Hoy

img
Etiqueta: serpiente
El temible llanto de la bastarda
img
Israel J. Espino | 17-04-2016 | 22:09 |0

Ilustración: Borja González Hoyos

Era una cálida noche de verano. La luna llena iluminaba los campos de la comarca de Alcántara como si una extraño velo cubriese los contornos de los montes, los árboles y las rocas. Avanzábamos siguiendo la ruta de los bandoleros, bordeando una laguna en la que chapoteaban peces nocturnos y anfibios insomnes. A lo lejos, Brozas dormía.

Avanzábamos por un sendero de tierra que serpenteaba como una cinta amarillenta entre la hierba crecida y agostada cuando algo reptante hizo que la maleza temblase.  Intranquila, le pregunté al guía si había serpientes grandes por la zona.

–       Bastardas- contestó.

Bastardas. Un nombre que a mucha gente en Extremadura aún  le pone los pelos de punta. Un nombre en el que se funde lo real y lo legendario, el respeto y el miedo. A la culebra bastarda o Malpolon monspessulanus también le llaman “La Bicha”, y es fácil encontrarla en los campos extremeños. Tiene aspecto fiero y desafiante, una mirada  penetrante con la que se cree que hipnotiza a sus víctimas, un tamaño considerable del que se afirma que

Ver Post
La Caragontía de Montánchez
img
Israel J. Espino | 04-10-2015 | 17:36 |0

 

 

Ilustración: Borja González Hoyos

 

 

 

Templo de la verdad es el que admiras

No desoigas la voz del que te advierte

Que todo es ilusión, menos la muerte”

 

 

 

 

Con estas inquietantes palabras nos recibe el  cementerio de Montánchez, recién elegido el mejor camposanto de España, un tranquilo y bello lugar encastrado en lo alto de un pueblo que sabe a jamón y huele a  sierra.

Si alzamos la vista desde las bellas tumbas del cementerio descubriremos otros de los atractivos de Montánchez: su castillo, cuya conquista afirma el pueblo y la leyenda que se debe a una serpiente, que muestra a los cristianos el camino que han de seguir para llegar al corazón de la fortaleza defendida por los almohades.

 

Cementerio y castillo de Montánchez (Angel Briz)

Cuenta la leyenda recogida por el historiador Jose María  Domínguez Moreno que estando un sábado acampados junto a la fuente del Trampal, una enorme serpiente con la cabeza cubierta por una mata de pelo atravesó por medio de las

Ver Post
El libro del Tesoro: guía práctica para buscadores
img
Israel J. Espino | 19-06-2014 | 13:15 |0

Borja González Hoyos

Puede que el lector, después de haber leído uno de nuestros muchos artículos, se vea tentado a emprender la búsqueda de algún tesoro legendario por nuestras tierras, o quizás haya localizado la ubicación de alguno de ellos y haya decidido probar suerte. Debe, sin embargo, tener en cuenta el buscador de tesoros que no es tan fácil hacerse con uno, pues al margen de los que se encuentran protegidos por encantos, moros, duendes o serpientes dragoniles, existen causas mucho más terrenales por las que algunos tesoros se han buscado con ahínco  y no se han encontrado jamás.

Una de estas razones terrenales es la actual ausencia de aquellas señales que los ocultadores de tesoros dejaron para localizarlas, señales que han sido borradas por el paso del tiempo, ocultas entre la maleza o cubiertas por el musgo. Las fuentes se secan, los pequeños seísmos mueven las piedras y la mano del hombre las modifica, bien construyendo sobre ellas o bien porque, al buscar el tesoro y no hacerlo bien, no lo encontraron, pero destruyeron o inutilizaron las señales que llevaban

Ver Post
Si te pica el alicante, llama al cura y que te cante
img
Israel J. Espino | 07-04-2014 | 22:40 |0

 

Ilustración: Borja González

Con esta tajante sentencia aseveraban nuestros abuelos la muerte inexorable del desgraciado al que mordía un “alicante”, otro de estos temibles ofidios legendarios a los que el pueblo teme y la ciencia exonera, como el eslabón. Vive en las  ruinas de las casas abandonadas, en los establos poco cuidados y en los  tejados viejos de pueblos como El Carrascalejo, donde en mis largas tardes de verano infantil encontré más de uno reptando  entre pedazos rojos de cántaros y tejas rotas.

Afirman los entendidos en bichos que en realidad el “alicante” no es más que  la culebra de herradura (Hemorrhois hippocrepis), fácilmente identificable por un dibujo en forma de rosario que atraviesa su dorso. Y no solo no es mortal de necesidad, sino que ni siquiera es venenosa, aunque parace cierto que no duda en atacar cuando se ve acorralada, e incluso emite bufidos y propina latigazos con la cola.

Pero cuando al pueblo se le mete algo en la cabeza no hay quien se lo quite, y al alicante no solo lo han hecho mortífero, sino también ciego, como a otros reptiles casi

Ver Post
Serpientes legendarias : el deslabón
img
Israel J. Espino | 07-02-2014 | 19:20 |0

Ilustración: Borja González Hoyos

Hemos hablado ya de serpientes monstruosas y de culebras mamadoras, pero nos quedaba hablar de otras pequeñas, pero matonas: culebras legendarias que matan pueblos enteros sólo con su mortífero veneno.

O al menos eso dice el saber popular, porque el científico afirma que de venenosas, nada. Hablamos de reptiles que bordean, con su cuerpo curvilíneo, la leyenda y la realidad, comenzando por sus nombres, que varían de pueblo en pueblo y de comarca en comarca, junto con  sus misteriosas cualidades.

El eslabón o deslabón bien puede ser realmente la culebrilla ciega (Blanus cinereus), pero lo cierto es que en Descargamaría o Conquista de la Sierra se le llama dehlabón, mientras que en Santa Amalia, Orellana la Vieja y Medellín se le llama derlabón. Recibe el nombre de delabón en Arroyo de San Serván y Miajadas, eslabón en Mérida, liso en Villanueva del Fresno, Medina de las Torres o Santa Marta y aldabón en La Albuera.

La lista de “hazañas” de esta serpiente es de lo más variada. En Puebla deObando y en otros puntos de Extremadura aún se

Ver Post
Las aventuras extremeñas del rey Don Rodrigo y Florinda “La Cava”
img
Israel J. Espino | 10-10-2013 | 18:23 |0

Ilustración: Borja González Hoyos

Pocas leyendas tan conocidas y que tanto marcaron un país como la leyenda de Don Rodrigo, el último rey visigodo, y Florinda “La Cava”. A primera vista, ni el uno ni la otra tienen nada que ver con nuestras tierras, pero a poco que investiguemos vamos a encontrarnos que ambos pasearon sus legendarios palmitos (ya que no se puede asegurar que estuviesen de facto) por nuestras cuevas, castillos y monasterios.

Cuenta la leyenda que Don Julián, Conde de Ceuta, envía a su hija Florinda (llamada por los árabes “La Cava”),  a la Corte de Toledo para ser educada. Por aquella época, el rey visigodo Don Rodrigo (que sería el último, aunque él no lo supiese)  padecía la incómoda enfermedad de la sarna, y era la bella Florinda la elegida para que le limpiara la sarna con un delicado alfiler de oro. Mandar a tu hija a la Corte para que te la afinen y que la pongan a rascar a sarnosos  (por muy regios que sean) ya era como para que su padre  montara en cólera, pero aún faltaba lo peor.

El  rey Don Rodrigo, entre pinchacito y pinchacito, se fue fijando

Ver Post
El tesoro del castillo
img
Israel J. Espino | 24-09-2013 | 19:00 |0

 

Ilustración: Borja González Hoyos

Si hay un lugar adecuado para esconder un tesoro es sin duda un castillo. Y castillos hay que jalonan la geografía extremeña y que ocultan, en lo mas profundo de sus entrañas, el brillo siempre vivo del oro más puro, aguardando al avispado que consiga descubrirlo.

Hay fortalezas que reúnen en sí mismas todos los tópicos de los tesoros ocultos: cueva, serpiente, castillo y monedas de oro. Otros están custodiados  por fantasmas, por moros, por “bichas” o por maldiciones, y los hay simplemente que están encantados. Otros muestran en sus piedras  los símbolos secretos que nos acercan al tesoro, mientras que otros se ofrecen ellos mismos como punto de partida para la búsqueda del sueño. Unos se yerguen aún fuertes y desafiantes, mientras que otros yacen en la tierra, como mastodontes moribundos, abandonados a los vientos del invierno y a los mil soles del estío extremeño.

Como en todas las leyendas, de unos tesoros hay pelos y señales, mientras que de otros solo queda el eco de algunas consejas de viejas que apenas ya se susurran en las

Ver Post
Los peligrosos tesoros de las cuevas hurdanas
img
Israel J. Espino | 28-08-2013 | 22:32 |0

Ilustración: Borja González Hoyos

Atardece el verano en Cambroncino. Los ancianos ya han sacado las sillas a las calles, con la vista puesta en la iglesia de Las Lástimas, y dando la espalda al derruido barrio de El Teso. Me cuentan de tesoros que guardaron estas tierras y que alguien se llevó un día.  Hace años –me cuenta una anciana de ojos vivos-  vinieron dos hombres con caballos preguntando por La Jollá. Allí, debajo del palo de la portera, encontraron un gran tesoro que se llevaron en las cabalgaduras. Lo supieron, sabe usted, porque tenían un libro de tesoros

De los libros de tesoros me da fe en El Gasco el Tio Cristino, tamborilero hurdano y artesano de piedra, madera y cuerno que elabora cachimbas de lava, taburetes de nogal y cerezo y amuletos extraído del cráter que formó hace milenios la caída de un meteorito en lo alto de la montaña.

Sentado en uno de estos taburetes, de tamaño enanil, me contaba en una sesteante tarde de las cuevas tesoríficas de estos lares, y de los peligros que esconden. Afirma que el Tío Domingo, de Fragosa, tenía uno de estos libros de

Ver Post
Serpientes monstruosas y otras bichas
img
Israel J. Espino | 08-05-2013 | 20:09 |0

 

 

Ilustración: Borja González Hoyos

Ya hablamos tiempo atrás de las monstruosas serpientes hurdanas, entre las que se encontraba la bicha mamona de Martilandrán o la enorme culebra custodia de los  tesoros de las cuevas del Risco y de la Peña Merina. Pero el resto de Extremadura también tuvo su momento de gloria sempentiforme.

 

De hecho, algunas serpientes son tan terribles que no pueden ser obra de la naturaleza, sino del mismo demonio encarnado en la secta de los Alumbrados. En una carta dirigida a Felipe II, Alonso de la Fuente nos habla de este engendro satánico aparecido en 1574 en la Dehesa Nueva:

 

“En el término de Zafra, apareció una sierpe la más terrible y espantosa que jamás se vido en nuestras Españas.

 

…Tenía la cabeza como una ternera y los ojos grandes y muy temerosos, la jeta gruesa y contornada, la  cola tan gruesa y larga como un madero quinzal, el pecho alto y levantado de la tierra; la cual, con solo el aspecto, ponía tanta grima y temor que las personas que la vieron no tornaban en si en muchos días, atemorizados de la dicha visión. Y aunque la

Ver Post
Las culebras que mamaban de las mujeres
img
Israel J. Espino | 14-01-2013 | 22:26 |0

Ilustración: Jimber

Hablábamos hace un tiempo de la querencia de los lagartos extremeños por las partes pudendas femeninas, y retomamos hoy el tema con el mito de la atracción fatal que tienen las culebras por la leche, preferentemente de moza lactante.

 

Como cuando no hay lomo, tocino como, las culebras extremeñas se apañan, cuando no hay mujeres por medio, con la leche de cabras y vacas, pero en los buenos tiempos reptiléneos en los que las extremeñas pasábamos algunas noches en chozos y majadas, las serpientes autóctonas se ponían las botas aunque no tuviesen pies en qué calzárselas.

 

En  El Carrascalejo me contaron hace tiempo de una mujer de Mirandilla que vivía en un chozo y que tenía una hijo pequeño al que amamantaba. El niño no crece, y amanece cada día con escamas en la boca. La pobre mujer deduce que la causa es una “alicante”, quien cada vez que ella se duerme amamantado a la criatura succiona su pecho, introduciendo al mismo tiempo su cola en la boca del pequeño para que no llore. Un buen día decide poner ceniza en el suelo para seguir el rastro de la

Ver Post
Sobre el autor Israel J. Espino
Mitos, creencias y leyendas de Extremadura http://extremadurasecreta.com/

Otros Blogs de Autor