Blogs

Antonio Sáez

Economía Anticrisis

Necesitas ¿un crédito o un préstamo?

 

Hablamos habitual e indistintamente de préstamos y créditos, y muchas veces la diferencia entre ellos no es más que el uso de uno u otro término para señalar que debemos dinero, normalmente al banco. Sin embargo, hay diferencias entre un crédito y un préstamo que debemos conocer.

las-diferencias-entre-el-credito-y-el-prestamo

las-diferencias-entre-el-credito-y-el-prestamo

Se acercan tiempos inciertos. Está subiendo el petróleo, el BCE está pensando en subir los tipos de interés. No sé, pero me da que los impuestos no van a bajar ni mucho menos, y la utilización de uno u otro tipo de financiación no solo es diferente en función de lo que trates de financiar, sino que también afecta diferentemente a cómo llegues a tu fin de mes.

Los préstamos

Es una relación contractual. Un contrato, vamos. El banco o la entidad financiera te da un dinero que es una cantidad fija, la que le hayas pedido, y se acuerda que le devuelves todo ese dinero más los intereses que te cobren por dejártelo en unos plazos determinados de tiempo. El pago lo acuerdas mensual, trimestral, anual. Normalmente mensual, pero podrías combinar cualquier otra fórmula para ello.

Lo habitual es que sean cuotas similares todos los meses durante el tiempo que hayas acordado y el tipo de interés es casi siempre fijo, con lo que siempre sabes lo que vas a pagar en cada una de las cuotas. Sus tipos de interés habituales en España rondan entre el 6% y el 9%.

 

Los créditos

¿Te acuerdas cuándo tienes la cuenta en descubierto a fin de mes y llega el recibo de la luz? Vas a tu entidad y le pides al director que, por favor, te pase por la cuenta el recibo para que no te corten la luz o te impongan recargos.

Cuando el banco te pasa el recibo por la cuenta te la deja en descubierto,  y ese importe que te ha dejado en negativo o descubierto en la cuenta,  es el crédito. Y esos intereses que te cobran de descubierto es el cobro del crédito que te están concediendo.

Ya sé lo que me vas a decir: “ Y esa comisión de 30 euros de descubierto entonces,  ¿qué es?”. Esa es la comisión “de porque sí”. Reclámala, porque si eres un cliente vinculado a la entidad muchas veces te la podrán devolver ya que se trata de una comisión discutible pero que figura en ese clausulado de condiciones generales que has firmado cuando abriste la cuenta y que, por supuesto, ni te leiste ni pensabas hacerlo.

Lo habitual para particulares es que ese crédito se formalice a través de una cantidad de dinero que la entidad pone a tu disposición para utilizarla según la necesidad de cada momento, representada por una tarjeta de crédito en la que vas cargando tus compras.

La liquidación de los importes concedidos a crédito se pacta entre las partes, y normalmente suele ser a uno o tres meses sin cobrarte intereses, aunque el TAE siempre existe, o bien cobrándote intereses entre 6 y 12 meses.

Estas tarjetas de crédito te financian en España a una media del 20%, por lo que tienes que ser cuidadoso en su utilización porque estás pagando muy caro el dinero.

Pero también se da crédito a las pymes, y lo normal es  que sea una operación para financiar situaciones concretas y especificas de necesidades económicas típicas en las empresas para la compra de existencias, y los pagos a proveedores por eso se formaliza en la figura de la cuenta de crédito.

Las diferencias entre el crédito y el préstamo

 

La clave está en que vas a comprar, y en qué tiempo tienes previsto pagarlo.

A ver. Si se trata de bienes no perecederos, como una televisión, electrodomésticos, muebles, coches  o, en general, lo que llamamos activos, es preferible comprarlo a través de un préstamo ya que las condiciones de financiación son más beneficiosas. Los tiempos para el pago de los mismos son más amplios, hasta 8 años, y los tipos de interés, como ya te he dicho antes, rondan el 8%.

Si se trata de bienes perecederos, la compra de la gran superficie o compras de no mucho importe que veas que puedes resolverlo en el mes siguiente, o en un par de meses, entonces usa el crédito de tu tarjeta ya que los plazos para la liquidación de los importes son más cortos y, desde luego, es un dinero muchísimo más caro.

Lo mejor es que utilices lo menos posible el uno y el otro porque mucho me temo que vienen de nuevo tiempos de “templanza” en el gasto. El precio del dinero puede subir, y con ello los tipos de interés, y no es bueno tener mucha carga de pagos mensuales en tus cuentas porque ya sabes lo que siempre decimos: Lo que no son cuentas… son cuentos.

Temas

banco, BCE, crédito, cuenta bancaria, descubierto, fin de mes, financiación, impuesto, interés, intereses, pago mensual, préstamo, pyme, TAE, tarjeta de crédito

Otro sitio más de Comunidad Blogs Hoy.es

Sobre el autor

Licenciado en Derecho y MBA por el Instituto de Empresa, se ha especializado en el mundo de la Economía y los negocios trabajando en varias multinacionales del sector servicios, en empresas de capital riesgo y Banca, e incluso ha disfrutado de la experiencia del servicio público en la Administración en áreas Economicas y de Empleo. Especializado en Márketing y Emprendimiento, también dedica sus conocimientos a la formación, la consultoría y la comunicación. En este blog quiere enseñar a los lectores a proteger su bolsillo en estos tiempos de crisis, enseñando a manejar bien los dineros desde la mesa camilla.

junio 2018
MTWTFSS
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930