Blogs

Manuel Pecellín

Libre con Libros

RETIRADA DE PUREZA CANELO

Me toca a mí  hoy emprender la retirada, tanguea un emocionante Carlos Gardel, anunciando que el cuerpo ya no le resiste y despidiéndose con resignación de su barra farrera. La enfermedad le habría podido. Ignoro qué induce a una mujer tan fuerte como Pureza Canelo (Moraleja, 1946), Medalla de Extremadura y miembro de la R. Academia Extremeña,  a componer este poemario, donde parece decir adiós, aunque la memoria de lo que  se ha sido, de cuanto se amó y nos encendió los pulsos, desde la infancia junto a al terruño matrio, continúe resistiéndose a difuminarse.

Retirada va a ser “un volver sobre lo vivido y lo escrito hincada en el adiós, sin pena ni gloria. Contarlo: he estado aquí, compartí sufrimiento, no superé lo desabrido de la especie humana mordiéndose y ajustándose sus horribles cuentas, ni mi pertenencia a ella contribuyó a mejorarla” (pág. 7), adelanta la autora en declaración preliminar. El pesimismo antropológico que rezuma, sin perdón ni para sí misma, sólo acaso hacia el paisaje donde se troqueló su mirada adolescente, reaparecerá en todas las páginas. Ni siquiera la escritura –honda, clara, esencial, según la ella la persigue con actitud juanramoniana – supone la redención definitiva.

Pureza Canelo la ha practicado de modo implacable, desde las entregas iniciales, Celda verde o Lugar común (ambas de 1971), hasta sus entregas últimas, A todo lo no amado (2011) u Oeste (2013). Un largo curso poético, en que sobresalen otros títulos, como El barco de agua (1974), Habitable (1986), Pasión inédita (1990), Moraleja(1995), No escribir (1999), Dulce nadie (2008) y Poética y poesía (2008). A todas se hacen guiños, abiertos o sesgados, en esta conmovedora Retirada.

La escribe Pureza alejándose del verso, pero con enorme carga lírica. Estos poemas en prosa, cuyas anáforas insisten sobre lo esencial, constituyen auténticos paradigmas de la desnudez que, discípula de Juan Ramón Jiménez, ha perseguido siempre la cacereña.  Al autor de Platero y yo está dedicada uno, central en el libro, iniciado con el acrónimo JRJ. Sirviéndole de un fenómeno tan actual en las prospecciones petrolíferas como el del “fracking”, construye reveladora alegoría: el de Moguer lo habría practicado “en el inmenso cuerpo de la poesía”, dado que “su extracción es implacable, no tiene límite, deja el esqueleto de la palabra hecho esquirlas que él atesora en su Hacer y Deshacer” (pág. 49). Es como la “piqueta de los gallos” lorquiana, que cavan buscando la autora, pero con la superpotencia de los artefactos mecánicos.

Enamorada Canelo de esa escritura de exigencia universal, que sólo asiste a quien se atreve a buscarla y agujerear mundos, no perdona a cuantos se conforman y rinden rápido: fatigados o quizás movidos por intereses mediocres, entregan sus útiles, las herramientas lingüísticas, ante rendimientos mínimos o gangas espurias.

El análisis retrospectivo que estos poemas comportan (Miré los muros de la patria mía…) se vehicula alternativamente entre el monólogo interior de la autora  y su voz en tercera persona, con constantes implicaciones en el discurso del propio sujeto lírico, que extiende sus presentimientos sobre la mezquindad humana a la constatación de cómo la palabra se resiste a las oportunas expresiones, hasta el punto de poner entre interrogantes su propia capacidad de escritura. Por suerte, la duda parece más bien retórica o, al menos, fácticamente superable y los poemas van conformándose, uno tras otros, fieles a la tríada que se les impone: esencialidad (para fundirme con ella), claridad (para tocar la campana), profundidad (para asustar a Dios).

“Sobrecoge la vanidad del escritor, el ego y su torpeza de creer alcanzar un reconocimiento ¿de qué?”, concluye el poemario. Por fortuna, Pureza Canelo ha sabido sobreponerse, una vez más, superando las arenas movedizas de la creación, que la invitarían antes “al secretismo de la ausencia”, para entregarnos una nueva obra, ojalá no de absoluta despedida.

 

Pureza Canelo, Retirada. Valencia, Pre-Textos, 2018.

Temas

Blog dedicado a la literatura de Manuel Pecellín

Sobre el autor