Hoy

img
Etiquetas de los Posts ‘

maria

MARÍA
Diego Algaba Mansilla 16-11-2013 | 8:31 | 0

Se llama María, No sé a que hora comienza su jornada laboral pero si se que trabaja por la mañana, la tarde y parte de la noche.La he visto con la tienda cerrada barriendo y colocando cuando la noches ya está avanzada. Su tienda está entre una carnicería y un tenebroso pasaje comercial conocido como Zafer. La tienda no es suya, pero cuida del negocio como si lo fuera. Sabe que esa es la mejor manera de que todos esten contentos: empresarios y clientes. Maria es una chica joven de madera antigua, de esas que saben vender. Te informa de donde vienen los huevos y si son de gallianas nuevas o viejas, de dónde es la leche, te ofrece el dulce que está en oferta, el recién hecho.

De la tienda de María te vas convencido de que has conprado lo mejor, aunque lo mejor es su sonrisa. Es minuciosa,hace todo lo posible par que el cliente se vaya satisfecho, para que vuelva al día siguiente. A los nilos les da regalos,sale del mostrador para ayudar a los mayores.

El sábado,por la tarde, pasé por la tienda, estaba cerrada, se me hizo extraño no verla con su uniforme rojo y su sonrisa permantente porque ella ya forma parte de mi vida, de la cotidianidad del barrio, forma parte del paisaje como el quiosco de la prensa, como las casas militares. ¿Quién sabe donde andará los días de fiesta? Si el sábado noche consumirá las horas de asueto en un matrimonio monótono o disfrutará con uno niños rubios y traviesos en la alfombra de su casa cantando canciones de Bob Esponja. ¿Qué giro tomará su vida vuando se quita el uniforme de tendera que forma parte de su piel?, ¿que pensará cuando no respire el olor a pan recién hecho? Cuando su vida deja de pertenecer a los clientes y comienza a ser de ella,cuando cierra la puerta de su casa por dentro. Quizás aproveche el poco tiempo que le queda libre para seguir trabajando, para poner lavadores, hacer comida, fregar los baños, esas cosas que el resto de los días no puede, el reloj no da más de si. Quizás termine rendida en un sillón y se quede dormida viendo la televisión, o con un libro entre las manos, y los pies en alto para desanimar a las espectantes varices que se asoman después de una semana enterera detrás de un mostrador. Un mostrador al que dedica,con mimo, días de sol, días de otoño, días primavera, un mostrador donde pasa amaneceres y atardeceres por un sueldo, que probablemente, no supere los mil euros. Trabaja en un local que es más suyo que de los dueños, aunque esté expuesta a que en cualquier momento,ahora que los despidos son baratos,la puedan echar a la calle.

De qué sirve a uno labrarse una vida respetable, obtener un puesto de trabajo y cumplir horarios y obligaciones con fidelidad, cuando un antojo la puede arrojar a la intemperie del desempleo, gratis y sin costos.

Ver Post >
EL FLAMENCO HA LLEGADO AL HOY
Diego Algaba Mansilla 21-01-2011 | 8:19 | 0

OPINIÓN

Cuando era chico vivía en la calle Prim. Jugaba con otros niños en la plaza de Portugal, junto al edificio del HOY. Los niños de aquel barrio fuimos creciendo con la imagen y sonido de los engranajes de la maquinaria del periódico. El periódico cambió de sede. Nosotros también, pero mi padre mantuvo la costumbre de ir a comprarlo todos los días. Nosotros, cinco hermanos, leíamos por turnos las noticias aún frescas y crujientes de la mañana. Ahora mi padre tiene 90 años y le seguimos comprando el periódico. Desde aquellos años de la plaza de Portugal la evolución del periódico ha sido notable, viviendo uno de sus mejores momentos en la actualidad. No hace mucho, el alcalde de Almendralejo escribía una carta referida al bien hacer de sus columnistas. A mí también me gustan: Gratis total, de Juan Domingo, que todos sus artículos los adorna con citas. El postigo, de Rodríguez Lara, que escribe cada sábado con ironía e inteligencia sobre cualquier tema. Los domingos, Ángel Ortiz hace una reflexión sobre la actualidad; la prosa fresca de Enrique Falcó, la casera y viajera de Alonso de la Torre y la ácida de Liñán. El periódico tiene una nueva sección, de flamenco, a cargo de María Isabel Rodríguez Palop. Me alegro mucho por ella, por el periódico y por sus lectores. Conozco el entusiasmo y la pasión que pone María Isabel en todo lo que hace. Sabe mucho de flamenco y lo sabe contar. Desde pequeña lo ha vivido en su casa. Así que mi enhorabuena a ella y al HOY.

Ver Post >