Hoy

img
Sistemas para mantenerse hidratado en el campo o la montaña (II)
img
Senderos Extremadura | 08-05-2013 | 06:34

PACO PELÁEZ (ASOCIACIÓN GEOGRÁFICA) | Llevar agua a la montaña conlleva contar con un recipiente adecuado para su transporte. Cuando nos referimos al término “adecuado” estamos haciendo referencia a una serie de parámetros específicos que facilitarán el transporte del líquido elemento durante nuestros itinerarios por el monte.

Es cuando a todos se nos viene a la memoria la palabra CANTIMPLORA. Por definición de cantimplora entendemos el recipiente que se utiliza para llevar agua para consumo durante excursiones, actividades castrenses o trabajos agrícolas. Esta definición se nos queda muy corta cuando tenemos una, cada vez más amplia, oferta en el mercado, realizándose una verdadera tecnificación del concepto de cantimplora en función del tipo de actividad deportiva.

Hay que tener presente varios factores:

La cantimplora ha de ser ligera: Al igual que el resto de nuestro equipo, debe pesar poco. Ha de ser compacta: Que ocupe lo menos posible dentro de nuestra mochila.

Tiene que ser resistente: Debe ser capaz de resistir golpes sin romperse (el agua que contiene puede llegar a ser vital para nosotros). Debe llenarse fácilmente en fuentes y manantiales. Por lo que una boca ancha es mejor que una estrecha para este cometido.

Tiene que contar con un tapón “anti pérdida”. Pues sin tapón, no tenemos cantimplora.  A partir de aquí existen multitud de modelos y tipologías.

Para senderismo tenemos (básicamente) 4 tipos:

La cantimplora tradicional de aluminio: Hoy día cada vez se ve menos en el equipo de montañeros y senderistas. Realizadas en aluminio cuentan con tapón a rosca dotado de una cadena anti pérdidas. Son económicas y fáciles de encontrar en cualquier tienda de deportes, ferretería o bazar oriental, pero se abollan con facilidad ante cualquier golpe.

La botella moderna realizada en aluminio o bien en polímeros de plástico (Tritán, Lexán, PET.):

Son las botellas más evolucionadas técnicamente, y generalmente están realizadas en aluminio (Sigg, Laken, etc…) o en polímeros plásticos de última generación (Nalgene). Mucho más ligeras que las anteriores. Algunos modelos gozan de boca ancha (permitiendo la introducción de hielo en verano) y tapón anti pérdidas. Cuentan con multitud de accesorios o complementos (tubos para beber, filtros, fundas térmicas, tapones dosificadores intercambiables, etc…) que mejoran las prestaciones de las mismas. Son las favoritas por los  senderistas y montañeros de todo el mundo y las más extendidas en el mercado, pudiéndose usar a diario (como botella de agua en el coche, el trabajo, etc…) por su gran versatilidad.

La bolsa de agua (conocido popularmente como “camelback”) con macarrón para beber sin necesidad de parar la marcha. 

Permiten beber sin parar a quitarse la mochila y sacar la cantimplora. Suelen estar compuestas de una vejiga flexible (contenedor de agua) y un tubo extensor (macarrón) con una válvula de succión para beber “a distancia”.

 

ARTÍCULO RELACIONADO- ¿Cómo mantenernos hidratados en el campo o la montaña?

Más consejos, en la web de Geográfica.

 

Sobre el autor Senderos Extremadura
Rutas senderistas, recomendaciones para caminantes, actividades programadas... Toda la información para disfrutar de los paisajes extremeños

Otros Blogs de Autor