LAS PUTAS DEL POLÍGONO | Libre con Libros - Blogs hoy.es >

Blogs

Manuel Pecellín

Libre con Libros

                    LAS PUTAS DEL POLÍGONO

 

 

Con Puta pena obtuvo Nía Estévez (Badajoz, 1981) el XXII Premio Nacional de Relatos que convoca la Asociación de Mujeres Progresistas (Badajoz, 2023). El comienzo de aquella narración no podía ser más explícito: “Mi nombre es Ana María, tengo cuarenta y tres años y soy puta. Bueno, en realidad la puta no soy yo, es mi alter ego. La otra yo se llama Candela. Ella trabaja los fines de semana en el polígono cerca de mi casa. Yo limpio hogares ajenos de lunes a viernes por la mañana”. En ese  breve relato encuentra su origen esta novela de doscientas páginas, cuya autora ha tenido a bien reproducirlo como epílogo, facilitando la diagénesis.

La piel del cordero es la autobiografía de una mujer que decide prostituirse para engrosar su escasa nómina, aunque resuelta a dejarlo en cuanto logre otros medios para cubrir las necesidades del hogar. Abandonó el suyo para acogerse al de la madre porque no aguantaba las estupideces de un marido chulesco. A cargo de la mujer quedan los tres hijos. Aunque con título universitario (licenciada en Ciencias ambientales), no ha conseguido otro trabajo que la limpieza de oficinas, de escasa remuneración. Si bien se avergüenza, se ofrecerá cada fin de semana, disfrazándose y con nombre cambiado (Candela por Ana) junto a las farolas de la gasolinera en el polígono, a donde acuden los puteros de turno, desechada ya la carretera de circunvalación. Otras compañeras del oficio más viejo del mundo –formidable el personaje de la dulce Daisy – pululan por aquel suburbio, amparándose solidariamente ante la impudicia de proxenetas, jóvenes desconsiderados y hombres maduros, tal vez con enfermedades venéreas o alteraciones psicológicas graves.

Ana/Candela irán contando en primera persona, sin atenerse a un orden cronológico, las vicisitudes que la han conducido a tan triste situación, necesitada de convertirse en mercancía, como un cordero cuya piel mancillan a la vez que lo destrozan (de ahí el título). Ocasionalmente, cederá la palabra a Sofía, amiga al margen de la prostitución, o a un narrador ignoto.

Nia Estévez no es una escritora novel. Ha publicado La flor de Ángela (2021), novelas romántica; Detrás del recuerdo (2022), ficción histórica, y Todas las maneras que encontré de decir adiós (2023), un excelente poemario. Versos suyos sobresalen en el volumen colectivo de El vuelo de la palabra, que Faustino Lobato coordinase para la Feria del Libro de Badajoz 2024.

Ese culto al lenguaje propio de la poesía se percibe desde las primeras páginas de la novela. Decae en los pasajes, quizás excesivos, donde Ana/Candela desarrolla multitud de reflexiones sobre la condición de las mujeres prostituidas y el inadmisible comportamiento de los hombres que pagan por obtener sus servicios. Las relaciones paternofiliales, la amistad, el dinero, la honra…constituyen otros temas recurrentes.

Enmarcada en Colmenar de Villeja, topónimo que oculta el de Badajoz, Estévez demuestra conocer bien personajes y ambientes, noticias alcanzadas de encuentros con informantes de la vida real. Sus testimonios, a menudo sangrantes, le proporcionaron los hilos que ella ha sabido tejer en una prosa espléndida para construir este duro relato. “No he querido contar lo que hace una mujer que trabaja en prostitución, eso lo sabemos todo, sino lo que pasa por su cabeza”, explica. Y no hacen falta declaraciones, basta la lectura, para percibir el decidido empeño de la escritora por defender la dignidad de sus protagonistas.

No nos permite conocer el futuro que les espera, ni si Ana logrará al fin, acaso con la ayuda de un nuevo, inesperado amor, salirse de aquel territorio humillante. Lo que sin duda consigue la escritora es hacernos empatizar con las víctimas y aborrecer a sus despreciadores, cómplices o verdugos.

 

 

Nía Estévez Portillo, La piel del cordero. Badajoz, RE Editores, 2024.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Temas

Blog dedicado a la literatura de Manuel Pecellín

Sobre el autor