Hoy

img
Padres: “Mi hijo va con malas compañías”.
img
Carlos Pajuelo | 08-09-2017 | 17:07

Educar es la mejor manera de influir en nuestros hijos.

Educar es la mejor manera de influir en nuestros hijos.

¿Te has sorprendido alguna vez, mientras miras a tus hijos, preguntándote cómo se les puede querer tanto? ¿Has sentido una fuerza y valor que te desborda si hay que protegerlo? Y claro que lo vas a defender, no vas a permitir que nada ni nadie lo dañe, no vas a consentir que nada ni nadie ensombrezca su sonrisa, nada ni nadie.

Pero más temprano que tarde tu hijo, tu príncipe o princesa, tiene que abandonar su castillo de marfil para ir al mundo real, un mundo lleno de niños y niñas de todas las clases, de todos los colores, que piensan, sienten y actúan mientras nuestros hijos piensan, sienten y actúan.  Niños que influyen en tus hijos, porque eso es lo que va a ocurrir durante el resto de su vida que un montón de personas que viven alrededor de tus hijos les van a influir día a día.

Influyendo en tu hijo que es “tan bueno, tan confiado, tan cándido, tan sin malicia” y allí estamos padres y madres, atentos, asustados, seleccionando el trigo limpio, separando las malas hierbas, “este me gusta”, “este no me gusta”, temiendo que es precisamente, en ese que no me gusta, es en el que el modorro del niño o la niña se fija.

Sí, tu hijo va a convivir con niños, con compañeros, con personas. Todos le influirán, unos más que otros, pero todos influirán, “tus zapatillas son muy feas”, “no juegas conmigo”, “no sabes pintar”, “tu trenza es gorda”, “hueles a pollo”, y otras lindezas que los niños se sueltan a bocajarro. “Vamos a insultar a ese”, “no seas nenaza, fuma”, “si me quisieras de verdad me mandarías esa foto”, “bebe”, “tus padres te comen el coco”, etc, etc influidos de manera insidiosa, hoy dejo de ponerme esa camiseta, mañana no quiero llevar mi mochila, luego discuto tus ´normas y así poco a poco los amigos van ocupando un espacio en la vida de tus hijos que antes ocupabas tú.

Las malas compañías aterran a padres y madres, el miedo nos atenaza. El miedo nos lleva a creer que podemos limpiar las malas hierbas si lo apartamos de los que son así y también de los que son de esta manera. Nos podemos organizar en combativo grupo de padres bienpensantes que a golpe de grupo de whatsapp defiende el bienestar de sus hijos luchando por la expulsión a las malas hierbas, las malas influencias.  Fuera del colegio los aprendices de hijoputa, fuera los malos ejemplos, luego presos del miedo podemos expulsar a los raros y por qué no vamos también contra los que no estudian, los peligrosos repetidores, los malencarados, los que no tienen remedio. Dejamos de ser padres para ser inquisidores, dejamos que el miedo nos gobierne y dejamos de ver niños o adolescentes para ver malas personas.

Tu hijo va a tener malas compañías y hasta es posible que tu hijo pudiera ser mala influencia para el hijo de otros. No lo olvides. Por eso es tan importante EDUCAR.

Educa en vez de ser un inquisidor. Enseña a tu hijo a defender sus opiniones, sus elecciones, sus gustos, sus creencias.  Enséñale a decir no. Enséñale a confiar en sus elecciones, a recuperarse de sus equivocaciones.

Educa en vez de buscar la comodidad de apartar a tu hijo de las malas compañías. Todos influimos y todos somos influidos por los que nos rodean. Sé una buena influencia para tus hijos.

Educa para que tu hijo aprenda a convivir, a respetar y a ser respetado.

Te recuerdo que tu hijo crece al lado de otros niños, de otros menores. Es verdad que algunos de esos niños, menores, no tienen la suerte que ha tenido tu hijo de tener a alguien como tú, pero tienen padres y madres que sienten como tu sientes, ¿no les puedes echar una mano?

¿Quieres proteger a tus hijos de las malas influencias? Sigue educando, educa, educa y educa. Es nuestra tarea. Enseña a tu hijo maneras de actuar ante estos niños, busca ayuda con sus profesores, pero no olvidéis nunca que son menores, menores en construcción. Son menores, no malas hierbas.

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Sobre el autor Carlos Pajuelo
Carlos Pajuelo Morán, psicólogo y padre de dos hijos, ejerce su tarea de Orientador en el Equipo Psicopedagógico de Atención Temprana de la Consejería de Educación y Empleo. Durante 21 años ha sido profesor asociado en la Facultad de Educación de la Universidad de Extremadura. Miembro del Comité Científico y Vocal del Observatorio de la Familia y la Infacia de Extremadura. En este blog los padres y madres interesados por los temas de la educación encontrarán información fácil y accesible, basada en aportaciones de la psicología y la psicopedagogía, que les ayude a identificar las competencias y habilidades que como padres poseen y a utilizarlas de la manera más eficaz para poder seguir ejerciendo esta apasionante, aunque a veces ingrata, tarea de ser padres.

Otros Blogs de Autor