REVISTA GUADALUPE: TESORO DE CONTENTO Y MINA DE PASATIEMPO | Libre con Libros - Blogs hoy.es >

Blogs

Manuel Pecellín

Libre con Libros

REVISTA GUADALUPE: TESORO DE CONTENTO Y MINA DE PASATIEMPO

 

La revista Guadalupe, con un periplo ya secular a sus espaldas, es un auténtico “tesoro de contento y mina depasatiempos”, según Cervantes, por boca del cura de su Quijote, definiese al Tirant lo Blanc de Martorell,salvando así dicho relato caballeresco de la inminente hoguera. Lo sabíamos quienes, desde hace lustros, frecuentamos las páginas de esta singular publicación. Se nos confirma tras leer este formidable trabajo, compuesto por una de las personalidades más comprometidas en cuanto dice relación con el cenobio de lasVilluercas y su Puebla, D. Antonio Ramiro.

“Vaciar” una publicación periódica, más aún si los textos marcados abarcan todo un siglo y puedenconsultarse online desde cualquier parte del mundo, supone una tarea ardua, pero extraordinariamenteprovechosa. Guadalupe, decana de la prensa en Extremadura, constituye un yacimiento de noticias, reflexiones, estudios, análisis e imágenes para los interesados en la historia de nuestra Región. Lógicamente, priman los apuntes en torno al hecho religioso, contemplado desde los más distintos puntos de vista(fenómeno cultural, manifestación de fe, espectáculo masivo, etnografía y folklore, representaciones artísticas, proyección internacional). Pero abundan también los textos de opinión, análisis de actualidad, reseñasbibliográficas, homilías y pregones, documentos pontificios, noticias de variado género y alcance, apunteslexicográficos, reseñas bibliográficas e incluso piezas de creación. El manejo de tamaños materiales será máscómodo y fructífero tras el impagable vaciado de Antonio Ramiro, que tantas horas ha debido suponerle.

Gracias a él, será sumamente fácil consultar los textos de los máximos estudiosos de Guadalupe durante laépoca contemporánea. Arturo Álvarez, Carlos Cordero y fray Sebastián García OFM son sin duda los quecuentan con el mayor número de entradas, amén del propio autor de esta bibliografía.  Junto a ellos, las delos directores de la revista, perfectamente relacionados aquí.

Me gustaría llamar la atención sobre otros colectivos cuyas firmas enriquecieron Guadalupe. En primer lugar, la de los escritores extremeños:  Francisco Valdés, Antonio Rodríguez Moñino, A. Reyes Huertas, José PoloBenítez, J. López Prudencio, Enrique Segura Otaño, Manuel Monterrey, Pedro Caba Landa, Ángel Marina, Arturo Gazul, José Mª Pérez Lozano, Francisco Lebrato, Jesús Delgado Valhondo, J.M. Santiago Castelo, M. Cayetano Rosado, José María Pagador Otero o Jesús Sánchez Adalid son seguramente los nombres másdestacados. A ellos cabe unir las colaboraciones, esporádicas, de firmas nacionales como las de Ramiro deMaeztu, José María Pemán, Ernesto Giménez Caballero.

Aunque en ocasiones solo puntuales, merece la pena consultar los apuntes de historiadores tan cualificadoscomo José Cascales Muñoz, A. Bell, C. Bayle, Carlos Callejo, Ángel Sánchez Rodríguez, Felipe GutiérrezLlerena, Francisco Tejada Vizuete, Carmen Araya/Germán Grau, Melquíades Andrés Martín, Ignacio Arana oAgustín Muñoz Sanz.

Singular atractivo encierran los pregones de exaltación guadalupense, piezas oratorias muy meditadas, entrelas que nos gustaría destacar las de mujeres tan relevantes en la historia cultural de la Extremaduracontemporánea como las de Carmen Fernández de Córdoba, Matilde Muro o Nieves Moreno.

Otros conjuntos me gustaría también destacar en este extraordinario corpus bibliographicum. Aludo a lasaportaciones de personalidades  tan  reconocidas  como Adelardo Covarsí  y  Antonio  Juez (pintores) RafaelMoneo (arquitectura),  Carlos Callejo, Ángel Sánchez Rodríguez y Enrique Llopis Angelán  (historia),Melquiades Andrés y Francisco Chavero (teología), Eduardo Barajas (filólogo), Juan Pedro Vera Camacho eIsabel Montejano (periodistas), Antono Gaya Níñez  y Salvador Andrés Ordax (arte) , Joaquín GonzálezManzanares (bibliófilo) o Dionisio Martín Nieto y Bartolomé Miranda (documentalistas), factor este último de ladigitalización de la revista.

Por último, deseo señalar la reproducción de textos clásicos referidos al Monasterio guadalupense, como losdel Marqués de Santillana, Jerónimo Müntzer, Miguel de Cervantes, Ortiz de Thovar, Antonio Ponz, J.A. Gabriel y Galán, Miguel de Unamuno.

Convendría resaltar también que los casi mil números de la revista constituyen un impresionante acervoiconográfico, merced a las fotografías, mapas, dibujos e ilustraciones de todo tipo que la ilustran.

Fue para mí un honor colaborar asiduamente en Guadalupe, especialmente con aquellas “Historias mínimas” bimensuales, que dieron origen a una obra del mismo nombre (Badajoz, Los libros del Oeste, 2001), tal vez laque más aprecio de todas las mías.

Mi más cordial felicitación a Antonio Ramiro por esta labor heroica. Contará siempre con la gratitud de losseducidos por Guadalupe.  Nos ha proporcionado una herramienta de estudio formidable.

 

 

Antonio Ramiro Chico, Guadalupe. El mayor corpus bibliográfico. (Cien años de servicio a la cultura). Guadalupe, Ayuntamiento, 2022.

 

Temas

Blog dedicado a la literatura de Manuel Pecellín

Sobre el autor