SIMPLEMENTE AMOR FATI | Pensamientos de Luz - Blogs hoy.es

Blogs

César Hernández

Pensamientos de Luz

SIMPLEMENTE AMOR FATI

Mi fórmula para expresar la grandeza en el ser humano es el amor fati: no querer que nada sea distinto ni en el pasado ni en el futuro ni por toda la eternidad. No sólo soportar lo necesario, y menos aún disimularlo. Todo idealismo es mendacidad frente a lo que es necesario, sino amarlo.

Nietzsche

Amor fati, amar el mundo tal como es, como será. Simplemente amar el destino.

Continuamente nos esforzamos en cumplir con los ideales que asumimos desde que nacemos. Propios o impuestos, forman parte de nuestra vida, de lo que entendemos que debe ser una buena vida, pero que no son más que yugos y grilletes a los que nos aferramos, voluntaria e inconscientemente, convencidos de que es el único camino a la plena felicidad.

¿O cómo va a ser posible ser feliz si no cumplimos con nuestros ideales? Estos ideales que cumplen su función de cimientos sobre los que hemos construido nuestro ser, nuestra personalidad, sobre los que hemos establecido nuestras relaciones, nuestra familia. ¿Acaso va a ser mejor el libre albedrío que un arbitrio en nuestra voluntad? ¿Qué padres no van a desear para sus hijos una vida ordenada, planificada, con ideas de futuro?

No nos confundamos. Las ideas son imágenes, representaciones del mundo físico, emocional o espiritual. Los ideales no son más que grupos de ideas, que no existen sino en el pensamiento, con el que buscamos un modelo perfecto que nos sirva de norma. Y por tanto, como dice Nietzsche, son mentira.

Pero es más fácil andar el camino que ir de travesía. Como piezas de puzle buscamos los ideales que nos encajan en nuestro tablero de la vida, con el que poder formar un mosaico lo más bonito posible, con el que poder sentirnos admirados, queridos, aceptados en un mundo en el que todo se mueve por ideales.

Y a pesar de todo, aunque parezca contradictorio, estos ideales son imprescindibles, ejerciendo de brújulas en nuestra aventura constante que emprendemos al nacer, donde encontraremos tantas encrucijadas en las que podríamos desorientarnos. Necesitamos esa estrella polar que nos sirva de referencia, evitando perder el norte en nuestro camino.

¿Entonces? ¿Como enfrentarnos a esta dualidad? Necesitamos ideales, pero corremos el riesgo de perdernos en su mentira, sabiendo que sólo existen en nuestra mente. Deberemos entender los ideales como lo que son: imágenes perfectas que nos sirven de referente para adoptar nuestra actitud ante la vida, que nos sirvan de mapa ante los cruces de caminos que nos iremos encontrando.

Y si entendemos que el ideal es la perfección, sabremos que, como seres humanos imperfectos, nuestra felicidad reside en el amor fati, en amar el destino, en lo que fue y en lo que será, sin lamentar lo que ocurrió ni perdernos en controlar lo que pasará. La vida es el presente y en el presente debemos vivir, amando lo que somos, guiados por nuestros ideales, pero aceptando lo que es. Caminando hacia ellos, pero sin librar batallas absurdas y estériles contra nuestra imperfección.

Encontraremos personas cuyos ideales no son los que entendemos como estándares de vida, aquellas que lejos de asumir ideales fabricados en cadena, optan por manufacturar los suyos, obras de arte artesanales, destacando en la inmensidad de lo común, de lo socialmente conocido y aceptado. Estas personas son las “raras”, las que van contracorriente en un mundo en el que quien se sale del camino para aventurarse en una travesía, es señalado y juzgado. Estos ideales genuinos encajarán mucho, poco o nada con los tuyos, pero qué duda cabe que tan sólo por ser únicos, despiertan ese grado de admiración. No en vano, son estas personas las que suelen dejar huella al cruzarse en nuestro camino.

Manufacturados o fabricados en cadena, un ideal no tiene por qué ser mejor que otro. Tan sólo debes encontrar los tuyos, tenerlos presentes, vivir bajo su luz y entre tanto, amar tu destino imperfecto.

Pensamientos de Luz

Sobre el autor

Ingeniero por vocación, coach por devoción, con el coaching y el Reiki he encontrado el equilibrio perfecto entre lo empírico y tangible con lo imperceptible y espiritual. Mi fascinación por la capacidad de la mente, generadora de realidades, y sus efectos sobre el mundo material, es la excusa perfecta para desgranar cualquier frase, sentimiento o pensamiento.Este blog nace con la simple intención de compartir mis soliloquios y divagaciones, sin más, así es que, si te gusta lo que ves, entra y coge lo que quieras.


enero 2018
MTWTFSS
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031