El tesoro del castillo | Extremadura Secreta - Blogs hoy.es

Blogs

Israel J. Espino

Extremadura Secreta

El tesoro del castillo

 

Ilustración: Borja González Hoyos

Si hay un lugar adecuado para esconder un tesoro es sin duda un castillo. Y castillos hay que jalonan la geografía extremeña y que ocultan, en lo mas profundo de sus entrañas, el brillo siempre vivo del oro más puro, aguardando al avispado que consiga descubrirlo.

Hay fortalezas que reúnen en sí mismas todos los tópicos de los tesoros ocultos: cueva, serpiente, castillo y monedas de oro. Otros están custodiados  por fantasmas, por moros, por “bichas” o por maldiciones, y los hay simplemente que están encantados. Otros muestran en sus piedras  los símbolos secretos que nos acercan al tesoro, mientras que otros se ofrecen ellos mismos como punto de partida para la búsqueda del sueño. Unos se yerguen aún fuertes y desafiantes, mientras que otros yacen en la tierra, como mastodontes moribundos, abandonados a los vientos del invierno y a los mil soles del estío extremeño.

Como en todas las leyendas, de unos tesoros hay pelos y señales, mientras que de otros solo queda el eco de algunas consejas de viejas que apenas ya se susurran en las noches al sereno. Pero si se acercan a cualquiera de estos castillos y afinan el oído, si logran abstraerse del aire que silba en las almenas y del grillo que mora entre sus grietas, podrán escuchar, en sus pétreas entrañas, el corazón dorado que late en cada una de estas vetustas fortalezas.

Las señales marcan el tesoro del castillo (Jimber)

Y es que los castillos extremeños están repletos de señales y pistas que llevan al tesoro para quien sepa encontrarlas, como ocurre en el Castillo de Feria, en el castillo Fragoso, el Castillo del Malvecino, el Castillo de San Vicente de Alcántara o el castillo alto de Eljas.

 

Las serpientes, con su sola presencia real o imaginada, indican la realidad de un tesoro legendario, y abundan en Extremadura, especialmente en cuevas y castillos, como ocurre en el Castillo de Alija, en el de  Deleitosa, o en el Castillo de Esparragal.

También las gallinas encantadas, generalmente áureas, marcan lugares mágicos  como el castillo de Marmionda o el de Santibáñez el Alto.

El legendario Vellocino de Oro se oculta cerca del castillo de Grimaldo (A. Briz)

Mayor atracción puede tener para los buscatesoros la cabra con sus crías, todas de oro, que desde los tiempos de los moros permanecen en alguno de los pasadizos del castillo de Eljas.  Y no un cordero, sino su vellocino, y concretamente el legendario Vellocino de oro, es el que está oculto en los alrededores del castillo de Grimaldo, al igual que ocurre con el carnero de oro que aguarda al osado buscador dentro de un pozo que se abre en el patio de armas de la derruida fortaleza templaria de Trevejo.

Y es que si hay un colectivo que está casi a la par con los moros en el noble arte de esconder tesoros esos son sin duda los templarios, y mención especial merece la presencia en la comarca de La Serena de la enigmática Orden del Temple. Una de las huellas más importantes dejada los monjes guerreros en tierras extremeñas es La  Torre Sangrienta del Castillo de Jerez de los Caballeros.

De hecho, una de las leyendas más arraigadas afirma que el legendario  tesoro del Temple está ocultado  en el castillo de Capilla. Y cerca encontramos el castillo de Siruela, otro enclave templario digno de tener en cuenta, al igual que la magnífica fortaleza de Lares, custodia también de grandes tesoros.

Cementerio y castillo de Montánchez (Angel Briz)

El castillo de Montánchez oculta un tesoro templario (Angel Briz)

Sin embargo, algunos de los mayores enclaves templarios se encuentran desperdigados estratégicamente por toda nuestra geografía: En la villa cacereña de Alconetar,  donde los caballeros edificaron su fortaleza sobre las ruinas de un templo romano; en el castillo de Montanchez o en las laderas cercanas al río Ambroz, donde puede verse aún hoy personas que con detectores de metales y picos excavan las tierras de  Hervás.

Y es que templarios y moros han estado tan unidos en la historia que es difícil separar unos de otros. Asentada sobre las laderas de tres cerros  se encuentra Reina, pueblo con morunas  riquezas ocultas.

Y al suroeste de Logrosán, no lejos la“Fuente del moro”, los musulmanes edificaron un casi infranqueable torreón conocido como El Torreón de San Cristóbal, que fue abandonado de improviso por sus defensores dejando bien escondidas toneladas de monedas y objetos de oro y plata.

En Las Hurdes, en el término de Pinofranqueado se encontraba el Castillo de Trebel y Zambrano, una fortaleza de difícil acceso que ha sufrido las visitas de no pocos buscadores de tesoros.

Y en las ruinas del castillo de Alange y en el cerro en que está situado, se encuentran con frecuencia objetos de época romana y árabe, como monedas, ánforas, candiles, columnas y cipos. Y en los alrededores de Almoharín se encuentran los restos de un castillejo árabe bajo el que están enterradas cien monedas de oro metidas en cuatro bolsas de rico paño negro traído de Damasco. Pero hay que andarse con ojo, porque el tesoro está custodiado por el fantasma de un moro…

Porque, ¿qué sería de un castillo sin fantasma? La torre de las Siete Ventanas de la Alcazaba de Badajoz, cumple todos los requisitos.

Y en el Castillo de Segura de Leon también existe un tesoro escondido entre sus muros, y un túnel que comunica con el exterior. En el castillo también habita el fantasma de una Moracantana.

El castillo de Burguillos del Cerro tiene tesoro, fantasma y túnel (Jimber)

Al Castillo de Burguillos del Cerro no le falta detalle, pues además de tesoros tiene un becerro de oro, moras y moros encantados recorriendo sus piedras milenarias y apariciones de brujas.

Y otro becerro de oro es el que se encuentra en el túnel que, partiendo del pozo del castillo de Higuera de Vargas  llega hasta la Sierra de Mampolín, aguardando siglo tras siglo al afortunado que lo descubra.

En el Castillo de Peñafiel, también conocido por el bello nombre de Racha Rachel (La Roca de Rachel), también se oculta un tesoro y un anillo mágico.

Y es que no hay tesoro completo sin sus joyas correspondientes. En el “Libro de los Haberes se dan pistas importantes para hallar los tesoros del Castillo de Trebellín, y se afirma que bajo el castillo de Jaraiz de la Vera los árabes ocultaron un talismán con poderes mágicos, hecho de oro y piedras preciosas.

Del castillo de Arroyo de la Luz sale un túnel con tesoro (A. Briz)

En algunos castillos no pueden faltar los magos que custodian los tesoros, como ocurre en el castillo de Montemolín , y tampoco hay castillo sin pasadizo secreto, aunque con algunos hay que  andarse con ojo, como en el de  Arroyo de la Luz, donde hay un tesoro maldito.

En Azuaga, como ya os contamos, se dice que en el cerro del castillo de Miramontes está enterrando el tesoro, nada más y nada menos, que del rey Baltasar.

Y en Eljas se encontraba el Castillo de Rapapelo, residencia habitual  del temido bandido Fernán Centeno, dueño y señor también de los castillo de Trevejo, Eljas y del llamado Castillo de Fernán Centeno, que se erguía en los límites de Zarza la Mayor y Moraleja. La llamada Torrecentena, en el término de Cilleros, bien podía ser otro de los refugios del célebre paladín y zorro de los canchales de Sierra de Gata.

Del castillo de Salvaleón no quedan más que escombros, bajo los que se suponen enterrados inmensos tesoros que más de uno ha buscado y que ninguno ha encontrado. Y en los alrededores de Valencia de Alcántara se encontraba el Castillo de Valbón, en cuyos alrededores se encuentra aún oculto el tesoro de un gran rey.

Como ven, no nos falta detalle, ni castillos ni tesoros. Cada uno que escoja el suyo, que hay para todos. El que tenga más cerca o el que más le guste. Y si lo encuentran, aunque sea en sueños, nos lo cuentan.

 

 

 

 

 

Leyendas y creencias de una tierra mágica

Sobre el autor

Periodista especializada en antropología. Entre dioses y monstruos www.lavueltaalmundoen80mitos.com www.meridasecreta.com


septiembre 2013
MTWTFSS
      1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30