Blogs

Carlos Pajuelo

Escuela de Padres

Los padres que enseñaban a convivir con la frustración.

Si hay una lección de vida que no deberíamos los padres olvidar, es la de enseñar a nuestros hijos a convivir con la frustración. La frustración es un sentimiento de tristeza, a veces rabia, desesperación  por la imposibilidad de satisfacer un deseo.

educar no es enseñar a ser feliz, es enseñar a afrontar lo que toca vivir.

Educar no es enseñar a ser feliz, es enseñar a afrontar lo que toca vivir.

Para desear algo solo hay que soñar, que imaginar, que decir lo quiero, pero para alcanzarlo es necesario  esfuerzo, constancia, tenacidad, paciencia, voluntad y un poquito de suerte.

Es muy fácil decir si quieres puedes, pero la realidad es que no basta con querer, no basta con desear. La realidad es más tozuda que una frase bonita, la realidad nos dice día a día que en la vida todo cuesta trabajo y no siempre todo el trabajo es recompensado.

¿Cómo enseñar a los hijos a tolerar la frustración?

La palabra NO es el brazo práctico de este aprendizaje. La palabra NO, se dice con convicción y no por miedo o comodidad.

La palabra NO, se dice con tranquilidad porque sabemos lo necesaria que es para educar a nuestros hijos.

La palabra NO,  incomoda al que la recibe porque le obstaculiza alcanzar su deseo pero da seguridad al padre o madre que la dice porque sabe que esta palabra ayudará a forjar la personalidad de sus hijos.

La palabra NO, debe de acompañarse de un razonamiento adecuado a la edad del que la recibe, pero no esperes que comparta, en ese momento, dicho razonamiento.

La palabra NO, se acompaña de comprensión. Comprendemos el enfado, la tristeza, la rabia de nuestros hijos al escucharla, los entendemos sin contagiarnos de su enfado. Lo normal es que se enfaden ellos  pero nosotros deberíamos estar satisfechos por educar, por poner normas y límites.

Los hijos deben de aprender a vivir con la frustración, con las cotidianas frustraciones y para ello debemos de actuar cuando ésta haga acto de presencia. La mejor manera de actuar es la de enseñar a los hijos a reconocerlas, a ponerles nombre para, así, poco a poco, vayan aprendiendo a controlar su comportamiento cuando aparezca la frustración.

¿Quieres fortaleza para tus hijos? Pues enséñale a tolerar la frustración. Para que aprenda a tolerar la frustración no le puedes ir todo el día resolviendo sus problemas, tienes que ir responsabilizándolo de sus problemas.

No engañes a tus hijos, no les hagas creer que lo único que tienen que hacer es ser felices, enséñales que lo que tienen que hacer es vivir y hacer frente a lo que la vida les trae.

Tú eres el ejemplo. Tú eres ejemplar.

La tarea de ejercer de padres

Sobre el autor

Carlos Pajuelo Morán, psicólogo y padre de dos hijos, ejerce su tarea de Orientador en el Equipo Psicopedagógico de Atención Temprana de la Consejería de Educación y Empleo. Durante 21 años ha sido profesor asociado en la Facultad de Educación de la Universidad de Extremadura. En este blog los padres y madres interesados por los temas de la educación encontrarán información fácil y accesible, basada en aportaciones de la psicología y la psicopedagogía, que les ayude a identificar las competencias y habilidades que como padres poseen y a utilizarlas de la manera más eficaz para poder seguir ejerciendo esta apasionante, aunque a veces ingrata, tarea de ser padres.


mayo 2018
MTWTFSS
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  

Contenido Patrocinado