Blogs

Paco Vadillo

El Peristilo del Teatro Romano

'Medea' sucumbe al trabajo de Consuelo Trujillo

  • Comencemos por el principio. Nueve y media de la noche. La actriz Julieta Serrano disfruta de las tapas previas (Recomendado en este blog en la’Guía Básica’) al estreno de ‘Medea’ en una de las terrazas del entorno del Teatro Romano. Al verla, es imposible no recordar la ‘nodriza’ que interpretó en la ‘Medea’ de Tomaz Pandur en la 55 edición del Festival de Mérida. Brutal.

Julieta Serrano, y su papel en la anterior ‘Medea’ teatralizada vista en la arena del Teatro, me predispone a disfrutar del trabajo de José Carlos Plaza con otros ojos, quizás demasiado exigentes, pero con deseo de empaparme nuevamente del drama de ‘Medea’

LA OBRA

Durante una hora y cuarenta minutos ‘Medea‘ vuelve a sobrecogernos. Es una historia tan intensa que es difícil no centrarse en sus maravillosas frases escritas por Eurípides y Séneca. Buen trabajo de guión de Vicente Molina Foix, aunque la explicación del mito del vellocino de oro se hace tedioso, y eso a pesar que José Carlos Plaza elige un modelo de ‘cuenta-cuentos’ para hacerlo más digerible. A pesar de eso, la primera media hora del montaje no engancha. Vemos a una Ana Belén excesiva en sus gestos y declamaciones. La protagonista va ganando en intensidad dramática conforme avanza el montaje, y llegamos a verla mejor que nunca, al menos, la mejor interpretación de cuantas ha realizado en la arena del Teatro Romano. (Esto a mi juicio, que a veces, como Medea…lo pierdo).

Aún así, el estilo clasicista en la dirección de José Carlos Plaza, provoca que la obra para muchos espectadores se haga algo densa. Esa falta de naturalidad, en algunos instantes del espectáculo desaparece en los diálogos fabulosos entre Creonte y Medea y en la interpretación excepcional de Consuelo Trujillo. Una nodriza más que encandila y atrapa en el Teatro Romano. Una vez más, la nodriza está, en muchos momentos de la obra, por encima del montaje. Consuelo realiza un papel creíble, amable, que envuelve en una interpretación espectacular. Cada frase de la nodriza es un golpe en la mesa del texto de Molina Foix.

Gran trabajo de Francisco Leal y Toño Camacho en la escenografía e iluminación, respectivamente. Un bosque inserto en la arena del monumento que hace más creíble la historia. Y una iluminación delicada, apoyada en la técnica del maping en tres dimensiones que ayuda, como un maestro, a que el montaje sea un trabajo de pedagogía sobre el mito.

Uno de los momentos más débiles del montaje son las muertes. Tanto la muerte de Creusa, que resulta algo floja, incluso poco creíble. Y la de los hijos de Medea. No pierde un ápice de tensión, pero es cierto que se echa en falta más carga dramática en este trágico momento. Punto central de la locura de Medea, que por venganza mata a sus hijos. “Ella nunca quiso a sus hijos” “Ya no se ve como madre, sólo siente como esposa”, así lo resume la nodriza. Y ese desapego hacia su descendencia y todo lo que le rodea, que no sea Jasón, es lo más marcado en la interpretación de Ana Belén, que muestra fielmente y con una capacidad de convicción increíble su locura amorosa por Jasón, quien la repudia en varias ocasiones convirtiéndola en una enferma de amor. Por cierto, Plaza consigue algo que no hemos visto en las 16 Medeas anteriores representadas en el Festival: Que Jasón pueda explicarse, aunque es difícil entender la acción y actitud de este ‘cretino’.

Entender a Medea es complejo, pero la interpretación de Ana Belén ayuda a acercarnos a su drama personal. Más flojo, quizás demasiado, el coprotagonista del montaje: Adolfo Fernández. La exageración de su ‘chulería’ y que el montaje intente conseguir una comprensión feminista a la acción de ‘Medea’ relegan a Fernández a un segundo plano actoral. Difícil papeleta tenía el actor ante dos grandes como Ana Belén y Consuelo Trujillo. Consuelo, por cierto, que como le marcó durante los ensayos el propio José Carlos Plaza, consigue hacer más comprensible la locura y sinrazón de las acciones de la protagonista.

El montaje se puede ver y seguro que crecerá con los días. Irá ganando en matices, muchos de ellos ya están escritos en la libreta de José Carlos Plaza. Un espectáculo que girará por todo el país, para que cualquier ciudad tenga la posibilidad de compartir el mito de Medea y realizar el ejercicio de entenderla. Tras el estreno, el Peristilo del Teatro Romano se llenó de personalidades. Entre ellas, Concha Velasco, ‘nuestra Hécuba’ que alabó el trabajo de Ana Belén por encima del resto del elenco. “Concha, ¿Le has pedido a Jesús Cimarro volver a la arena del Teatro? -Sí, se lo he dicho, pero no sé si la vida me regalará de nuevo la fortuna que tuve de actuar en Mérida. Fue un regalo maravilloso”. Maravilloso es poder compartir con damas de la escena española el mismo espacio y la misma pasión por el teatro en Mérida.

 

Más que ver una obra de teatro. Mucho más que descubrir las voces de la escena española. Más allá de intentar comprender un mito en el libreto del director de turno...El Festival de Mérida puede ser una experiencia sensorial sencilla de vivir, compleja de entender, pero increíble para enamorarte de ella. Por ello, detrás de la escena, allá donde está el peristilo, donde la Xirgu mira con ojos dramáticos suceden cosas apasionantes. Encuentros imposibles, datos que pasan desapercibidos, recomendaciones para vivir el festival más allá de las caveas. Bienvenidos al entresijo de bambalinas ficticias del Teatro Romano de Mérida

Sobre el autor

@pacovadillo - Más que ver una obra de teatro. Mucho más que descubrir las voces de la escena española. Más allá de intentar comprender un mito en el libreto del director de turno...El Festival de Mérida puede ser una experiencia sensorial sencilla de vivir, compleja de entender, pero increíble para enamorarte de ella. Por ello, detrás de la escena, allá donde está el peristilo, donde la Xirgu mira con ojos dramáticos suceden cosas apasionantes. Encuentros imposibles, datos que pasan desapercibidos, recomendaciones para vivir el festival más allá de las caveas. Bienvenidos al entresijo de bambalinas ficticias del Teatro Romano de Mérida


julio 2015
MTWTFSS
  12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031