto.

Los autores no se limitan a dar cuenta de tan rico patrimonio atendiendo especialmente a la “recopilación de los inmuebles monumentales vinculados a la familia, algunos verdaderas joyas arquitectónicas, con amplias referencias a su historia, cronología, arquitectos y canteros, y con un abundante y detallado material gráfico, testimonio, más importante si cabe, para aquellos en peligro de perderse definitivamente”, según destaca el prologuista.

La obra constituye también una revisión de las leyendas y tópicos, por supuesto negativos, cuando no errores de bulto,  que la leyenda negra propala sobre la figura principal, Francisco Pizarro. Hasta dónde pueden erigirse los enemigos del conquistador del Tawantinsuyu  (el enorme imperio de Atahualpa, tan cruel como el que más) lo expresan  los versos  de Neruda en el Cántico general:

                                   Diez mil peruanos caen

                                      bajo cruces y espadas,  la sangre

                                      moja las  vestiduras de Atahualpa.

                                     Pizarro, el cerdo cruel de Extremadura
hace amarrar los delicados brazos
del Inca. La noche ha descendido
sobre el Perú como una brasa negra…

 

Mucho más respetuoso con el gran guerrero se mostraría el norteamericano Charles Cay Ramsey (1879-1922), a quien se debe la gigantesca estatua que, donada por su viuda María Harriman, preside desde 1929 la bellísima plaza de Trujillo. Tanto de ésta, como de la broncínea figura allí asentada, se incluyen sendos estudios.

En algunas páginas se echa de menos una labor de lima, que elimine incorrecciones sintácticas;  datos erróneos (v.c. “el andaluz Hernando de Soto”, pág. 80) y conceptos repetidos (algunos con párrafos idénticos, v.c. páginas 124-25). Por no decir ese “se representaba a Francisco Pizarro no ha caballo…” (pág. 268).

El apéndice documental  permite conocer textos tan sugerentes  como el testamento de Pizarro (diferentes versiones); la larga epístola de su hermano Hernando a Carlos V (1535) o las impagables escrituras  (1537)  para la erección  en Trujillo de una iglesia y una capellanía  (Hospital de la Concepción) en Trujillo.

 

Cillán Cillán, Francisco y otros, Los Pizarro conquistadores y su hacienda. Trujillo, Palacio de los Barrantes-Cervantes, 2016.

 

 

Ver Post >
VIAJE POR EXTREMADURA
img
Manuel Pecellín | 11-03-2017 | 22:31| 0

 

Conscientes del atractivo, e incluso la importancia que supone  “la mirada del otro”  para cuantos se interesan por establecer la identidad de un pueblo, región o país, los responsables de la fundación Ortega Muñoz vienen fomentando un sólido proyecto: cada año invitan a un personaje para que visite nuestra Comunidad y recoja sus impresiones en un texto a tenor del gusto del huésped elegido. Cada uno de los que hasta ahora habían visto la luz constituye un canto a los valores paisajísticos, culturales, humanos que aún se conservan en Extremadura, o en determinadas zonas de tan dilatado territorio, así como un estímulo para seguir esforzándose por mejorar este sufrido terruño.

Así lo lograron el escritor húngaro László Krasznahorkai con El último lobo; el filósofo alemán Peter Sloterdijk, en El Reino de la Fortuna (más el ensayo adjunto de Isidoro Reguera, Extremadura, Renacimiento, Fortuna) o el catedrático salmantino Fernando R. de la Flor con Las Hurdes, el texto del mundo. No me parece que la obra de Antonio Moreno esté  (Alicante, 1964) a la altura de las anteriores. El título mismo, “Estar no estando”, sugiere que vino, no vio mucho y, desde luego, apenas supo vencer sus propios fantasmas interiores. Es decir, que su relato del viaje desde Mérida a Baños de Montemayor viene a contar casi lo mismo que si lo hubiera hecho por otros lugares, más o menos parecidos, de la geografía española. Porque lo que al autor le interesa sobre todo no es cuanto a su alrededor surge según asciende la Vía de la Plata, sino lo que en él se ilumina ante estímulos apenas atendidos. O sea que, terminada la lectura, conocemos mucho mejor la infancia, familia,  amistades, aficiones literarias, inquietudes espirituales del autor, que el paisaje y el paisanaje ocasionalmente visitados. Poco ayuda su desinterés intelectual hacia posibles fuentes de información, manejando tan escasa como añeja bibliografía, reducida al viejo Madoz y poco más.

Indudablemente, la escritura de Antonio Moreno es de alta calidad, con una prosa pulida a lo largo de su afortunada carrera lírica. La luce las pocas veces que se decide por describir dehesas, lagunas, bosques, ríos o poblaciones y, bastante menos, al evocar sus antiguas vivencias o reproducir las mínimas conversaciones que decide mantener con gentes del lugar o compañeros de camino.

“Extremadura o la soledad” fue lema que acuñó Pedro de Lorenzo, hace lustros. Más lo proclamaría hoy el olvidado novelista, considerando la despoblación creciente de las áreas rurales. Esa sensación de vacío  humano es lo que impresiona a Moreno,  capaz de recorrer   los caminos de la dehesa durante horas sin toparse con persona alguna. El asunto se agrava por su propia decisión de dedicarle horas mínimas a Mérida; casi ninguna a Cáceres y cero a Plasencia. Para colmo, la fecha elegida (septiembre 2014) fue inusualmente lluviosa en Extremadura, fenómeno que favorece los  pastos, cultivos y montanera,  pero induce al recogimiento del personal.

Los que él encuentra, salvo cierto pastor,  algún tahonero, están en los bares, tiendas o refugios para peregrinos, amén de un puñado de  animosos extranjeros  que suben hacia Santiago. Salvo excepciones,  la percepción del caminante, incómodo ante la pobreza e insalubridad de casi todos los establecimientos, es claramente negativa. Mejor impresión parecen producirle las personas que lo atienden, cuya serenidad e incluso competencia lingüística elogia. Lástima no se decidiese a romper más a menudo sus propias elucubraciones y compartir detenidamente la palabra con tantos como podrían ilustrarlo sobre los avatares de la vida cotidiana. “Estuvo no estando”. Pero para ese viaje no hacen falta alforjas.

 

Antonio Moreno, Estar no estando. Badajoz, Fundación Ortega Muñoz, 2016

Ver Post >
FRANCISCANOS EXTREMEÑOS EN FILIPINAS
img
Manuel Pecellín | 09-03-2017 | 09:59| 0

 

 

No deja de poner asombros la nómina de personajes extraordinarios nacidos en Extremadura (ya se perfilaba bien  así el territorio) nacidos en Extremadura durante el siglo XVI: Cortés, Pizarro, Hernando de Soto, Orellana,  Núñez de Balboa, Nicolás de Obando,  Torres Naharro, Arias Montano, Casiodoro de Reina, El  Brocense, Rui Lope de Segura, Pedro de Valencia, Luis de Morales, Zurbarán, Gregorio López, Juan Vázquez, Pedro de Alcántara…son nombres que cualquiera puede evocar entre las máximas figuras de centuria renacentistas.

Hay otra segunda nómina de extremeños formidables, menos conocidos, aunque marcaron la historia de la tierra donde les tocó vivir (casi siempre fuera de Extremadura). Uno de ellos fue fray Juan de Garrovillas (1535 aprox.-1612). Para cerciorarse, baste leer la biografía de este franciscano descalzo, recién publicada por Beturia, con prólogo de fr. Sebastián Ruiz Muñoz, ofm., guardián del Monasterio de Guadalupe entre 2010-2013.

El autor (Salamanca, 1945), ingeniero de Caminos, con prolífica numerosos trabajos profesionales, viene colaborando estrechamente en los movimientos culturales que, bajo la entusiasta batuta de J.J. Barriga, se desarrollan para el estudio de la historia de Garrovillas.  Allí nació Domingo Marcos Durán, quien  a finales del siglo XV daría a luz los tres primeros tratados musicales escritos en castellano: Lux Bella, Comento sobre Lux Bella y Súmula de cantos de órgano contrapunto y composición vocal práctica y especulativa.

Fue siguiendo el aura de este músico como Norberto Díez González se toparía con otra personalidad,  también nacida allí donde el Tajo tumultuoso permite que lo pasen más o menos fácilmente quienes discurren por la Vía de la Plata. El libro, tal vez demasiado profuso, contextualiza los lugares donde fr. Juan vivió (el pueblo natal, Madrid, Nueva España y, sobre todo, diferentes lugares de Filipinas, donde murió). Como muchos de sus correligionarios, el buen fraile se ocupó no solamente de instruir religiosamente a los habitantes de la colonia, sino a fomentar su desarrollo cultural e incluso material, defendiéndolos según mejor supieron  de las exacciones a que a menudo los someten los conquistadores. Para alcanzar tales objetivos, se esforzaron por aprender las lenguas nativas; publicar en las mismas  diferentes tratados; organizar asentamientos saneados, escuelas, hospitales, vías de comunicación, etc. y dirigir a la metrópolis memoriales reivindicativos.

En el caso de fray Juan, un defensor absoluto de la descalcez y honestidad franciscanas, dos elementos son especialmente memorables: su compromiso con la Escuela de Música de Lumbang, fundada para instruir a los alumnos en “los rudimentos de nuestra Santa Fe y buenas costumbres, a leer y escribir y cantar los Oficios Divinos” (una de las 64 instituciones análogas creadas en Filipinas por los franciscanos durante el s. XVI, promovidas ardientemente por otro extremeño,  fr. Juan de Plasencia) y la atenciones que el de Garrovillas prestase a la difusión de la fe cristiana en el imperio del Sol naciente.

Como apéndice documental se reproduce la “Relación y certificación de las cosas y estado del Japón”, que fray Juan suscribe el 29 de abril de 1595. Publicado antes por la revista Archivo Ibero-Americano  (nº 9, 1918, pp. 212-243), constituye un magnífico análisis de lo que eran la situación sociopolítica, económica, religiosa e incluso etnográfico de los reinos nipones bajo el dominio de Cuanbacondono, según el extremeño llama al Emperador que por entonces decidiese perseguir a los misioneros Jesuitas y favorecer a los franciscanos, cuya absoluta pobreza y sencillez mucho  admiraba. Pocas veces disfruté tanto un texto de la época como con este ponderadísimo informe.

Otros numerosos personajes  (una larga veintena de franciscanos nacidos en Garrovillas pasaron a las colonias españolas) hacen también su aparición en estas apretadas páginas.

 

Norberto Díez González, Fray Juan de Garrovillas. La aventura de los franciscanos en Oriente.  Madrid, Beturia, 2017

Ver Post >
EXACTITUD DE LA FILOSOFÍA
img
Manuel Pecellín | 03-03-2017 | 15:25| 0

 

“Llegar a la hora es lo único exacto” escribió Charles Péguy.  Estas palabras, que Finkielkraut sitúa como entradilla para su nuevo libro, bien puede ilustrar sobre la concepción del hacer filosófico que le inspira. Si, según Hegel, la lechuza de Minerva sólo levanta el vuelo a la caída de la tarde, el filósofo se aboca a repensar el pasado. Por  contra, pretender descubrir, según hace el Materialismo histórico, etapas futuras a tenor de supuestas leyes ineludibles, conduce inevitablemente a la teleología. Ninguna de las dos escuelas complace al intelectual parisino (n. 1949), miembro de la Academia Francesa. Más parece gustarle la línea socrática: encarar los asuntos que agitan la demos y pasar revista, como tábano zumbón o mosca cojonera, a las tesis habituales, las conductas presuntuosas o las falsas seguridades. No es raro que se atraiga así la enemiga de muchos.

A  Finkielkraut lo conocimos formando parte de los “nouveaux philosophes”, grupo de pensadores iconoclastas en el que también se incluyeron personajes como Pascal Bruckner, Andrés Gluksman o Bernard-Henry Lévy. Nacido en una familia polaca cuyo padre fue deportado a Auschwitz (“el atolladero moral”, según lo define), el hoy profesor de la Escuela Politécnica de París  no oculta su admiración por Foucault, Kundera, Lévinas o Hannah Harendt. Esta es, junto con el católico Péguy, la escritora más citada en la obra que presentamos

Quien ya en La derrota del pensamiento (1987) advertía sobre los peligros que se abaten sobre Europa (fragilidad social, falso progreso, pérdida de la memoria colectiva, actitudes infantiloides), insiste en los mismos, resaltando otros no menos amenazadores. Fiel a su compromiso con la comunidad judía, denuncia ante todo el crecimiento de un islam nada pacifista y del nuevo antisemitismo (alentado incluso por personas de izquierda).

Lo hace con un lenguaje periodístico, lejano al de la jerga filosófica tradicional, con numerosos neologismo y siempre  partiendo de realidades acontecidas en los tiempos últimos: evacuación de campamentos de refugiados, cifras del fracaso escolar, conductas racistas, emporio de las redes sociales, la matanza en Charlie Hebdo, la inauguración del Museo judío de Polonia, la conflictividad de los barrios periféricos franceses, la tragedia del pequeño Aylam Kurdi, el ímpetu de la Yihad y el ascenso de “la calle árabe”…, por no decir  la renuncia de Benedicto XVI o las declaraciones del papa Francisco sobre la emigración (“simplismo humanitario”, a su entender).

Finkielkraut, que se declara heredero de las Luces, aunque amante de las paradojas (pág. 211), se conduele de que el debate intelectual ya no existe en su país (más bien, el odio) y denuncia rotundamente: ”Cuando se ha optado por la causa de los oprimidos, de los desfavorecidos, de los condenados de la tierra, cuando se ha tomado partido por los más débiles, cuando se defienden los valores de igualdad y fraternidad, no se encuentran interlocutores, ni siquiera antagonistas, sino siempre y por todas partes canallas” ( pág. 302).

Los traductores, Elena M. Cano e Íñigo Sánchez-Paños, se esfuerzan por dejar fluir en castellano el empuje verbal de un escritor de raza. No siempre lo consiguen. Menos aún cuando se empeñan en usos tan chocantes como olvidar que el verbo “abolir” es defectivo, castigándonos con construcciones como “la comunicación abole” (pág. 14) o  “Hessel…abole el cuestionamiento” (pág. 39), tan chocantes cuanto fácilmente sustituibles.

 

Alain, Finkielkraut, Lo único exacto.  Madrid, Alianza, 2016.

 

Ver Post >
TERRITORIO TEMPLARIO
img
Manuel Pecellín | 25-02-2017 | 09:43| 0

Un hexámetro  dactílico de Horacio luce en el exlibris del autor, puesto al final de la obra: Nihil sine magno vita labore dedit mortalibus (La vida no da nada a los mortales sin gran esfuerzo). Adornan el lema dos caballeros medievales que cruzan lanzones. Palabras e imágenes nos ponen en camino: muchas horas de investigación en territorio templario. Efectivamente, el libro estudia el discurrir de los latifundios en la España meridional, tomando como referencia “El Señorío de la Granja”, castillo que fue centro de una enorme extensión, importante desde la Orden del Temple. Utilizado dede entonces como fortín defensivo y granero (de ahí su nombred: granium, grano, granja), los Caballeros ocuparían el sitio enclavado en una llanura, a pesar de estar rodeado el alcázar de colinas.

Correa explica las curiosas razones que llevaron a situar ahí la Casa-Fuerte, en una explanada aparentemente vulnerable. Resulta curioso el proceso de restauración que se nos cuenta, y de cómo un industrial en el siglo XX acomete a sus propias expensas la elevación de semejante fortaleza tomando como referencia los cimientos, asunto poco común. El cronista de Jerez de los Caballeros y académico lo  refiere con minuciosidad por haber sido testigo del hecho, aportando imágenes del proceso restaurador tomadas hace casi medio siglo.

Cabe destacar que por primera vez se analiza en su conjunto el frondoso Valle de Brovales, donde se asienta el Señorío de La Granja: extenso espacio tempranamente habitado por el hombre, existen allí importantes restos arqueológicos como el Dolmen de Toriñuelo, declarado monumento nacional en los años veinte, junto a oratorios del siglo XIII (de probable origen visigodo). Feliciano Correa los  estudia a pie de obra y manejando diversos manuscritos como fuentes.

Siguiendo su ya viejas inquietudes, el autor se ocupa de la ardua cuestión de la conservación del patrimonio, preocupación de la que ha dado muestras en su discurrir como historiador, avalado todo ello por su trabajo como profesor de tal materia en la Universidad Internacional de Andalucía en “La Rábida”, donde dirigió tesis sobre esa disciplina.

La referencia al empresario Alfonso Gallardo, como promotor de una factoría siderúrgica situada frente al castillo, así como sus diferencias con el propietario, son aspectos que nunca se había explicado con tanto detalle. Sin duda ha debido resultar esforzado el estudio genealógico que se nos ofrece, donde Correa da cuenta de las labores loables que realizaron en la ciudad de Jerez de los Caballeros esos patronos, junto a los agravios que sufrieron los campesinos que dependían de tan influyentes apellidos. El libro resulta de interés para apreciar con estos ejemplos lo que era la vida de las clases humildes en el Antiguo Régimen.

Correa nos ofrece un texto muy cuidado literariamente. El prólogo lleva la firma del actual propietario de la fortaleza, Juan de Dios Rodríguez-Pina.  Resulta muy expresivo por su interpretación de semejante mansión defensiva, hoy acondicionada como casa singular para ser habitada.  el patrocinio a la obra de la Fundación Caja Badajoz.

La edición de Tecnigraf-Editores, con el patrocinio a la obra de la Fundación Caja Badajoz, se presenta en formato 24, X 24,  excelente papel y cuidadas ilustraciones, esmerada encuadernación. Están muy trabajados los pies de fotos que ayudan al lector a seguir con más comodidad la enjundiosa investigación que aquí se nos ofrece. Señalemos que hace el nº 14 (especial) de la colección “Libretillas jerezanas”.

 

 

Feliciano Correa, Razón e historia de una Casa-Fuerte. El Señorío de La Granja. Badajoz, Tecnigraf, 2016.

 

Ver Post >
CARTAS DE BARTOLOMÉ J. GALLARDO
img
Manuel Pecellín | 22-02-2017 | 20:25| 0
Cronista de Campanario, el profesor Bartolomé Díaz no ceja en las  labores por recuperar cuanto atañe al patrimonio histórico de su pueblo. Homónimo del gran bibliófilo allí nacido, Bartolomé J. Gallardo ha sido para él desde hace lustros objeto de especial atención.
A tan polémica como importantísima figura para las letras hispanas está dedicado este folleto, cuyo largo título responde bien al contenido: Correspondencia de Don Bartolomé José  Gallardo durante los años que estuvo en prisión en Castro del Río y breve resumen de lo ocurrido en estos años (1827-1832).
Según se sabe, más aún después de las aportaciones de D. Antonio Rodríguez-Moñino, el hombre que consiguió montar, en condiciones extraordinariamente difíciles, una formidable biblioteca para las Cortes de Cádiz, fue  desde su juventud  fervoroso defensor de las ideas liberales. Caro lo pagaría: persecuciones y exilio en Londres, entre 1814-1820 (cosa que le sirvió para incrementar sus conocimientos bibliográficos en el British Museum y otras instituciones inglesas), amén del destierro en Castro del Río (1827-1832), tras el restablecimiento del absolutismo con ayuda de los Cien mil hijos de San Luis.  Y suerte tuvo, porque la voluntad de Fernando VII habría sido eliminar físicamente a tan molesto apóstol de la Constitución de 1812, según hizo con otros correligionarios del bibliófilo.
A éste, casi estuvieron a punto de quitarle el pellejo (valga su propia confesión) los lacayos  del rey absolutista mientras cumple una especie de “arresto domiciliario” en la villa cordobesa de Castro del Río.
El infatigable enamorado de los libros  seguía esforzándose, contra viento y marea, por recuperar las obras  y documentos que los anticonstitucionalistas  le robasen, tras la fatídica jornada de San Antonio (1823), sin perder contacto, aunque fuese solo epistolar, con sus numerosos deudos, entre ellos su muy querido sobrino  Juan Antonio (Gallardo no tuvo hijos),paradigma de inepcia e ingratitud (malvendió buena parte de la formidable biblioteca del tío).
Merced a la  ayuda de distintas personas, como Joaquín González Manzanares, presidente de honor de la UBEx (Unión de Bibliófilos Extremeños ), Bartolomé Diaz  reproduce algunas cartas dirigidas por Gallardo, desde el exilio cordobés, a varias de sus amistades. Sólo una de las cuatro que aquí se incluyen , había sido editada anteriormente por Moñino. Todas tienen la singular ortografía que el de Campanario propuso (igualación máxima de escritura y fonética; eliminación de grafemas inútiles, etc.), a la vez que testimonian tanto el espíritu libérrimo del autor del  iconoclasta Diccionario crítico-burlesco (obra  inspirada en Voltaire , perseguida por la ya decadente Inquisición), como sus irrefrenables intereses bibliófilos. Los apuntes adjuntos de Bartolomé Díaz contribuyen atinadamente a la  contextualización y más fructífera lectura de estas piezas coloquiales.
Bartolomé Díaz Díaz, Correspondencia de Don Bartolomé  J. Gallardo. Campanario, Universidad Popular, 2016
Ver Post >
BAJO LA ORDEN DE ALCÁNTARA
img
Manuel Pecellín | 17-02-2017 | 15:26| 0

 

Catedrático de IES, Felipe Gutiérrez  (n. Esparragosa de Lares) ha ejercido la docencia en diferentes institutos de la provincia de Badajoz, así como en el “Giner de los Ríos” de Lisboa. Intervino también en la gestión pública como Director General de Patrimonio de la Junta de Extremadura. Tiene publicadas investigaciones sobre la pintura esquemática en nuestra Comunidad, el pronunciamiento de Diego de León (1841), la presencia de los Franciscanos en el Nuevo Mundo , la Constitución española a través de la prensa o los viajes de Borrow.  Su última obra fue el estudio Sobre la Guerra de la Independencia: aproximación a Esteban Fernández de León (2011)., personaje igualmente atendido por Víctor Guerrero.

La que ahora presentamos es un volumen de casi mil páginas (9+XXXII+936), que consta de tres partes: el prólogo y estudio preliminar, suscritos por el autor, más el corpus de la obra, que frey don Diego de Sandoval Pacheco compuso para dar cuenta de su visita a Esparragosa de Lares, Galizuela y Sanci Spiritus (1634-1635).

Pertenecían estos lugares a la Orden de Alcántara, cuyo último gran maestre fuera Juan de Zúñiga y Pimentel (el sostenedor de  la renacentista  “Academia de Zalamea”).  A partir de tan egregia figura, fueron los reyes españoles – en esta época Felipe IV- quienes estaban al frente de la poderosa institución, aunque el Papa retuviera la suma potestad sobre la misma.

Estaba establecido por su Capítulo General (1497) que dos caballeros girasen cada dos años visita a las encomiendas, levantando el correspondiente libro de actas, sin duda con el fin de controlar debidamente sus posesiones y la vida cívica de los ciudadanos.  Se procuraba que los visitadores fuesen personas con adecuada experiencia. A ellos les correspondía hacer “los apuntamientos y provisiones que sean necesarias, para castigo y ejemplo de lo pasado y enmienda de lo porvenir”.

Así lo hizo Diego de Sandoval en Esparragosa de Lares y su tierra, justo cuando la nación pasaba por una de las épocas más críticas. El relato que suscribe constituye una auténtica radiografía sociocultural. El texto manuscrito, que los escribanos de visita Francisco González y Diego Benítez redactasen,  se guarda hoy en el archivo de la archidiócesis Mérida-Badajoz.

Allí ha debido invertir innumerables horas Felipe Gutiérrez para establecer la transcripción que de aquel texto del XVII nos ofrece. Según él mismo se encarga de destacar, son muchas las valiosas informaciones que proporciona en torno a asuntos de carácter económico,  jurídico, civil, religioso, arquitectónico,  moral, etnográfico e incluso lingüístico: organización del territorio y los conflictos de competencia (con pleitos costosos e interminables); problemas con la distribución de los diezmos y los arriendos de yerbas (tan abundantes y nutritivas las de la zona); elementos constructivos de las casas encomenderas; situación de las iglesias, ermitas, hospitales, cofradías y obras pías; costumbres populares (algunas claramente misóginas); organización de la vida municipal (concejos, órganos de representación, fórmulas de elección y gobierno); estructura de los pueblos; nombres y apellidos más frecuentes…

Pasan de 1.400 las notas puestas a pie de página (algunas muy extensas) para contribuir a la mejor lectura de un discurso  ya lejano (se recogen multitud de expresiones ya en desuso), al que hay que contextualizar histórica y culturalmente para su debida comprensión.

 

Felipe Gutiérrez Llerena, Visita de frey don Diego de Sandoval Pacheco a Esparragosa de Lares, Galuzuela y Sancti Spiritus (1634-1635). Badajoz, Diputación, 2016.

Ver Post >
CRÓNICA DE GUADALUPE
img
Manuel Pecellín | 14-02-2017 | 10:06| 0

 

A raíz del Capítulo General de la Orden Jerónima (1459), presidido por Alonso de Oropesa, se  dispuso la composición de las crónicas conventuales.  Según Wikipedia,  copiando la Historia de la orden de los Jerónimos (debo la advertencia a D. Antonio Ramiro, Caballero de Guadalupe), este  inteligente fraile, de origen judeoconverso, “escribió varios tratados que no llegaron a la imprenta y se conservan en el monasterio de Guadalupe. Un examen de su Lumen ad revelationem gentium, encargada por Enrique IV, de quien fue consejero, revela lo que es una defensa de la unidad de los cristianos viejos y nuevos mediante la figura del cuerpo místico de Cristo, en lo que se muestra a la vez paulino y preerasmista. Es quizás la apología de los conversos más importante del siglo xv, y la acabó en 1465. También escribió una Vida de san Juan Crisóstomo”.

El cordobés Alonso de la Rambla (+1484), monje durante casi medio siglo, fue comisionado para escribir la crónica del monasterio de Guadalupe. Con toda probabilidad  se le atribuye la autoría de esta Crónica vieja. Al original se le irían añadiendo   con el transcurso de los años numerosos apuntes en los márgenes, que sin duda lo enriquecen.

Así lo dice Arcángel Barrado (1907-1971), excelente historiador  que fue allí archivero y bibliotecario, ya servido por la Comunidad franciscana. Él dispuso en su día la transcripción del documento, dejándolo listo para imprenta (1956), sin que llegase a ver la luz. El manuscrito original,  forrado en piel negra veteada, con 64 folios de papel vegetal ordinario,  obraba en poder de Antonio Rodríguez-Moñino, quien lo cedería temporalmente a su buen amigo el  Dr. Barrado para estudio y posible edición. Se publica ahora, con estudio y notas a pie de página a cargo de Fr. Antonio Arévalo, guardián de aquel  Cenobio y director de su archivo, biblioteca y revista homónima. Presta así un gran servicio, facilitando a los lectores un texto que, limpio por él de erratas, resulta fuente impagable de noticias (históricas, religiosas, económicas, etnográficas), así como venero para los estudiosos de la diacronía de la lengua castellana.

Fray Alonso, a quien Barrado califica como “sujeto de toda confianza del Monasterio y persona hábil en política y diplomacia” (pág. 27),  aunque también “tenaz y rebelde a cualquier otro criterio que no coincidiera con el suyo” (pág. 28), prestaría grandes servicios a su comunidad, de cuyos entresijos, vicisitudes,  pleitos, hacienda y  vida interior estaba muy bien informado. Debió también servirse de códices anteriores, hoy perdidos.

Tras un breve prólogo, donde al autor busca ganarse crédito, la crónica abre con la “leyenda fundacional” (capts. I y II), pasando a describir  la llegada de la Orden Jerónima (capts. III, IV y V), “la qual por la gracia divinal oy floresce en España”.  En los capítulos siguientes se va dando a conocer quiénes fueron sus priores y los principales acontecimientos habidos bajo cada uno, amén de las  actuaciones de otros religiosos notables, algunos legos (tejedores, herreros, cirujanos, peleteros, zapateros, sastres…), importantes todos en Monasterio  tan dinámico.

La prosa de fray Alonso es extraordinariamente rica, llena de galanura, precisa y enjundiosa al referirse a asuntos anecdóticos o a  cuestiones de gran trascendencia para Guadalupe. Resulta un sugerente  presagio de los magníficos escritores que adornarán nuestro Siglo de Oro.  Voy a reproducir un pasaje elocuente:

“E como vido el prior (Gonzalo de Ocaña) que la fambre cresçia e padesçian los pobres de su pueblo, mandó traer la farina que estava en el monesterio, ca trigo no avia alguno en él, e fallose que avía farina p(ara) tres semanas, segund el gasto del monesterio. E  eaviendo mucha fianza en la bondad de N. Señor Dios e confiando de la procuración d la Virgen María, mandó massar tres vezes en la semana abundançia de panes, e mandó al mayordomo traer vacas, e ordenó que se diessen a todo pobre que lo quisiese, agora fuesse del pueblo o forastero, dos panes e un pedaço de vaca” (pág. 91).

 

Fr. Alonso de la Rambla, Crónica vieja del Monasterio de Guadalupe. Guadalupe, Comunidad franciscana, 2017

Ver Post >

Últimos Comentarios

ipasga_4406 01-02-2017 | 17:20 en:
SOR CELINA
olallalau_12 20-05-2016 | 10:54 en:
LAURA OLALLA
frameve_6499 29-04-2016 | 17:03 en:
LUCILIO VANINI
Emilomoya 27-02-2016 | 23:46 en:
REVISTA ESPAÑOLA

Otros Blogs de Autor