Skip to content

CONTEMPOPRANEA

2010 julio 26
por Enrique Falcó

El Festival ContemPOPranea hace años que alcanzó ya el merecido apelativo de ser con diferencia una de las grandes citas nacionales de música del año. Siempre los grupos nacionales más punteros han estado en el escenario, junto al marco incomparable de las laderas del Castillo de Luna.

Un servidor ha tenido el placer de actuar en cuatro ocasiones en dicho Festival. La última vez fue con LEFT BROTHERS dando el pistoletazo de salida en la edición de 2001. A pesar de que la organización del Festival, encabezada por Agustín Fuentes, siempre nos ninguneó, el hecho de que aquel año fuésemos fichados por una compañía discográfica catalana y estuviéramos a punto de marcharnos hacia la ciudad condal a grabar nuestro disco, le obligó moralmente a hacernos un sitio en el cartel.

Sin embargo, con otro de mis grupos, LICH, la cosa era bien diferente. Con diferencia éramos uno de los grupos favoritos de la organización, y especialmente en la edición de 1999 ofrecimos una actuación impecable. La prensa se refería a nosotros como la “excelente banda pacense LICH” y no era para menos. Julio Ruiz, de Disco Grande, nos llamaba “ilustres veteranos”. Curioso lo de veteranos, pues mi amigo y compañero Óscar y yo tendríamos 20 ó 21 años, y “Papá” Chuli y el “Tío” Luis apenas 25, pero era cierto, llevábamos muchos años tocando. Tantos que fuimos en 1996, uno de los tantísimos grupos extremeños que participó en la primera edición. En aquella ocasión fuimos los VIOLENT POPES quienes ofrecimos una de las mejores actuaciones del festival, festival que en aquella, primera edición, tuvo mucho que agradecernos a tantísimos grupos extremeños que colaboramos desinteresadamente para llevarlo a buen puerto en todos los aspectos. No quiero nombrar a los grupos que recuerdo porque se me pueden olvidar muchos, o incluso cambiarle los nombres, ya que algunos de sus miembros tocan ahora en otras formaciones, pero puede decirse que prácticamente todos los que nos dedicábamos a la música entonces en Extremadura estuvimos en el Festival.

Siempre he criticado a Agustín Fuentes y a la organización en general, la deuda moral no pagada que aún tiene con esos grupos. No quiero decir que por ello hubiera tenido que sentirse obligado a hacerle sitio a todos los grupos de la región, pero sí es cierto que no les prestó ayuda a muchos que lo merecían en su momento y hubieran agradecido la excelente cobertura mediática que adquirió el Festival a los pocos años.

Aún así es un gran Festival. Con sus carencias por supuesto, como cualquier evento de este tipo, sobre todo en cuanto a infraestructura, que la organización se empeña en no corregir con el paso de los años. Algunos critican que muchos de los grupos han repetido en varias ocasiones. No obstante a su favor hay que añadir que es difícil sorprender en el tema musical después de tantos años ofreciendo a grupos de primera fila.

Espero, de corazón, que siga siendo una referencia nacional por muchos años, y sobre todo que la organización se esfuerce en que sea el escaparate de los grandes grupos extremeños que existen y que aún están por descubrir.