Hoy

img
Madres
img
José María Fdez Chavero | 05-08-2017 | 08:10

Con el paso de los años y de la experiencia de hijos aprendimos que la perfección de la naturaleza alcanza su máxima expresión en la maternidad de todas las especies. Las madres son los seres que moldean en silenciosa paciencia a sus progenies durante el tiempo que dura el desarrollo embrionario, nueve largos meses de embarazo. Eso sucede con el celo de quien sabe que está haciendo una gran obra; no solo la de un hijo, sino también la de perpetuar la especie. Este proceso termina en el parto, en el que se mezclan el dolor y la dicha de regalar al mundo la nueva criatura que ha llevado en su más abultada y tierna intimidad.

A partir de ese instante, su entrega la expresa en el amamantamiento, en los continuos cuidados. Vendrán los desvelos en las enfermedades, en las salidas de los dientes o en las molestias causadas por las vacunas. También disponen de vitalidad para las alegrías que proporcionan las primeras palabras y pasos. Con los días irán apareciendo lágrimas de penas por los fracasos y de gozo por los aciertos y éxitos.

Las madres estarán acompañando al hijo aplicado en sus estudios y centrado en sus amistades, se mostrarán pacientes con el que se despista en su madurez y permanecerán en la lucha con el que no encuentra su sitio en la vida. Ellas son esas personas con las que es muy fácil discutir y enfadarse, pero lo es más el reconciliarse, sus comidas son las más sabrosas y exquisitas y sus abrazos los más tiernos.

Resultan machaconas con las repetidas frases «llámame cuando llegues o ten cuidado y no corras» y aunque nos incomodan, al mismo tiempo, nos transmiten esa constante preocupación que siempre tuvieron y tendrán. Las madres proporcionan el plus a nuestras existencias, se les quiere de forma especial, no más que a otros miembros de la familia, sino de manera diferente.

Y esa maravilla de la naturaleza envejece con la elegancia de quien trasciende el tiempo y un buen día culmina toda una sofisticada metamorfosis que le aporta el esplendor de ser abuela. Cuando una mujer combina ser madre y abuela entonces se garantiza que hijo y nieto se sientan queridos y un niño querido será, con alta probabilidad, un adulto maduro.

A todas ellas, a las que lo tuvieron fácil y a las que les supuso muchas dificultades y renuncias, les agradezco sus vidas y les deseo amores correspondidos. Si las abuelas las recordamos en los sentimientos, las madres las mantendremos vivas siempre, porque nunca mueren, son eternas, infinitas en sus posibilidades y en los recuerdos sentidos.

La solidaridad, la tolerancia y la justicia son valores imprescindibles para lograr una sociedad mejor para todos. Somos ciudadanos del mundo con el derecho a vivir y a ser respetado. Este blog quiere ser lugar de encuentro entre la Psicología y la Vida de todos los que lo deseen. Es posible hacer un mundo más justo.