Hoy

img
El 40% de los funcionarios del Estado en Extremadura se jubila en cinco años
img
Marcelino Ollé | 11-01-2017 | 21:28

El envejecimiento de las plantillas de la Administración General del Estado en Extremadura empieza a ser preocupante por la falta de una convocatoria de empleo público suficiente para reemplazar las jubilaciones que se están produciendo y que se van a producir.

Así, de los 13.700 empleados públicos que trabajan, a fecha de hoy, para  el Gobierno central en la región, el 60% tiene más de 50 años y el 40% se va a jubilar en los próximos 5 años, con lo cual el problema de la fala de personal se va a agravar hasta situar las plantillas en una situación insostenible.

A nivel nacional, los datos no son mejores, un total de 119.174 personas en la Administración del Estado tienen más de 50 años y de estos más de 27.000 se encuentran ya a las puertas de la jubilación. Eso sí, se supone que la Administración Autonómica y municipal está más rejuvenecida, sin embargo, los datos de empleo en todo el sector público de la Encuesta de Población Activa (EPA) confirmar una envejecimiento rapidísimo y generalizado de las plantillas actuales.

Por ministerios, los más afectados son los de Empleo y Seguridad Social, Defensa, Fomento, Justicia y la Agencia Tributaria además de Patrimonio Nacional. También, la edad de un alto porcentaje de  los trabajadores de los Centros Penitenciarios supera ya la barrera de los 50 años.

Al envejecimiento de las plantillas hay que sumar el alto número de jubilaciones anticipadas que se están produciendo ante la inquietud por el futuro gracias a los muchos recortes que ha habido en los derechos de los empleados públicos. Los funcionarios del régimen de clases pasivas pueden pedir la jubilación a los 60 años.

Estos datos demuestran que las convocatorias de empleo público deben asumir una tasa de reposición del 100 por ciento en el caso de las plazas de los funcionarios jubilados para alcanzar estabilidad al empleo y  reforzar los servicios públicos que requieren nuestros ciudadanos. Es urgente que se apruebe una oferta de empleo público que acabe con la tradicional tasa de reposición, cubriendo todas las bajas por jubilación.

En estos momentos las contrataciones en las administraciones públicas arrojan una temporalidad cercana al 25 por ciento y una fluctuación mensual en el empleo que afecta a la calidad que se ofrece al ciudadano en los servicios públicos. En Extremadura también se debe apostar por la eliminación de las tasas de reposición para que se puedan convocar ofertas de empleo público acordes con las necesidades de nuestra comunidad en la que las tasas de temporalidad alcanzan ya el 21%.

Los comentarios están cerrados.

Sobre el autor Marcelino Ollé
Periodista (Universidad Autónoma de Barcelona) y Funcionario de la Administración de Justicia. En Twitter: @MarcelinoOlle

Otros Blogs de Autor