El Príncipe Bura y otros tesoros del Jalama | Extremadura Secreta - Blogs hoy.es

Blogs

Israel J. Espino

Extremadura Secreta

El Príncipe Bura y otros tesoros del Jalama

Ilustrador: Jimber/

 

Si hay una zona en Extremadura donde hay más tesoros “de moros” existen es sin duda el legendario Monte Jálama, en la bella Sierra de Gata.

En Acebo, los seguidores del profeta, mientras abandonan la que fue su tierra, lloran dirigiéndose al  monte Xalama:

 

“Jálama, Jalamita

no lloro por ti

sino por la plata y el oro

que quedo en ti.”

 

Uno de los libros de tesoros que aún se conservan y que estuvo en poder del buscador de tesoros e investigador impenitente Don Vicente Maestre afirma que :

 

“En la Sierra de Jalama  se hallará la cabeza de un moro en una peña y en otra la de un carnero hechas a pico y en el medio cavarán y hay una gran fortuna. Tiene quien la guarde”.

 

Afirma Maestre que otro buscador de tesoros, llamado Juan Antonio Córdoba (“hombre formal y muy viejo”) le aseguró  que él vio la cabeza del moro y el hueco donde unos exploradores cavaron y sacaron el tesoro sin que guardián alguno se opusiese.

 Pero todavía quedan cientos de tesoros en el Jalama a la espera de descubridores intrépidos y suertudos. Así que, sin movernos de la hermosa serranía, sigamos los pasos que marca Domínguez Moreno y entre pinares y robles, busquemos la mirada de un gato retratado en un canchal próximo a la ermita de la Virgen de la Peña, en Perales del Puerto, porque marca el punto exacto en el que los moros de la comarca ocultaron sus riquezas.

 En la misma sierra, cerca del Regato de las Chivas, en Torrecilla de los Ángeles, los moros dejaron grabada en una peña una cabritilla, así como una llave y un cerrojo, elementos que indican la localización del tesoro. Y es que ya advierte la copla que:

Aquel que descifre

el letrero del moro,

comerá con cuchara de plata

y arará con reja de oro.

 

El monte Jalama oculta tesoros sin cuento... y con cuento (Fotografía: Jimber)

El monte Jalama oculta tesoros sin cuento… y con cuento (Fotografía: Jimber)

 

Pero quizás el más buscado de ellos sea el legendario Tesoro del príncipe Bura, del que se afirma que algunos encontraron su escondite, pero que después de recorrer varios metros de un túnel, una gran nube de mosquitos que guarda el tesoro impide que los osados se hagan con el tesoro.

 Y hasta algún vecino anónimo y ocurrente (a quien animo desde aquí a firmar estos atractivos versos) decidió ofrecer las pistas del tesoro en décimas o espinelas, “por el interés histórico y por si hay suerte y alguien lo encuentra”. El tesoro, desde luego, está en su ingenio:

 

“En tiempos antiguos, muy lejanos

escondieron, y sé ,que hay un tesoro

muy oculto, se dice ,por los moros,

aunque bien pudiera ser, por los cristianos,

por aquellos caballeros, castellanos,

que lucharon rescatando nuestro Valle,

que en la lucha tuvieron el detalle

de dejarnos tantos “oros” escondidos

protegiendo de ladrones y bandidos

el tesoro que será…de quien lo halle.

 

El secreto lo guardaba un tal Vicente

Maestre de apellido, y escritor

que de tantos tesoros, sabedor

numerolos de uno a mil, arteramente,

consiguiendo de esta forma, inteligente,

referirse a los tesoros con su “clave”

y así “el doscientos dos” nos da la llave

del tesoro de Jálama en la cueva

donde siempre, cuando llueve y cuando nieva

el pastor mete el ganado que le cabe.

 

El tesoro dice el libro, que es de oro

muchas barras de metal en la salvilla,

los lingotes que trajo de Sevilla

el Principe de Bura,insigne moro,

y conviene tambien que sepa el Foro

que el Príncipe, infeliz, llamado Bura

se nos vino a vivir a Extremadura

escapándose de aquel su Califato

de Córdoba, que incluyo en el relato

como ejemplo, por su hermosa arquitectura.

 

Yo, el tesoro, si lo encuentro me lo llevo

porque tengo una ventaja convincente

la noticia que me diera un confidente

que viviera en San Martín en el Medievo,

“que en la falda que mira para Acebo

está el oro, escondido bajo tierra

en la cueva socavada a media sierra

esperando que vayamos a buscarlo

para luego, venderlo y disfrutarlo

muy ajenos al mundo y a la guerra…

 

Pero dice el libro, confortante

que pudiera que nadie lo encontrara

y el tesoro para el resto se quedara

bajo tierra sepulto, y no obstante

aconseja se sea perseverante

y si, al fin, quien así busca el dinero

fracasa en su ambición, de tesorero,

que se juegue “el parné” a la lotería

y que busque un día y otro día

el tesoro en la suerte del lotero”.

Leyendas y creencias de una tierra mágica

Sobre el autor

Periodista especializada en antropología. Entre dioses y monstruos www.lavueltaalmundoen80mitos.com www.meridasecreta.com


agosto 2012
MTWTFSS
  12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031