Hoy

img
Categoría: Varios
Seis localidades extremeñas batieron ayer su récord de temperatura

El 13 de julio de 2017 se va a convertir en una fecha señalada en los anales meteorológicos de Extremadura. La ola de calor que abrasa estos días la región elevó ayer los termómetros hasta alcanzar en muchos observatorios las temperaturas más altas desde que hay registros. En Badajoz Aeropuerto, Cáceres, Don Benito, Llerena, Jerez de los Caballeros y Herrera del Duque se batieron los récords absolutos, con temperaturas superiores a los 44 e, incluso, los 45 grados.

Los datos provisionales que ofrece la Agencia Estatal de Meteorología indican que el nuevo récord regional de temperatura lo comparten desde ayer los observatorios de Badajoz Aeropuerto y Jerez de los Caballeros, con 45,4 grados. En ambos casos supone la temperatura máxima registrada no solo en un mes de julio, sino en toda la serie histórica. La localidad templaria tiene el mérito de haberla alcanzado antes, a las cuatro y diez de la tarde, dos horas antes que en la capital pacense. Además, es el municipio que más amplía su récord: Badajoz Aeropuerto lo superó en más de medio grado (el dato más alto hasta ahora se había alcanzado el 3 de agosto de 2003, con 44,8 grados), mientras que Jerez de los Caballeros lo aumentó más de un grado (la máxima histórica era de 44,1 grados, registrada el 9 de junio del año pasado.

Castuera (45,1), Badajoz ciudad (44,7), Olivenza (44,7) y Villafranca de los Barros (44,6) fueron los siguientes observatorios en la clasificación de temperaturas más altas alcanzadas ayer. Probablemente se alcanzaron también máximas récord, pero no se dispone de acceso a los datos históricos de estas ubicaciones.

Mérida se quedó con la séptima mayor temperatura, con 44,5 grados, pero no marcó ningún récord, pues no superó los umbrales de julio de 1995 (44,8) ni de agosto de 2003 (46,4).

Además de Badajoz Aeropuerto y Jerez de los Caballeros, los otros observatorios que alcanzaron récords absolutos han sido Don Benito, con 44,1 grados (dos décimas más que julio de 1995); Herrera del Duque, también con 44,1 grados (un grado más que en septiembre de año pasado); Llerena, con 43,4 grados (medio grado más que en agosto de 2012); y Cáceres, con 43,2 grados (seis décimas más que en agosto de 2005).

Sin llegar a superar los máximos históricos, en Navalmoral de la Mata (43,3 grados), Valencia de Alcántara (42,0) y Plasencia (41,6) se alcanzaron las temperaturas más altas registradas hasta ahora en un mes de julio.

En el siguiente gráfico puede consultarse la clasificación de temperaturas máximas anotadas en todos los observatorios disponibles de la AEMET:

 

Ver Post >
El error de interpretar los datos de movilidad laboral como emigrantes

Desde hace ya algún tiempo, las agencias de trabajo temporal vienen desarrollando una estrategia de márketing que consiste en difundir informes estadísticos. Y no habría ningún problema en ello si no fuera porque muchos de esos informes, aparentemente rigurosos, se sustentan en interpretaciones y cálculos erróneos que pasan inadvertidos para quienes no conocen a fondo las estadísticas laborales. Ya ha ocurrido reiteradamente con Adecco y sus supuestos informes sobre emigración al exterior con datos extraídos del Padrón de Españoles Residentes en el Extranjero, como ya comenté aquí hace más de dos años: ¿Cuántos extremeños emigran al extranjero?

Pues volvemos a tener un ejemplo reciente. Ayer mismo, la agencia Randstad publicó una nota de prensa con el siguiente titular: “Los trabajadores de Castilla La Mancha, Castilla y León y Aragón son los que más emigran por motivos laborales”. El contenido toma como base las cifras del Boletín trimestral de datos básicos de movilidad que publica el Servicio Público Estatal de Empleo (SEPE), correspondiente al primer trimestre de 2014, en el que se recogen todos aquellos contratos que implican que el trabajador consigue un empleo en una provincia distinta a la de residencia.

Pero la agencia (o quienes preparan el informe por encargo) mete la pata al convertir el número de contratos con movilidad en trabajadores emigrantes. Y el problema es que, con la confianza de que ese informe lo ha elaborado alguien experto, casi ningún medio se para a comprobar los datos y se hace eco sin más contemplaciones. Empiezan las agencias (por ejemplo, Efe: “La tasa de movilidad laboral en España se sitúo en el 12,48% durante el primer trimestre“), que luego crean una nota en cada comunidad autónoma con sus respectivos datos (en Extremadura, “Casi 6.000 trabajadores emigraron de la región en el primer trimestre“), y hasta se hacen grandes reportajes incluso en la prensa económica, que debería ser la entendida en estas cuestiones (Cinco Días: “Obligados a cambiar de provincia“). De este modo, la equivocación va en cadena sin que nadie la detenga.

Veamos cuáles son los principales errores de interpretación de la supuesta noticia:

1.- Los datos de movilidad laboral solo reflejan número de contratos, no personas. El hecho de que en España se hayan firmado más de 440.000 contratos que implican movilidad provincia no significa que 440.000 trabajadores hayan encontrado empleo en otras provincias. Hay trabajadores, por ejemplo en el sector agrario, que en un periodo firman varios contratos de corta duración. Es el mismo error que si se dijera que, puesto que en julio se firmaron 58.256 contratos en Extremadura, hubo 58.256 trabajadores que encontraron empleo. Por tanto, el número de contratos no puede interpretarse como número de trabajadores.

2.- La suma de los saldos provinciales no es  igual al saldo autonómico total. Los datos que facilita el SEPE son a exclusivamente a escala provincial y contabilizan contratos que implican salida o entrada del trabajador en la provincia. De la diferencia entre esas dos cifras se obtiene el saldo, que puede ser positivo (hay más contratos de entrada) o negativo (más contratos de salida). Lo que no se puede hacer es sumar los saldos de cada provincia para hallar el saldo autonómico, puesto que en las cifras de cada provincia se incluyen aquellos contratos que suponen entrada o salida con respecto a otras provincias de la misma comunidad.

Si Badajoz tiene un saldo de -3.720 y Cáceres tiene -2.243, el saldo autonómico de Extremadura no puede ser -5.943, puesto que se están contabilizando contratos que implican movimientos entre ambas provincias. Este problema crece cuantas más provincias tenga la comunidad autónoma en cuestión. En conclusión, los saldos autonómicos calculados por Randstad están inflados. ¿Cuál sería la cifra real? Todavía no podemos saberlo, porque los datos publicados trimestralmente no detallan el cruce provincial. El informe exhaustivo del SEPE se publica con carácter anual y con cierto retraso, pues el último disponible corresponde al año 2012.

3.- Encontrar un trabajo en otra provincia no supone ser un emigrante. Con mucha frecuencia, la gente se desplaza a otra provincia a trabajar sin cambiar su domicilio real. Es el caso de cientos de funcionarios que cada día viajan de Cáceres a Mérida para trabajar en el Gobierno regional. Yo mismo hago ese trayecto a diario. Siguiendo el criterio de Randstad, todos seríamos emigrantes, pero es obvio que esto no es así. De hecho, las provincias limítrofes son las que más contratos mueven en una y otra dirección, lo que demuestra que son mayoritariamente desplazamientos laborales, no emigraciones.

En definitiva, estamos ante una noticia plagada de errores que anulan su validez. Puede parecer una tontería, pero es demasiado frecuente ver en los medios de comunicación ciertas informaciones que se basan en cifras mal calculadas o en errores de interpretación propios de quien se lanza a manejar datos sin antes conocer a fondo el significado real, el alcance y la metodología de las estadísticas que maneja. Éticamente, esto debería ser un fraude para cualquier periodista.

Y para terminar, retomo algo de lo que ya advertí en este blog hace un año: “Nunca os fiéis de una estadística manejada por una empresa de trabajo temporal, sea Randstad o Adecco, que las carga el diablo”.

Ver Post >
Los extremeños recortan aún más en bingos y máquinas tragaperras

Los extremeños siguen recortando sus gastos en juegos de azar, sobre todo en bingos y máquinas tragaperras, que han caído más de la mitad desde el inicio de la crisis. Así lo refleja la Memoria Anual del Juego 2012, publicada por el Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas, donde se recoge que las cantidades jugadas el año pasado en Extremadura sumaron 448 millones de euros. Es un 10,6% menos que el año anterior, pero la bajada no es tan abultada como el 15,7% registrado en 2011. Lo mismo ocurre con el total de las comunidades autónomas (23.183 millones), que disminuyó un 5,9%, frente al 9,7% del año anterior.

No obstante, la cifra total del país, incluido el juego online y otros no regionalizables, se situó en 25.988 millones de euros, solo un 1,1% inferior a 2011. La explicación a esta pequeña reducción en comparación con la media regional es que, además de los recortes forzados por la crisis, se está produciendo un trasvase desde los juegos habituales en punto de venta hacia otras modalidades a través de internet, que no pueden asignarse estadísticamente a cada comunidad.

Desde 2008, año en el que se alcanzaron los mayores registros, las cantidades jugadas han caído un 34% en Extremadura, casi seis puntos más que la media de las comunidades, que ha perdido el 28,2%. El total nacional retrocede menos, un 19,6%, por la creciente pujanza del juego online. En cualquier caso, todas las cifras están por debajo de la alcanzada en 2003 (primer año con datos disponibles), mucho antes de que empezara la crisis.

En comparación con las demás comunidades, Extremadura es la segunda región donde menos se juega por habitante: 404 euros, frente a los 490 euros de la media, como se ve en el gráfico interactivo que hay al final de este post. No obstante, la Memoria señala que Extremadura es una de las regiones donde el juego per cápita medido en relación con la renta por habitantante es superior a la media.

Si hay que jugar menos, los extremeños prefieren seguir siendo fieles a las Loterías y Apuestas del Estado y a los juegos de la Once y apostar menos en otras opciones, más o menos en línea con lo que hace el resto de españoles. En 2012, Extremadura gastó 185 millones de euros en los juegos organizados por el Estado, un 3,6% menos que el año anterior (la media de comunidades bajó el 4,8%), pero se mantiene cerca del máximo de 193 millones registrado en 2009. Hay que decir que esa confianza tuvo su recompensa, pues el Estado devolvió en premios un total de 128 millones, un 34,7% más.

Entrando en detalle, los extremeños jugaron menos a la Lotería Nacional (87 millones, -6,5%) y a la Primitiva (46 millones, -4,2%), apostaron más al Euromillones (crece de nuevo hasta alcanzar los 31 millones, un 6,9% más) y siguieron fieles a la Bonoloto (14 millones) y a la Quiniela (8 millones). En el total nacional, en cambio, disminuyeron todas las opciones.

En cuanto a los juegos de la Once, los extremeños se jugaron 50,4 millones de euros, apenas un 0,8% menos que en 2011 (la media bajó el 2,2%). El grueso fue a parar a las distintas variantes del cupón, con un total de 39,6 millones, un 3,6% menos. Sin embargo, continúan ganando con fuerza cuota de mercado las otras modalidades de la Once: las loterías instantáneas (los ‘rascas’), con 8,4 millones, un 6,3% más, y el juego activo, con 2,4 millones, un 33,3% más. Pero, pese a mantener el gasto en la Once, los extremeños tuvieron menos suerte con estos juegos, puesto que obtuvieron en premios 22,3 millones de euros, un 14,6% menos que el año anterior.

Los principales recortes de gasto se registraron en los demás operadores de juego. Las máquinas ‘tipo B’, las conocidas como tragaperras, que acaparan un tercio de lo gastado, volvieron a caer con fuerza. En 2012 se jugaron en la región 159 millones de euros, un 16,8% menos que el año anterior, aunque lo llamativo es que acumulan una caída del 50,3% con respecto a 2008 (en el caso del total nacional, el 41,3%).

Peor camino llevan los bingos, que perdieron el año pasado un 26,5%, hasta quedarse en 25 millones de euros. Esta cifra es un 63,2% inferior a la de hace cinco años (el 46,2% menos en la media regional). Como se jugó menos, los premios se redujeron en la misma proporción: 16 millones, en lugar de los 21 millones que se alcanzaron en 2011.

Por último, el Casino de Extremadura vio descender las cantidades jugadas hasta los 29 millones, un 12,1% menos que el año anterior. Desde 2008 acumula un retroceso del 37%, prácticamente igual que los demás casinos del país (34,8%).

Ver Post >
¿Son comparables el paro registrado y la afiliación?

Estamos acostumbrados a que los datos del paro registrado y la afiliación a la Seguridad Social susciten opiniones de todo tipo, a menudo tan opuestas como los puntos de vista de quienes los valoran. Pero en esta ocasión, las cifras de junio han dado pie a una interpretación que se sale de lo normal: como el número de desempleados ha bajado en 3.531 personas, pero los cotizantes solo han subido en 1.763 personas, hay quien ha concluido que la diferencia, de 1.768 personas, son extremeños que han emigrado de la región para trabajar o buscar empleo en otros lugares. Para quien no conozca las estadísticas del mercado laboral, el dato puede resultar alarmante, sobre todo si se tiene en cuenta que, según esos mismos cálculos, desde octubre más de 9.000 personas se han marchado de Extremadura. ¿Son ciertos esos datos? Pues técnicamente no lo son, como vamos a ver a continuación.

En primer lugar, las estadísticas del paro registrado y de afiliación a la Seguridad Social no son comparables. Sin entrar en prolijas explicaciones técnicas, hay que saber que el paro registrado es solo una estadística de personas que se inscriben como demandantes en las oficinas públicas de empleo. Mientras, la afiliación a la Seguridad Social recoge el número de cotizantes a cualquiera de los regímenes públicos de protección social. Pero en conjunto, las variaciones que se producen en esas estadísticas no son simétricas, es decir, una subida del paro de 1.000 personas no supone un descenso de 1.000 afiliados, ni viceversa, porque están midiendo cosas distintas.

Para empezar, ni todos los inscritos en las oficinas de empleo buscan realmente trabajo, ni todos los que buscan trabajo se apuntan en esas oficinas, puesto que no es obligatorio. Por eso, que el paro baje en 1.000 personas no quiere decir que 1.000 hayan encontrado trabajo, porque puede haber un número indeterminado de gente que consigue un empleo sin necesidad de apuntarse al paro, de modo que en total serían más de 1.000. Además, hay gente que pasa directamente del paro a la jubilación. Y también hay casos de personas a quienes se les anula la demanda porque los inspectores de trabajo han averiguado que realmente estaban empleadas. O incluso gente que desiste de buscar trabajo.

En sentido contrario, que el desempleo suba en 1.000 personas no significa que sean 1.000 pérdidas de empleo, porque hay personas que se incorporan a las oficinas por primera vez desde la inactividad (estudiantes o recién titulados, por ejemplo), no por haber sido despedidos.

En cuanto a la afiliación, en sus variaciones no solo influyen las personas que se dan de alta o de baja por tener o perder su empleo, sino también el número de personas que dejan de figurar por haberse jubilado. Además, no todas las personas que pierden su trabajo se inscriben en una oficina de empleo. Lo hará la mayoría para poder acceder a las prestaciones por desempleo, pero quienes no tengan derecho carecen de incentivos para apuntarse.

Por todo ello, a veces se producen subidas del paro y, al mismo tiempo, de la afiliación, o bajadas en ambos registros, o variaciones de signo contrario, pero de diferente cantidad, que es lo más habitual.

En definitiva, no tiene sentido establecer comparaciones entre el paro registrado y la afiliación a la Seguridad Social. No han coincidido ni ahora, ni nunca. Por eso resulta llamativo que haya personas que, pese a haber manejado a fondo ambas estadísticas durante años, hayan hecho un cálculo como el que comentaba al principio y hayan achacado la diferencia a la emigración. No hace falta recurrir al padrón o a las estadísticas de movimiento de población que en este blog comentamos con frecuencia, porque el propio razonamiento técnico echa por tierra el espejismo de esa emigración masiva.

El argumento se cae también si tomamos otras referencias. Si en junio se ha producido en España una bajada del paro de 127.248 personas y una subida de la afiliación de solo 26.853, la diferencia es de algo más de 100.000 personas. ¿Alguien se cree que 100.000 habitantes se hayan ido de España en un solo mes a buscar trabajo en otro país? Obviamente, no. Otro ejemplo: en mayo bajó el paro en Extremadura en 2.129 personas, mientras que la afiliación creció en 3.979, de modo que la región habría ganado ese mes 1.850 inmigrantes laborales, más incluso que los extremeños ‘perdidos’ en junio. Y así podríamos seguir estirando hasta el ridículo.

Un error parecido aparecía este fin de semana en un artículo de opinión publicado en el Hoy, pues se ha echado mano de una estadística de contratos para argumentar que más de 9.600 extremeños emigraron de la región en el primer trimestre del año. La cifra no solo parte de un fallo de interpretación de los datos -nunca os fiéis de una estadística manejada por una empresa de trabajo temporal, sea Randstad o Adeccim que las carga el diablo-, sino que además no coincide con la citada por otras personas, que calculan una emigración menor en un plazo tres veces mayor.

No es una cuestión de siglas partidistas, sino una cuestión de rigor. El contrato que cada cuatro año suscribimos los ciudadanos con nuestros representantes políticos (no hablemos ya de otro tipo de organizaciones) exige que estos últimos pongan todo su empeño en hacer un trabajo productivo, eficaz, honesto, sensato y riguroso. Si no, irá en perjuicio de su credibilidad, de su valoración social y, en definitiva, de su propio futuro. Ya lo dicen los sondeos…

P.D.: Hay también un detalle importante que no comenté en su momento y que redunda en por qué no son comparables. Cuando a principios de cada mes el Ministerio de Empleo da a conocer los datos del mercado laboral, publica los datos de paro registrado del último día del mes anterior y los datos de afiliación a la Seguridad Social en media durante el mes anterior. Esto se debe a que los datos definitivos de afiliación a fin de mes no están disponibles hasta unos diez días más tarde. Esto supone que los datos de paro y afiliación que se conocen cada inicio de mes no se corresponden a la misma fecha de referencia y, por tanto, por esta razón tampoco son comparables.

Ver Post >
Una de cada tres empresas extremeñas está en Facebook

Los medios sociales han conseguido atraparnos a todos en muy poco tiempo, y no sólo a los ciudadanos, sino también a las empresas. Lo demuestran los datos de la encuesta sobre uso de tecnologías de la información y comunicación (TIC) en las empresas de más de 10 trabajadores que hoy ha publicado el Instituto Nacional de Estadística, que por primera vez ha preguntado con detalle sobre cuáles son los medios sociales más utilizados.

Uno de los hechos más llamativos es que el 36% de las empresas extremeñas con conexión a Internet tiene perfil en alguna de las redes sociales: Facebook, LinkedIn, Google+, Tuenti,… Es decir, una de cada tres empresas conecta con sus clientes a través de redes sociales. Pero más llamativo es que Extremadura es la comunidad con mayor porcentaje de empresas que utilizan esas redes, por delante de Madrid (33,6%), Andalucía (32,7%) y Cataluña (31,8%) y muy por encima del 29,1% de la media del país.

Además, el 8% de las empresas extremeñas ha creado blogs de empresa o utiliza una red de microblogs como Twitter, aunque en este caso por debajo de la media, que es del 13,9%. Hay también un 10,6% de empresas extremeñas que ha utilizado páginas para compartir contenido multimedia, ya sean vídeos (Youtube) o fotos (Picassa, Flickr,…), mientras que la media es del 15,3%. Lo menos atractivo para las empresas, tanto extremeñas como españolas en general, son las herramientas para compartir conocimientos que pueden ser editadas por múltiples voluntarios a través de navegador web.

En general, el 96,3% de las empresas extremeñas tiene ordenador y el 96,2% lo tiene además conectado a Internet y con correo electrónico. Extremadura sigue estando entre las comunidades con menor porcentaje (las medias son del 98,9% y el 98%, respectivamente), pero hay que subrayar que es la tercera región que más ha avanzado en los últimos cinco años en la implantación de Internet en las empresas. Entre las que se conectan a la Red, el 97,7% lo hace a través de líneas de banda ancha, sean fijas (ADSL o superior) o móviles.

Extremadura es también la tercera comunidad con mayor aumento del porcentaje de empresas que no solo usa Internet, sino que tiene abierta alguna página web, al pasar del 45,3% en 2008 al 64% en 2013, más cerca de la media del 71,6%. De ellas, el 6,5% dispone de una página en la que se pueden realizar pedidos o reservas online, por debajo del 9,1% de la media.

Por otro lado, se coloca como la comunidad con mayor porcentaje de empresas que disponen de telefonía móvil: el 95,2%, frente a una media del 94,7%. Y está prácticamente equiparada al resto en el uso de programas de código abierto, el conocido como software libre.

Más curiosidades: para facilitar el trabajo a distancia, el 25,5% de las empresas extremeñas proporciona algún tipo de ordenador portátil (netbook, notebook, tableta,…) y el 31,3% emplea otros dispositivos portátiles, fundamentalmente los teléfonos inteligentes o smartphones, con conexión a Internet para uso empresarial.

Ver Post >
Daniel y María, los nombres de moda entre los recién nacidos extremeños

Si va usted por la calle y llama a gritos a Antonio, Manuel o María, no se extrañe si se dan la vuelta unas cuantas personas. Si en Extremadura hay 23.524 hombres que se llaman Antonio, 22.774 Manueles y 20.680 Marías, es bastante problable que se tope con alguna. O que usted mismo tenga alguno de esos nombres, porque son los nombres más comunes en nuestra región, según los datos publicados hoy por el Instituto Nacional de Estadística a partir de los datos del padrón del 1 de enero de 2012.

Entre las mujeres que residen en la región, los nombres más frecuentes son, por este orden, María, María del Carmen, Isabel, Antonia y Carmen, todos con más de 10.000 personas. En el caso de los hombres, los más repetidos son Antonio, Manuel, Francisco, José, Juan y José Antonio, también con más de 10.000. En los siguientes gráficos interactivos se pueden consultar los 25 nombres más habituales de cada sexo (al pulsar se obtiene la cifra exacta de cada uno).

Más allá de cuáles son los nombres más repetidos en general, resulta curioso entrar en el detalle de cuáles son los más habituales entre los niños que nacen cada año en la región, porque son un buen reflejo de las modas, que en esto de elegir nombres también las hay. En 2011, último año publicado por el INE, Daniel y María destacaron como los nombres más repetidos.

Entre los niños, Daniel ha conseguido desbancar a Alejandro, que se ha alzado como el número uno en siete de los diez últimos años. Javier y David están perdiendo posiciones frente a Adrián o Hugo.

Entre las niñas, María también le ha arrebatado el primer puesto a Lucía, que había reinado durante ocho años consecutivos. Paula se mantiene en el tercer lugar, pero casi lo pierde frente a Carla, que viene subiendo con fuerza en los últimos años.

En el siguiente gráfico interactivo se ve la evolución de los nombres de moda de los últimos años, con la posibilidad de seleccionar por nombre o por sexo:

Hay que decir también que, en general, los extremeños no nos salimos mucho de la norma a la hora de seleccionar los nombres de nuestros hijos, porque todos ellos están dentro del ránking de los 25 nombres más repetidos entre los nacidos en 2011 en España:

ALEJANDRO 5.879 LUCIA 6.143
DANIEL 5.858 PAULA 5.462
PABLO 4.980 MARIA 5.339
HUGO 4.871 SARA 4.345
ALVARO 4.372 DANIELA 4.270
ADRIAN 4.248 CARLA 3.937
DAVID 4.167 SOFIA 3.445
DIEGO 3.361 ALBA 3.329
JAVIER 3.325 CLAUDIA 3.323
MARIO 3.047 MARTINA 3.315
SERGIO 2.775 JULIA 3.101
MARCOS 2.722 MARTA 2.979
MANUEL 2.556 IRENE 2.909
IKER 2.535 LAURA 2.739
NICOLAS 2.444 VALERIA 2.566
JORGE 2.330 CARMEN 2.472
IVAN 2.277 ADRIANA 2.437
CARLOS 2.237 ELENA 2.258
MIGUEL 2.136 NOA 2.129
LUCAS 2.122 ANA 2.072
RUBEN 2.067 AINHOA 1.983

 

 

Ver Post >

Otros Blogs de Autor