Hoy

img
Etiqueta: fantasma
El tesoro del castillo
img
Israel J. Espino | 01-11-2017 | 08:50 |0

 

Ilustración: Borja González Hoyos

Si hay un lugar adecuado para esconder un tesoro es sin duda un castillo. Y castillos hay que jalonan la geografía extremeña y que ocultan, en lo mas profundo de sus entrañas, el brillo siempre vivo del oro más puro, aguardando al avispado que consiga descubrirlo.

Hay fortalezas que reúnen en sí mismas todos los tópicos de los tesoros ocultos: cueva, serpiente, castillo y monedas de oro. Otros están custodiados  por fantasmas, por moros, por “bichas” o por maldiciones, y los hay simplemente que están encantados. Otros muestran en sus piedras  los símbolos secretos que nos acercan al tesoro, mientras que otros se ofrecen ellos mismos como punto de partida para la búsqueda del sueño. Unos se yerguen aún fuertes y desafiantes, mientras que otros yacen en la tierra, como mastodontes moribundos, abandonados a los vientos del invierno y a los mil soles del estío extremeño.

Como en todas las leyendas, de unos tesoros hay pelos y señales, mientras que de otros solo queda el eco de algunas consejas de viejas que apenas ya se susurran en las noches al

Ver Post
la Tía Cabalganta, una asesina en serie de leyenda
img
Israel J. Espino | 14-09-2017 | 19:05 |0

 

Ilustración: Borja González

Ilustración: Borja González

Unas tienen la fama y otras cardan la lana. Y es que si hablamos de mujeres  extremeñas que asesinan a un hombre después de otro en venganza por un abandono amoroso, pronto se nos viene a la cabeza el arquetipo por excelencia: la Serrana de la Vera.

 

Sin embargo, la provincia de Badajoz también tiene su propia “serial killer”, a la que todavía se recuerda en el pueblo de Táliga en las noches de tormenta y de cuyo molino aún quedan en pie algunos muros entre higueras salvajes.

La Tía Cabalganta, cuyo nombre real se ha perdido en el tiempo, era una joven hermosa y divertida que tuvo la mala fortuna de enamorarse de un forastero que apareció en el pueblo durante las fiestas patronales de Táliga. Tras muchas promesas de amor eterno y de matrimonio inmediato, el forastero desapareció una mala mañana, abandonándola ultrajada y con el corazón roto.

Desde entonces, despreciada y rechazada por los vecinos del pueblo a causa de un sentido del honor mal entendido, fue mudando el carácter, los modales y la personalidad, llegando a ser temida y

Ver Post
La extremeña que trabaja con fantasmas
img
Israel J. Espino | 22-05-2016 | 18:14 |0

Asegura a todo aquel que la quiere escuchar que se llama Isabel de Toledo y que vive en el Edimburgo del siglo XV,  pero realmente es de Don Benito, se llama Belén  Martín – Mora Bañuls y es filóloga.

Su historia no tiene desperdicio. Tras estudiar filología francesa vivió varios años en Francia, y como es una joven emprendedora decidió aprender también inglés. “Miré vuelos, y que el que más barato me salía era a Edimburgo. Lo cogí sin vuelta”.

Algunos dirán que era el destino, otros que la casualidad. Lo cierto es que se plantó en la capital de Escocia sin conocer a nadie y comenzó viviendo en un alberge. Su primer trabajo fue en una cadena de comida rápida, como casi todos los españoles que llegan a Edimburgo, donde adquirió una extensa sabiduría acerca de pollos y patatas.

Su ciclo allí parecía haber terminado, pero debido de marcarle esta ciudad mágica, porque después de trabajar  como intérprete  multilingüe en  Marruecos, y de profesora  de francés en la India, decidió volver a Edimburgo , donde lleva ya cuatro años viviendo y seis meses descendiendo diariamente al misterioso subsuelo de la ciudad, “poseída” por el espíritu

Ver Post
El fantasma de la Vieja Cuaresma
img
Israel J. Espino | 08-02-2016 | 09:24 |0

 Anda (y nunca mejor dicho)  por estos días La Patarrona recorriendo pueblos extremeños. La Patarrona  es una vieja  con muchas muchas piernas  que amenaza a los niños con ponerles un grano en la cara si no cumplen sus exigencias. La Patarrona comenzó a caminar en Italia y Cataluña con siete patas y terminó en Extremadura con solo cinco. Empezó siendo una vieja desagradable y  terminó convertida en una simpática bruja. Nació cuaresmera y la hicimos carnavalera.

A nuestra Patarrona se la llama en otros lugares La Vieja Cuaresma, y cada pierna de la anciana es una semana que queda para la Pascua. Pero, en algunos lugares de Extremadura, como en Fuente del Arco, La Vieja Cuaresma tiene una leyenda más triste, aunque vestida con los mismos ropajes de bruja anciana.

 Acudimos a Fuente del Arco siguiendo el rastro de las leyendas que el filólogo y escritor Manuel Vilches nos relata en su libro La Tierra de Jayón, y concretamente  una de ellas: La cueva Cuaresma.

 Nada más salir del pueblo, camino de esa joya que es  la ermita del Ara, nos encontramos a la derecha una elevación conocida como El Cerrajón, en la que aún se dibuja lo que queda de la misteriosa

Ver Post
La señora Fermina ve muertos
img
Israel J. Espino | 30-10-2015 | 18:25 |0

Fermina y su difunto marido (Angel Briz)

La señora Fermina ve muertos. Ha comenzado a verlos ahora, a la vejez, a sus 86 años bien llevados, cuando pensaba que ya solo le quedaba descansar. Pero los muertos tienen otros planes, y han decidido no darle tregua, aunque ella preferiría hacer lo que hacemos todos, tenerlos presente solo en estas fechas, cuando nuestros difuntos parecen estar más cerca de nosotros.

Fermina tiene los achaques propios de la edad, pero conserva bien puesta la cabeza y los nervios. Sobre todo desde que el año pasado comenzó a verlos. Primero fueron sus propios familiares, pero poco a poco los espectros de muertos desconocidos comenzaron a asediar su casa y su calle, bajando en riadas desde el cementerio, agolpados en las ventanas. Vigilantes, siempre vigilantes, pero silenciosos, como una marea muda que, sin embargo, ansiaba hacerse entender.

Todo empezó en diciembre de 2014. La señora Fermina se encontraba en su casa de Feria, un bonito pueblo pacense que se derrama en forma de lagarto rojiblanco a los pies del imponente castillo del ducado.

Fermina me

Ver Post
Reaparece la Dama Negra del Hospital de Badajoz
img
Israel J. Espino | 20-09-2015 | 20:48 |0

La Dama Negra ha vuelto. Y sigue como siempre. Alta, con ropas oscuras hasta los pies y con el rostro enmarcado en la oscuridad, como si llevase un velo negro o un peinado excesivamente rígido.

Nadie sabe quién era, ni que quiere, ni qué o a quien busca, pero ya pocos dudan que sigue deslizándose en la penumbra de los pasillos del hospital Perpetuo Socorro de Badajoz, atravesando paredes y puertas cerradas, desapareciendo en huecos imposibles o en recodos sin salida, siempre en la noche y siempre en silencio, como los buenos fantasmas de toda la vida.

Pero a diferencia de otros espectros,  la Dama de Negro no es etérea ni transparentosa, sino que tiene una materialidad que asombra al más pintado. De hecho, es tan física que no asusta, porque los testigos  no sospechan siquiera estar viendo a un fantasma, sino que creen a pies juntillas estar observando a una extraña mujer de negro que quizás chirríe un poco por sus largos ropajes y su extraño peinado, pero que en ningún momento parece sobrenatural… hasta que desaparece ante sus asombrados ojos.

El primer testigo que se decidió a habla con nosotros se la topó una noche de ronda, junto al encargado de seguridad

Ver Post
El milagro de Reyes de la Dama Negra
img
Israel J. Espino | 05-01-2015 | 22:50 |0

Ilustración: Borja González

Nada hacía suponer hace apenas un mes, en una fría noche de invierno, cuando realizaba una conexión desde el hospital Perpetuo Socorro de Badajoz, que estaba destapando la caja de los truenos.

La conexión era con Cuarto Milenio, el programa del periodista Iker Jiménez, que se había interesado por los casos de apariciones que se sucedían no sólo en este  hospital, sino también  en el Materno Infantil, que se comunica con el anterior gracias a interminables pasillos y túneles. Numerosos testigos de toda edad y profesión me habían reconocido haberse encontrado con lo insólito en estas paredes, y después de haberlo dado a conocer en el Hoy lo estaba  contando para la televisión.  Le comentaba a Iker, desde las puertas del hospital, la reacción de los muchos testigos que habían visto, deambulando por el edificio, a una misteriosa Dama de Negro que se esfumaba en los rincones y desaparecía delante de ellos ante puertas cerradas y huecos de ascensores.

[caption id=”attachment_1084″ align=”aligncenter” width=”300″ caption=”La conexión que alertó a

Ver Post
13 lugares donde pasar miedo en Extremadura
img
Israel J. Espino | 30-10-2014 | 23:07 |0

  1. Cementerio de Aceitunilla (Angel Briz)

    La carretera de Aceitunilla 

     

Bebés monstruosos que gritan y berrean flotando en la noche, niños que atraviesan flotando la pared del cementerio, luces extrañas, demonios negros con ojos como ascuas… todo es posible en esta sinuosa carretera comarcal que une la alquería hurdana de Aceitunilla con el pueblo de Nuñomoral.  Imprenscindible acercarse de noche.

La casa del miedo de La Codosera (Angel Briz)

 2. La casa del miedo de La Codosera

Puertas que se abren solas, cántaros que se rompen, manos invisibles que abofetean a los incautos que se acercan … ahora la casa del miedo está abandonada y devorada por las zarzas, pero sus paredes pintadas y los esqueletos de animales que tapizan el suelo te avisan de que estás en La casa del Miedo.

El Teso, Cambroncino (Angel Briz)

 3. El Teso (Cambroncino)

Una sola calle de casas ruinosas en medio del monte. Un  lugar donde se

Ver Post
Vuelven los fantasmas del hospital de Badajoz
img
Israel J. Espino | 16-09-2014 | 21:58 |0

Ilustración: Borja González

El invierno todavía se sentía en las calles de Badajoz. Febrero de 2014 fue un mes frio, como toca en Extremadura, y a las ocho de la mañana la oscuridad no se había desplazado del todo,  así que cuando José Luis traspasó las puertas del hospital Perpetuo Socorro agradeció la bocanada de confortable calor que provenía del interior del edificio.

Al llegar a la cuarta planta, un grupo de trabajadores hacían corrillo en la entrada de una habitación. José Luis preguntó si había pasado algo. Sus compañeros no tardaron en contárselo. Hacía apenas una hora, sobre las siete de la mañana, un paciente había pedido el traslado de habitación. Había visto, frente a su cama “algo”. Algo que “flotaba”. Y no quería seguir allí ni un segundo más.

José Luis sonrió y se encogió de hombros. El no creía en “esas cosas”. También sonrió cuando leyó en este mismo periódico, hace ya más de un año, cómo unos cirujanos a los que él mismo conocía se habían encontrado, en los pasillos del hospital, en otra fría mañana de invierno, con algo

Ver Post
Cuando éramos romanos: De fantasmas, lémures y larvas
img
Israel J. Espino | 20-05-2014 | 11:01 |0

 

Ilustración: Borja González Hoyos

Cuando éramos romanos celebrábamos en estos días nuestra segunda fiesta de los muertos: Las Lemurias. En las noches del  9, del 11 y del 13 de mayo, toda la Lusitania con Emérita Augusta a la cabeza, reservaba sus miedos  para  conjurar a los espíritus que podían vagar sobre la tierra causando estragos entre los ciudadanos. Eran los lémures con espíritus vengativos y relaciona su origen con Remo (Remures, se habrían denominado en un principio), quien regresó para exigir venganza.

Y es que cuando éramos romanos existía, por un lado, la obligación ancestral de honrar a los difuntos y, por otro, el respeto temeroso hacia su regreso. Como ahora. Vaya.  Pero según cuenta Ovidio,

hubo una época, mientras libraban largas guerra, en las que los romanos hicieron omisión de los días de los muertos. No quedo eso impune, pues dicen que, desde aquel mal agüero Roma se calentó con las piras de los suburbios.

 

Apenas puedo creerlo,  pues dicen que nuestros abuelos salieron de las tumbas, quejándose en el transcurso de la noche silenciosa. Dicen

Ver Post
Sobre el autor Israel J. Espino
Periodista especializada en antropología Entre dioses y monstruos http://extremadurasecreta.com/

Otros Blogs de Autor