Hoy

img
VOLVER LA VISTA ATRÁS CON EL ATLAS DE LORENZO POSSI
img
Moisés Cayetano Rosado | 12-11-2014 | 15:21

Portada del libro

El equipo formado por Carlos Sánchez Rubio, Rocío Sánchez Rubio e Isabel Testón Núñez nos tiene acostumbrados a disfrutar de sus trabajos llenos de sorpresa en los descubrimientos, rigor en la investigación y amenidad en la exposición, constituyendo un tesoro documental y cartográfico de la Raya.

Tenemos sobradas muestras de ello en obras como Planos, Guerra y Frontera. La Raya Luso-Extremeña en el Archivo Militar de Estocolmo y en Corograhía y descripción del territorio de la plaza de Badajox y fronteras del reyno de Portugal confinantes a ella, ambas del 2003. En Imágenes de un Imperio perdido. El Atlas del marqués de Heliche, de 2004. En Cartografía de un espacio en Guerra. Extremadura 1808-1812, de 2008.

Y ahora nos sorprenden con esta obra monumental editada por “4 Gatos” y patrocinada por la Fundación Caja Badajoz en gran formato, con 280 páginas: El Atlas Medici de Lorenzo Possi, 1687. “Piante d’Estremadura, e di Catalogna”, exhaustiva, ejemplar, que profundiza en la vida y obra de un ingeniero militar italiano al servicio de la Monarquía Hispánica en los tiempos difíciles de las sublevaciones de Portugal y Cataluña en la segunda mitad del siglo XVII.

El volumen, tras una presentación del Presidente de la Fundación Caja Badajoz, Francisco Manuel García Peña, y prólogo del catedrático de la UEX Miguel Ángel Melón Jiménez, se divide en diez capítulos, dedicados seis de ellos a la justificación e investigación de los autores del trabajo, uno a la descripción del Atlas de Lorenzo Possi, más otros tantos a la transcripción de las leyendas de los mapas y planos, bibliografía e índice onomástico. Entre los seis primeros y los cuatro restantes, nos ofrecen copia fiel del propio Atlas de Lorenzo Possi.

Índice del Atlas

Índice del Atlas

Este magnífico Atlas se compone de un mapa general de Extremadura y la zona portuguesa limítrofe, otro de Cataluña, uno más del Rosellón y otro de la frontera catalano-pirenaica; ocho planos de fortificaciones extremeñas (Badajoz en planta y vista, más Olivenza, entonces portuguesa), trece portuguesas (la mayoría alentejanas, con Évora y Vila Viçosa en planta y vista), dieciséis catalanas (seis de ellas con versión de planta y vista), dos del Rosellón, una de Cartagena, otra de Orán y otra de Melilla. Lugares todos ellos donde intervendría el ingeniero.

Y con ser una joya el Atlas en sí, el profundo trabajo del equipo investigador resulta extraordinario. A lo largo de los seis capítulos iniciales van desgranando la vida y obra de Lorenzo Possi (que han rastreado en diversos archivos consultando memoriales, cartas, planos, etc., al tiempo que consultado a gran número de especialistas de diversas nacionalidades), aclarándonos los pormenores de sus métodos de trabajo, las incidencias de su agitada vida, la relación con otros ingenieros militares (en especial Ventura de Tarragona, Marco Alessandro del Borro, Jerónimo Rinaldi, Juan Bautista Ruggero, Ambrosio Borsano y Esteban Matteini), su colaboración e intercomunicación, así como el servicio que todos ellos prestaron a la Corona Hispánica en los tremendos años de las guerras sucesivas al oeste (Portugal) y noreste de su frontera (Francia especialmente).

No solo estamos ante una obra que nos descubre y desentraña un Atlas inédito, desconocido hasta ahora, sino que bucea en diversos archivos, principalmente de Alemania, Austria, España y Portugal, para establecer comparaciones con otros documentos, mapas, atlas de la época y posteriores, despejando dudas sobre autorías de planos dudosamente datados y atribuidos hasta la fecha, sirviéndose de métodos rigurosos y algunos novedosos, como el de las “filigranas papeleras, que nos explican con soltura didáctica.

La obra en sí es una joya –tesoro de la Raya– de alto valor bibliográfico y documental. Un hito en el conocimiento del trabajo de los ingenieros militares de la segunda mitad del siglo XVII. Un descubrimiento con respecto a un autor hasta ahora prácticamente ignorado. Y al mismo tiempo, un ejemplo de metodología en la investigación y en la presentación al gran público de lo investigado.

Otros Blogs de Autor