Hoy

img
Categoría: Estadísticas de población
¿En qué barrio de Madrid viven más extremeños?

Ya sabíamos que Madrid es la ciudad que acapara mayor número de extremeños en el exterior. Según publicó recientemente el Instituto de Estadística de Extremadura, con datos del padrón oficial a 1 de enero de 2016, en la capital del país vivían 85.070 personas nacidas en Extremadura. Es curioso que Madrid es la segunda ciudad española con mayor número de extremeños de origen, por detrás de Badajoz (125.798 de sus 142.331 habitantes), pero por delante de Cáceres (tiene 79.697 extremeños entre sus 91.894 habitantes).

Lo que no se había dado a conocer hasta ahora es la distribución de los extremeños entre los distintos barrios de Madrid. ¿En cuál de ellos viven más paisanos? En Allisdata hemos conseguido los datos del padrón del Ayuntamiento de Madrid a 1 de enero de este mismo año. Y vemos que, en cifras absolutas, el barrio con más personas nacidas en Extremadura es… Aluche, en el distrito de Latina, con 2.605. Le sigue otro barrio de la misma zona, Las Águilas, con 2.295 extremeños. Se corresponde, por tanto, con la idea general de que los emigrantes de la región se instalaron sobre todo en los barrios del sur de Madrid. Sin embargo, el tercero con mayor número de extremeños está al norte, en Fuencarral, y es el barrio del Pilar, con 2.079. El casco histórico de Vallecas, con 2.077, y San Andrés, en el distrito de Villaverde, con 2.014, son los otros barrios que superann los dos millares de extremeños.

Ahora bien, esta clasificación está determinada en parte por el tamaño de los barrios. Lo más adecuado para evitar esa distorsión es analizar la densidad de extremeños, es decir, el porcentaje de personas nacidas en Extremadura sobre el total de habitantes del barrio. Desde este punto de vista, el barrio con mayor proporción de extremeños es Los Ángeles, en Villaverde, donde representan el 5,09% del total de la población. Limitando con éste se encuentra Orcasitas, ya en el distrito de Usera, con el 4,97%. Les siguen Ambroz (no cabe nombre más extremeño), en Vicálvaro, con el 4,69%; San Andrés, en Villaverde, con el 4,64%; y Palomeras Suroeste, en el Puente de Vallecas, con el 4,54%.

Si ponemos los datos en un mapa, observamos que la mayor concentración de extremeños se localiza en los barrios del arco sur de Madrid, aunque también destacan zonas del norte como el barrio del Pilar, El Pardo y el barrio del Aeropuerto. En el siguiente gráfico interactivo se pueden consultar los datos de cada barrio:

Otra curiosidad es que la población de extremeños en Madrid no ha dejado de reducirse. Según el adelanto del padrón a 1 de enero de 2017 realizado por el Ayuntamiento de la capital, ahora hay 83.871 extremeños residentes. Son 16.309 menos que hace una década, cifra que supone una bajada del 16,3%.

Ver Post >
Oliva de Plasencia fue el municipio que más población ganó en 2014

Oliva de Plasencia encabeza, con 72 habitantes más, el listado de municipios que consiguieron ganar población en 2014, de acuerdo con los datos del último padrón oficial, referido al 1 de enero de 2015 y publicado hace unos días.

En concreto, hubo 91 localidades que vieron crecer su número de habitantes, pero apenas representan el 23,45% de los municipios extremeños. Además, se trata de pequeños crecimientos en poblaciones pequeñas, de modo que solo han contribuido a suavizar la pérdida de habitantes registrada en la región: 6.635 empadronados menos, hasta un total de 1.092.997.

Tras Oliva de Plasencia, están Valdelacalzada, Valdelacasa de Tajo, Saucedilla, Navaconcejo, Zafra, Casares de las Hurdes, Collado de la Vera, Ladrillar y Hoyos:

Si analizamos la variación relativa, Oliva de Plasencia es también la localidad que alcanza el mayor crecimiento, con una subida del 27,3%. Le siguen Gargüera (18,9%), Collado de la Vera (16%), Ladrillar (12,7%) y Ruanes (11,9%).

Se da la circunstancia de que las grandes poblaciones, que suelen ser las que tirar al alza, fueron en 2014 las que registraron los mayores descensos de población. Así, Almendralejo perdió 749 habitantes, Badajoz restó 625 y Cáceres bajó en 238. Por detrás están Montijo, Navalmoral de la Mata, Plasencia, Azuaga, Moraleja, Cabeza del Buey y Castuera.

Pese a que los municipios grandes pesaron mucho en la pérdida de habitantes de la región, los mayores descensos relativos se localizaron en pequeñas localidades, como Villamesías (-11,1%), Cachorrilla (-7,9%), Segura de Toro (-6,4%), Jarilla (-6,4%), Pedroso de Acim (-6,3%), Viandar de la Vera (-6,3%), Santibáñez el Alto (-6,2%) y Reina (-6,1%).

En el siguiente buscador puede conocer la población oficial de su municipio a 1 de enero de 2015 y su varación:

Ver Post >
Más de 124.000 extremeños están llamados a participar en las próximas elecciones catalanas

Cataluña está en plena campaña para las elecciones autonómicas del próximo 27 de septiembre. La cita electoral va a tener especial relevancia por la estrategia que han desplegado diversas formaciones políticas, encabezadas por CDC y ERC, para convertir esta convocatoria en unos comicios plebiscitarios que abran el camino a la independencia.

En medio de un ambiente cada vez más caliente por el enfrentamiento entre independentistas y no independentistas, más de 124.000 extremeños de nacimiento y residentes en Cataluña están llamados a participar en estas elecciones, en las que tendrán que decidir si se inclinan por las siglas de una u otra opción.

Según los datos provisionales del padrón del INE a 1 de enero de 2015, en Cataluña residen 124.744 personas nacidas en Extremadura, de las que apenas un 0,5% son menores de edad. Los extremeños representan el 1,66% del total de la población y son el tercer colectivo más numeroso, por detrás de los andaluces (606.487, el 8,08%) y los castellanoleoneses (125.812, el 1,68%).

Cataluña es la segunda comunidad con mayor número de extremeños. Siguen siendo muchos, pero la cifra se ha reducido en más de 24.000 personas en la última década, un 16,3%, que es la bajada proporcionalmente más alta de las que se han producido en casi todas las comunidades de destino.

En ‘Extremadura en Datos’ hemos hecho, por primera vez, un estudio detallado de los extremeños residentes en Cataluña por municipios, con los últimos datos oficiales disponibles, que corresponden al padrón a 1 de enero de 2014.

Este análisis confirma la idea general de que los extremeños se asientan sobre todo en Barcelona y sus municipios de alrededor y también en las poblaciones de costa. Pero también revela que los extremeños están presentes en muchos más municipios de los que pudiera pensarse. En concreto, se encuentran en cuatro de cada cinco poblaciones (763 de las 947 que hay en Cataluña), como se aprecia en este mapa interactivo que permite conocer el detalle de cuántos extremeños hay en cada municipio:

De acuerdo con estos mismos datos, Barcelona es la ciudad con mayor número de extremeños, con 16.112, seguida por L’Hospitales de Llobregat, Mataró, Badalona, Santa Coloma de Gramanet, Sant Boi de Llobregat, Sabadell, Cornellà de Llobregat, Reus y El Prat de Llobregat.

Si en lugar de tomar las cifras absolutas analizamos la proporción de extremeños sobre el total de la población, vemos que destaca un pequeño pueblo de Girona, Palau de Santa Eulàlia. De sus 98 habitantes, 22 son originarios de Extremadura, lo que representa el 22,45%. Descontando los municipios de menos de 100 habitantes, Montmeló se coloca como la localidad con mayor proporción de extremeños, con un 8,77% del total de su población. Por detrás están otros municipios barceloneses como Canovelles, Santa Margarida de Montbui, Vilanova del Camí, Llinars del Vallès y Òdena. En los siguientes gráficos se muestran los datos en detalle:

Ver Post >
El error de interpretar los datos de movilidad laboral como emigrantes

Desde hace ya algún tiempo, las agencias de trabajo temporal vienen desarrollando una estrategia de márketing que consiste en difundir informes estadísticos. Y no habría ningún problema en ello si no fuera porque muchos de esos informes, aparentemente rigurosos, se sustentan en interpretaciones y cálculos erróneos que pasan inadvertidos para quienes no conocen a fondo las estadísticas laborales. Ya ha ocurrido reiteradamente con Adecco y sus supuestos informes sobre emigración al exterior con datos extraídos del Padrón de Españoles Residentes en el Extranjero, como ya comenté aquí hace más de dos años: ¿Cuántos extremeños emigran al extranjero?

Pues volvemos a tener un ejemplo reciente. Ayer mismo, la agencia Randstad publicó una nota de prensa con el siguiente titular: “Los trabajadores de Castilla La Mancha, Castilla y León y Aragón son los que más emigran por motivos laborales”. El contenido toma como base las cifras del Boletín trimestral de datos básicos de movilidad que publica el Servicio Público Estatal de Empleo (SEPE), correspondiente al primer trimestre de 2014, en el que se recogen todos aquellos contratos que implican que el trabajador consigue un empleo en una provincia distinta a la de residencia.

Pero la agencia (o quienes preparan el informe por encargo) mete la pata al convertir el número de contratos con movilidad en trabajadores emigrantes. Y el problema es que, con la confianza de que ese informe lo ha elaborado alguien experto, casi ningún medio se para a comprobar los datos y se hace eco sin más contemplaciones. Empiezan las agencias (por ejemplo, Efe: “La tasa de movilidad laboral en España se sitúo en el 12,48% durante el primer trimestre“), que luego crean una nota en cada comunidad autónoma con sus respectivos datos (en Extremadura, “Casi 6.000 trabajadores emigraron de la región en el primer trimestre“), y hasta se hacen grandes reportajes incluso en la prensa económica, que debería ser la entendida en estas cuestiones (Cinco Días: “Obligados a cambiar de provincia“). De este modo, la equivocación va en cadena sin que nadie la detenga.

Veamos cuáles son los principales errores de interpretación de la supuesta noticia:

1.- Los datos de movilidad laboral solo reflejan número de contratos, no personas. El hecho de que en España se hayan firmado más de 440.000 contratos que implican movilidad provincia no significa que 440.000 trabajadores hayan encontrado empleo en otras provincias. Hay trabajadores, por ejemplo en el sector agrario, que en un periodo firman varios contratos de corta duración. Es el mismo error que si se dijera que, puesto que en julio se firmaron 58.256 contratos en Extremadura, hubo 58.256 trabajadores que encontraron empleo. Por tanto, el número de contratos no puede interpretarse como número de trabajadores.

2.- La suma de los saldos provinciales no es  igual al saldo autonómico total. Los datos que facilita el SEPE son a exclusivamente a escala provincial y contabilizan contratos que implican salida o entrada del trabajador en la provincia. De la diferencia entre esas dos cifras se obtiene el saldo, que puede ser positivo (hay más contratos de entrada) o negativo (más contratos de salida). Lo que no se puede hacer es sumar los saldos de cada provincia para hallar el saldo autonómico, puesto que en las cifras de cada provincia se incluyen aquellos contratos que suponen entrada o salida con respecto a otras provincias de la misma comunidad.

Si Badajoz tiene un saldo de -3.720 y Cáceres tiene -2.243, el saldo autonómico de Extremadura no puede ser -5.943, puesto que se están contabilizando contratos que implican movimientos entre ambas provincias. Este problema crece cuantas más provincias tenga la comunidad autónoma en cuestión. En conclusión, los saldos autonómicos calculados por Randstad están inflados. ¿Cuál sería la cifra real? Todavía no podemos saberlo, porque los datos publicados trimestralmente no detallan el cruce provincial. El informe exhaustivo del SEPE se publica con carácter anual y con cierto retraso, pues el último disponible corresponde al año 2012.

3.- Encontrar un trabajo en otra provincia no supone ser un emigrante. Con mucha frecuencia, la gente se desplaza a otra provincia a trabajar sin cambiar su domicilio real. Es el caso de cientos de funcionarios que cada día viajan de Cáceres a Mérida para trabajar en el Gobierno regional. Yo mismo hago ese trayecto a diario. Siguiendo el criterio de Randstad, todos seríamos emigrantes, pero es obvio que esto no es así. De hecho, las provincias limítrofes son las que más contratos mueven en una y otra dirección, lo que demuestra que son mayoritariamente desplazamientos laborales, no emigraciones.

En definitiva, estamos ante una noticia plagada de errores que anulan su validez. Puede parecer una tontería, pero es demasiado frecuente ver en los medios de comunicación ciertas informaciones que se basan en cifras mal calculadas o en errores de interpretación propios de quien se lanza a manejar datos sin antes conocer a fondo el significado real, el alcance y la metodología de las estadísticas que maneja. Éticamente, esto debería ser un fraude para cualquier periodista.

Y para terminar, retomo algo de lo que ya advertí en este blog hace un año: “Nunca os fiéis de una estadística manejada por una empresa de trabajo temporal, sea Randstad o Adecco, que las carga el diablo”.

Ver Post >
Mérida es la ciudad con más trabajadores no residentes y Cáceres la que más estudiantes atrae.

Mérida es la ciudad extremeña que recibe a diario más trabajadores procedentes de otras localidades y Cáceres es la capital que atrae a más estudiantes de otras poblaciones. Son algunos de los datos más significativos de una estadística que el Instituto Nacional de Estadística ha publicado recientemente sobre la ‘población flotante’ o (con más propiedad) la ‘población vinculada‘ de las principales localidades de la región.

Todo el mundo sabe que los principales núcleos de población mueven un cierto número de personas que, pese a no figuran como residentes, tienen un contacto frecuente con el municipio. Es lo que se suele conocer como ‘población flotante’. Pero, ¿cuánta personas son exactamente?

El hecho de que esas personas no estén registradas como residentes hace difícil cuantificar la magnitud de la población flotante, pero el INE ha conseguido realizar un cálculo a partir de los datos del Censo de 2011 para todos los municipios mayores de 10.000 habitantes, detallando incluso si esa relación es por motivos laborales, educativos o de otro tipo.

Según el INE, Cáceres es la localidad extremeña con mayor población vinculada: 36.829 habitantes, que representan un 38,77% más con respecto a la población residente (95.003). En cifras totales, le siguen Badajoz, con 35.180; Mérida, con 18.533; Plasencia, con 10.887; y Don Benito, con 8.816. Pero si atendemos al porcentaje sobre la población residente, detrás de Cáceres, el segundo municipio que tiene más población vinculada es Zafra, con un 35,36%. A continuación están Navalmoral de la Mata, con un 33,56%; Mérida, con un 32,36%, y Coria, con un 30,78%. En el lado contrario están Almendralejo (16,8%), Villanueva de la Serena (19,2%) y Montijo (19,98%).

TRABAJADORES Y ESTUDIANTES

Poniendo el foco sobre la población que se halla vinculada a una localidad por trabajar en ella, Mérida es, con diferencia, la que atrae a un mayor número de trabajadores que residen en otros lugares: 9.417. No cabe duda de que la mayoría son trabajadores de la Administración autonómica que optan por desplazarse a diario a la capital desde sus lugar de residencia. La segunda ciudad que recibe más trabajadores es Badajoz, con 8.271, seguida por Cáceres, con 7.671, y ya a mucha distancia Don Benito, con 2.851; Plasencia, con 2.745, y Zafra, con 2.443.

Si se comparan estos datos con el número de personas que residen y trabajan en la misma ciudad, se ve que el 36,7% de los 25.680 trabajadores que hay en Mérida viene a diario de fuera. Es decir, una de cada tres personas que trabajan en la ciudad no tiene su residencia en ella. Un porcentaje casi idéntico, el 36,6%, corresponde a Zafra. A continuación están Montijo (31,5%), Navalmoral de la Mata (30,1%) y Coria (30%). En el extremo opuesto se encuentran Badajoz (15,9%), Cáceres (20,9%), Plasencia (21%), Villafranca de los Barros (22,9%) y Almendralejo (24%).*

En cuanto a los estudiantes (mayores de 16 años), Cáceres es la ciudad que acapara más alumnos no residentes: 8.217. Esta cifra representa el 28,8% del total de los estudiantes que hay en el municipio. El otro gran campus universitario, Badajoz, recibe 7.320 alumnos. Como es lógico, a mucha distancia se encuentran Mérida (2.120), Plasencia (1.684), Don Benito (1.502) y Navalmoral de la Mata (1.213).

SEGUNDA RESIDENCIA

No obstante, el grupo más voluminoso de población vinculada es el correspondiente a aquellas personas que declaran pasar en cada ciudad más de 14 noches al año. Se trata, fundamentalmente, de gente que tiene una segunda residencia y pasa en ella determinadas temporadas o la utiliza con cierta frecuencia. En este aspecto, Cáceres vuelve a ser la ciudad con más población vinculada: 20.941, por delante de las 19.589 de Badajoz. Muy por detrás están Mérida (6.996), Plasencia (6.458) y Don Benito (4.463).

Y para terminar, un último análisis de evolución. Como apunta el propio INE, la población vinculada ha ganado “mayor relevancia debido a que el número de desplazamientos que realizan las personas ha aumentado en los diez últimos años”. Este hecho se pone de manifiesto al comparar los datos actuales con los que este Instituto obtuvo a partir del Censo del año 2001, el primero en el que calculó la población vinculada de cada municipio. Se constata que la tasa de vinculación, es decir, el porcentaje de población vinculada con respecto a la población residente ha crecido notablemente en todas las localidades. Y eso que el número de habitantes ha ido aumentando.

En 2001, Cáceres estaba también a la cabeza, pero entonces la población vinculada equivalía al 31,2% de la población residente, frente al 38,77% actual. Mérida, que era la segunda, ha pasado del 20,9% al 32,36%. Pero el caso más significativo ha sido el de Zafra, donde la población vinculada ha avanzado 16,9 puntos, hasta colocarse en segunda posición. También se han producido fuertes incrementos en Navalmoral (14,8 puntos), Coria (14,5 puntos) y Miajadas (12,9 puntos). Almendralejo ha sido la localidad con menor subida de la población vinculada, con 4,7 puntos, hasta alcanzar el 16,8%, que es, como ya se ha apuntado, el menor porcentaje en la actualidad.

En el siguiente gráfico interactivo se pueden encontrar las principales cifras comentadas:

*Nota: Las localidades han sido corregidas, gracias al redactor de Hoy Antonio Armero, que ha advertido el error.

Ver Post >
Mérida fue la localidad que más habitantes ganó en 2012 y Trujillo la que más perdió

El Instituto Nacional de Estadística ya ha publicado los datos oficiales de población correspondientes al Padrón municipal a 1 de enero de 2013. Comparándolos con los del año anterior, la primera conclusión es que Mérida fue la localidad que ganó más habitantes a lo largo de 2012 y Trujillo la que más población perdió.

En concreto, el número de habitantes empadronados en la capital autonómica a principios de 2013 subió hasta los 59.049, que son 885 más que los del año anterior. Le sigue Badajoz, que al descontar a Guadiana del Caudillo tras la independencia de esta antigua entidad local menor se queda en 150.621 habitantes, 875 más que a principios de 2012.

La clasificación de los 10 municipios con mayor crecimiento de población se completa con Almendralejo, que sumó 407 habitantes; Rosalejo, que en un solo año ha crecido en 261 vecinos; Cáceres, con 257 habitantes más; Don Benito, con 101; Villanueva de la Serena, con 86; Fuente de Cantos, con 77; Santa Cruz de Paniagua, con un sorprendente aumento de 60 vecinos que en un solo año eleva la población a 361 habitantes; Almaraz, con 56, e Ibarhernando, con 51.

Es normal que las mayores localidades estén en cabeza de los aumentos si se toma como referencia la variación absoluta del número de habitantes, pero si se toma el aumento en porcentaje el ránking cambia notablemente. En este caso lo encabeza Santa Cruz de Paniagua, que con esos 60 habitantes más que ya he apuntado consigue un crecimiento del 20,6%. Le sigue Rosalejo, que también suma un 20,3%. A más distancia están Pedroso de Acim (12,7%), Alcollarín (11,6%), Santa Cruz de la Sierra (10,2%), Ibahernando (9,7%), Torrejón el Rubio (8,3%), Alagón del Río (5,7%), Almaraz (3,6%) y Talaván (3,4%).

En el lado contrario, la clasificación de municipios con mayores pérdidas de población está encabezada por Trujillo, que en 2012 perdió 561 habitantes, hasta situarse en 9.085. Tal vez parte de este descenso esté relacionado con los notables aumentos de los localidades próximas ya citadas, como Santa Cruz de la Sierra e Ibahernando. Después de Trujillo se colocan Azuaga, con 246 habitantes menos; Jerez de los Caballeros, que baja en 151 vecinos; Aceuchal, con 136 menos; Navalmoral de la Mata, con 127 menos; La Garrovilla, con 120 menos; Madroñera, que baja en 111; Castuera, que pierde 98, y Arroyomolinos, con 93 menos.

Si medimos las variaciones en porcentaje, los mayores descensos de población se registraron en Campillo de Deleitosa (-17,6%), Villamiel (-12,8%), Pozuelo de Zarzón (-11%), Salvatierra de Santiago (-10,2%), Oliva de Plasencia (-10,2%), Arroyomolinos (-9,8%), Aldeacentenera (-9,3%), Descargamaría (-9,1%), Casares de las Hurdes (-9%) y Botija (-9%).

En el gráfico interactivo de más abajo se puede consultar la clasificación, con el número total de habitantes. En la parte inferior hay un buscador para facilitar la búsqueda del municipio deseado.

EXTREMADURA PERDIÓ POBLACIÓN, PERO MENOS DE LA ESTIMADA

Más allá de la curiosidad de los datos por municipios, es preciso analizar los datos más globales. Así, vemos que solo 73 de los 386 municipios extremeños ganaron población en 2012 y cuatro (Feria, Rena, Gargantilla y El Gordo) se mantuvieron sin cambios. De los 308 que vieron reducir el número de empadronados, más de dos tercios (en concreto, 211) registraron un descenso de más de 10 habitantes.

En total, Extremadura perdió en 2012 un total de 4.126 habitantes, un 0,37%, hasta quedarse en 1.104.004 personas. Es el segundo año consecutivo con descenso del número de habitantes en la región. Y como viene siendo habitual, la provincia de Cáceres experimentó un peor comportamiento, con un descenso de 3.322 habitantantes (0,8%), frente a los 804 que bajó la provincia de Badajoz (0,1%). A 1-1-2013 se situaron en 410.275 y 693.729 habitantes, respectivamente.

Con respecto a la pérdida de población de Extremadura, hay que apuntar que el descenso definitivo se ha quedado casi en la mitad del inicialmente estimado cuando en abril se publicó el avance del padrón. Entonces el INE calculó que la región había menguado en 7.991 habitantes. Sin embargo, en este blog (“¿Por qué perdemos población en Extremadura?”) ya expresé que aquellos datos no cuadraban con las variaciones que se mostraban en las estadísticas sobre migraciones y sobre movimiento natural de la población: “Las tendencias históricas y el cruce de datos con otras estadísticas conduce a conclusiones no muy coherentes o, incluso, contradictorias”. Ha vuelto a ocurrir lo mismo que el año anterior, pues la pérdida de población en el año 2012 también se quedó prácticamente en la mitad de la estimada en el avance.

¿Y a qué se debe esa pérdida de 4.000 habitantes? Pues como ya he expliqué hace seis meses (“Las claves de la pérdida de población en Extremadura en 2012”), la mayor parte del descenso de población se debe al saldo vegetativo negativo, es decir, a que hay más muertes que nacimientos. En concreto, los datos definitivos dicen que las defunciones superaron en 1.924 personas a los nacimientos. En cuanto a las migraciones, Extremadura perdió 1.451 habitantes, 61 con respecto al extranjero y 1.390 con respecto al resto de España.

Ver Post >

Otros Blogs de Autor