Hoy

img
Etiquetas de los Posts ‘

Serrat

MACARRA DE CEÑIDO PANTALÓN
Diego Algaba 04-02-2017 | 9:43 | 0

Algunas veces volvería a mi 127 marrón; a los sábados por la tarde; a los cubatas de Larios con Cocacola; a embadurnarme con colonia Brummel; a las discotecas de Almendralejo,  Montijo, Olivenza,Valverde, esas que se llamaban Maikel, Yonisur, Mas Power. Algunas veces volvería a las bolas de colores girando en el techo; a mi vertiginosa cabeza; a preguntar una y otra vez, en ese momento que el disc jockey cambiaba a las lentas, ¿bailas? Aunque cuando estuviéramos bailando frente a frente todo un mar de hielo nos separase. Bailar lento era la única manera de estar cerca de ese misterio tan desconocido que era la mujer, y que ahora lo sigue siendo para mi. Aquellos tiempos en los que Charlot solo era una discoteca y no un tipo entrañable con bigote y bastón.

Algunas noches volvería a ser aquel aprendiz de macarra de ceñido pantalón y rizada melena. Volvería a aquellos años en los que solo existía el presente y la vida rebosaba vida y andaba por el mundo con la seguridad de no tener pasado, de no tener dudas, ni miedos. Cuando todavía me miraba en el espejo y utilizaba el secador y la brillantina y llevaba un peine en el bolsillo del ajustado vaquero; cuando todavía no me habían herido nunca con la amarga espada del desamor y el amor solo era un sueño. Cuando quería aprender a fumar como Bogart en Casablanca aunque el humo me produjera tos y arcadas. Pero incluso en aquellos tiempos, muchas veces, estaba deseando regresar a casa y cambiar la música bulliciosa sin letra de Boney M, de Michael Jackson por la de Víctor Jara, Paco Ibañez, Silvio Rodríguez, Amancio Prada, Jarcha y leer a a Miguel Hernández, a Machado, a Neruda, a León Felipe. Cuando era un joven aprendiz de macarra ya era tan viejo como lo soy hoy. Pero todavía, algunas veces, sueño con montar a cuatro amigos en el 127, poner Extremoduro a toda pastilla y buscar una discoteca con bola en el techo y futbolines y billar a cuatro bandas y volver a preguntar ¿bailas?

Ver Post >
MI GENERACIÓN
Diego Algaba Mansilla 01-09-2014 | 9:36 | 0

Soy de los que he comido mollejas en el Torres, bocadillos de calamares en San Francisco, he tomado campeones en el Pichi y tisanas en el Candas, he comprado Lois y Wrangler en la Meca de los pantalones, he jugado al fútbol en el Flecha Negras, he ido a la Boite Zurbaran y a Fashión donde ponían música lenta para bailar abrazados y suelta para los que no encontrábamos pareja con quien bailar. Soy de esa generación que trabajaba cuando tenía vacaciones de verano en el Instituto, cogía: peras, manzanas y melocotones. Tuve un 850 y luego un R5 rojo. No existía el botellón, bebíamos espumosos en el kiosco de Ronda del Pilar, frente al INSS. Hice la mili, me bañe en el Guadiana, alquile barcas, fui a las fiestas de medicinas en Charlot, al cine Menacho donde hoy esta Zara y al Conquistadores que ahora es un bingo, leía todo lo que caía en mis manos, excepto lo que mandaba el profesor. Escuchaba los discos de mis hermanos mayores, música de cantautores: Paco Ibáñez, Serrat, Victor Jara, Labordeta”habrá un día que todos al levantar la vista veremos una tierra que diga libertad”. No había problemas de aparcamiento, ni siquiera existía plaza para minusválidos, se conducía con copas de más, no hacían la prueba del alcohol. Ahora está prohibido hasta para los concejales,¿para concejales también? Rifaban manojos de espárragos por los bares, el jamón se comía en tacos, las patatas fritas no eran congeladas, en la televisión veíamos a José María Iñigo, a Kiko Ledgard en un dos tres y a Balbín en la Clave, no existía Belen Esteban. No teníamos bicicletas, ni había móviles, teníamos novia con la que paseábamos de la mano comiendo pipas por el Paseo Fluvial y hablábamos entre nosotros sin wuasa. No había gimnasio, ni se hacía footing, nadie iba en chándal. Se fumaba en los bares, se jugaba al futbolín, a los chinos y a las máquinas de bolas, no había tragaperras y el billar no era americano. Después de la mili se encontraba trabajo, y todavía no había nacido ningún Cristian, Jonatan ni Vanesa.
Mi generación fue a manifestaciones, corrió delante de la policía y protesto, protesto mucho. Luego algunos se hicieron políticos; entraron en los primeros gobiernos; se acostumbraron rápido: a las camisas de sedas, al chofer en la puerta, a los jamones de varias j, a los restaurantes con estrellas Michelin. Así empezó todo, cuando cambiaron ideales por placer olvidando su pasado e ignorando a los demás.

Ver Post >
ME COGE EL TORO
Diego Algaba Mansilla 20-02-2014 | 8:32 | 0

Me ha cogido el toro. Por primera vez en esta Plaza Alta me ha cogido el toro. publico mañana y no tengo nada, lo peor es que no se de que hablar. De política no escribo,están ahí los mejores, los maestros: Martin Tamayo, Liñan,Buiza, El Zurdo,Espada, Manuela Martín…, yo escribo de cotidianidades de bares,tiendas y gente. Salgo buscando inspiración pero encuentro la calle llena de ausencias, sin ideas.
Lo importante de un artículo, entre otras cosas, es no cometer errores, sobresalen más que los aciertos Si una coma mal puesta una x o una concordancia arruina una obra de arte imagínese lo mio, tan lejano a la obra de arte. No se cuantas veces me habrán dicho que la macetas que sacan a la lluvia en Corazón de Jesus son pilistras o aspidistras y no pilastras como escribí por error.
Hoy me ha cogido el toro. Voy al frigorífico, abro otra cerveza. Para escribir no hacen prueba para saber el veneno que llevas en la sangre, aunque la mancha del alcohol siempre queda en el papel.
Podría escribir de multas, de la rapidez de muñeca de algunos para rellenar el boletín. Pero ya se adelantó,en cartas al director, un apellido tan sonoro como Monago Terraza, de nombre Manuel, que se quejó de esta forma de recaudación. Además que voy a escribir sobre ellas si ni siquiera sé donde va el dinero de las multas.
Escribe el Director de este periódico que si quieres cosas amables compra una entrada para un parque de atracciones y no compres un periódico y yo, contrario al director, siempre escribo de lo amable, voy al revés y ahora, además, sin ideas.
Alonso de la Torre, que escribe de vinos con maestría, dice que no bebe vino, y yo, que no salgo de los bares, no soy capaz,hoy, de hacer un articulo de una tasca.
Me coge el toro, me coge el toro, lo pongo dos veces y llego antes a las cuatrocientas palabras en este día espeso. Serrat resolvió la falta de ideas con unas de sus mejores canciones “ No hago otra cosas que pensar en ti. Hoy las musas han pasao de mi estarán de vacaciones” Podría escribir de música pero a mi, la música que más me gusta es la que hace las zapatillas de una niña de dos años corriendo por el pasillo para abrazarme cada vez que me oye entrar por la puerta. Y eso no interesa a nadie.
Abro otra cerveza, llego al final agobiado por el tiempo,aunque lo importante no es el final sino el contenido. Acabo y no he metido aquí ni a Juan Domingo,ni a Serna ni a Miguel Murillo, ni a Antonio Tinico ni a Floren Recio ni a Valbuena  que lo mismo se arranca por Elvis, toros, fútbol, gastronomía, política …que aburrida una columna sin mujeres. Luz Rueda me va a sacar del apuro. Alonso de la Torre y Manuel Alcantara. escriben todos los días. Lo decía Umbral no se puede ser sublime sin interrupción,y yo, hoy, no lo he sido, lo peor es que el resto de los días tampoco. Ya tengo todas las palabras aunque falta algún nombre solo me queda darles un hervor. Pero no tengo tiempo, el periódico es así, no espera a nadie.

Ver Post >
LA MANIFESTACIÓN
Diego Algaba Mansilla 17-11-2012 | 8:45 | 2

Voy solo por la calle. Camino hacia la plaza de España. Es 14 de noviembre, a la 18 comienza la manifestación. Paso por María Auxiliadora, por la Avenida de Villanueva, junto al Corte Inglés, entro en la Avenida de Huelva, huele a castañas asadas.

Veo a muchas personas que siguen su rutina, que van y vienen indiferente a la manifestación.

Paso por San Francisco, desde el kiosco de la música suena una canción de Serratentre esos tipos y yo hay algo personal” algunos llevan mi mismo camino, otra viven indiferente a esta manifestación pacífica que se concentra unos metros más arriba, quizás, muchas de ellos, serán los que estan sufriendo las consecuencias de las medidas del gobierno destinadas a los más débiles.

Muchos de los que pasan a mi lado piensan que esto no va con ellos, que las cosas llevan su propio camino, que son otros quien las tienen que resolver. Quizás la huelga no sea un buen sistema de protesta porque hay muchos que no pueden faltar al trabajo pero una manifestación no tiene coste.

Pienso en todas las medidas de Rajoy para sacar adelante al país, a los bancos y y a los suyos, no sabría elegir la más inhumana, quizás quitar parte del sueldo cuando enfermas o la rebaja de ayudas a los ancianos dependendientes, con esta crisis es mejor no enfermar ni envejecer.La gente se suicida porque no puede pagar sus casas al banco.

Muchas personas siguen paseando por Badajoz indiferente ante las protestas. Quizás sea verdad aquello de que tenemos lo que nos merecemos. quizás muchos de los que pasan indiferentes a esta manifestación son aquellos que gana 1.000 euros al mes y les has quitado parte de su sueldo y la paga extraordinaria y siguen pagando una hipoteca, que sube cada año, igual que la luz, el agua, el gas y el pan.Personas mileuristas que destina parte de su sueldo en pagar,durante 30 años, la casa donde viven y tienen el sueldo ajustado como el guante de rita hauworth. O desempleados.

Se multiplican las personas a las que le quitan la casa y su deuda permanece para sacar adelante lo único que importa a este país dirigido desde fuera.

Los únicos no afectados por la crisis sabemos todos quienes son, esos que dicen que es el mayor problema del país y que no se bajan sueldos ni se quitan días de vacaciones y viven en un mundo diferente de las personas que un domingo se molestaron en ir a votarlos.

Ver Post >
LA ESQUINA
Diego Algaba Mansilla 21-09-2012 | 7:49 | 0

Calle Menacho de Badajoz.

Calle Menacho de Badajoz.

Desde esta esquina veo la calle de la derecha y de la izquierda. Veo los árboles y el asfalto, veo los contenedores, la acera, la hierba, las paredes blanqueadas y las desconchadas. Veo Badajoz y Elvasel Faro, la calle Menacho, que ahora está desierta. La plaza Alta, San Francisco, San Roque y la Estación.

No hay nada como una esquina para los que nos gusta mirar. Celestino va por una calle, y por otra,  Celdrán. Rajoy camina dando tumbos, por mitad del asfalto, arrasando con lo más frágil, como un Atila de barba recortada. Como a él le gusta.

Veo el campo, las casas bajas, y los edificio altos. Desde esta esquina veo pasar septiembre y cómo llega octubre, y cómo caen las hojas. Veo a los niños que nacen y los ancianos que mueren, a mujeres guapas,  a hombres de gimnasios y universitarios en bici.

Desde esta esquina veo pasar la vida, y a Pedro y a Juan y a Elena, desde aquí, desde de esta esquina, veo la montaña y el mar. Y el desempleo y la tristeza y la esperanza, veo al borracho y al deportista.

A Proust, a Leon Felipe, a Serrat y a Sabina.  Por una calle van los Chunguitos con el Porras, por la otra la Orquesta de Extremadura.

Esta es mi esquina donde me paro, me siento y miro, para una vez en semana, en esta blog, poderlo contar.

Ver Post >